Día del animal: la historia del caniche “Limoncito” y el destino de los 7 perros torturados en un video viral

Eliana Mantoani tiene 43 y hace 10 años que empezó a “levantar” perros de la calle. Eso se traduce en curarlos y conseguirles un hogar. Por eso en su casa ya tiene 15. “En ellos vi que no eran susceptibles de adopción. Y decidí quedármelos”, cuenta a Clarín, rodeada por su manada en Monte Grande.Todos…

Día del animal: la historia del caniche “Limoncito” y el destino de los 7 perros torturados en un video viral

Eliana Mantoani tiene 43 y hace 10 años que empezó a “levantar” perros de la calle. Eso se traduce en curarlos y conseguirles un hogar. Por eso en su casa ya tiene 15. “En ellos vi que no eran susceptibles de adopción. Y decidí quedármelos”, cuenta a Clarín, rodeada por su manada en Monte Grande.

Todos son petisos. Todos cruza “de cordón con vereda”. Algunos ciegos, otros sordos. Algunos llegaron cuadripléjicos por desnutrición o por un auto que no frenó y los dejó tirados. Todos tienen chapita identificatoria. Pero entre ellos llama la atención Limón. O “Limoncito”. Es el “nuevo”. El que “va a estar un tiempo”. El más chiquitito y el único de raza.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La de ella es una historia que visibiliza la de tantas “rescatistas independientes” que se hacen más que un hueco en sus vidas para ayudar a perros y gatos en el país. También están las ONGs, que salen en las noticias por videos virales de maltrato animal, como el de los 7 perros torturados en Lanús, de quienes en esta nota también conoceremos sus destinos. Pero, con sus diferencias, son la clave para rescatarlos, frente a la falta de presencia del Estado.

“Yo no quería saber nada con caniches. Porque tuve malas experiencias”, precisa Eliana sobre Limón. Ella no lo quiere decir, pero en el mundo de los rescatistas se sabe que un caniche, sobre todo blanco, tiene 90% más de posibilidades de conseguir un hogar que un callejero. Pero muchas veces los adoptantes en realidad sólo buscaban que sea de raza. Y ante el primer ladrido “histérico”, los regalan. Pero la historia de Limón, tan agria, la hizo cambiar de opinión.

“No soy un refugio -aclara, porque su página Huellitas de Monte Grande tiene más de 6 mil seguidores- soy una madre, ama de casa, que hace esto por ayudarlos a ellos”. Años atrás Eliana trabajaba en el microcentro, salía de su casa a las 7 y volvía a las 8 de la noche. “Hasta que un día mi marido me dijo ‘no te quedes en casa angustiada, tratá de hacer algo por los perros. Y acá estoy. Entre mi casa, dos hijos y mi marido”, recuerda. Así, como tantas otra veces -con otros ojitos y sobre otras patas- esta vez le tocó salvarse a Limón.

Limoncito

Cuesta mirar las fotos del “antes” de este caniche de dos años. No se sabe por qué fue abandonado ni quién lo hizo. Pero hay muchas posibilidades de que haya terminado en la calle porque “el ojo se le caía”. La imagen de ese pasado es atroz y aún vive en Facebook. Algunos compartieron sus fotos y muchos más scrollearon rápido para no verlo en carne viva. Ella no. “Lo vi publicado. La persona que lo había recatado, el 27 de febrero, ya hacía una semana que lo tenía internado y no evolucionaba. Y dije ‘si no lo sacamos, si no empiezo a funcionar yo como nexo para conseguir ayuda puntual, no va a salir”, narra Eliana.

Limoncito

Así es como Limón entró a su vida, el 7 de marzo. Bajo su cuidado volvió a estar internado, se le hizo una transfusión y más estudios. Ahí detectaron que además de ehrlichia, que se transmite, principalmente, a través de la garrapata, tiene hipotiroidismo. “Estamos viendo si le salvan el ojo o no. No se sabe exactamente qué le pasó. Tenía todo el ojo agusanado. Si te fijás en el costadito le cuelga un pedacito de piel de la boca. Estaba todo estropeado. Como los encontrás siempre en la calle”, detalla Eliana.

Mirá también

Un dato imposible de saber es cuántos peros y gatos hay en la calle. En Mascotas de la Ciudad, del Gobierno porteño, respondieron a Clarín que no tienen esas estadísticas. En la provincia de Buenos Aires la respuesta es calcada. Pero se habla de un estimativo de unos 6 millones de perros y gatos en esa situación. Así lo publicó el Colegio de Veterinarios bonaerense en su sitio web, donde buscan generar conciencia sobre la adopción.

“El 27 de febrero rescataban a este perro en el Barrio Federal Monte Grande. Ojo agusanado, parte de su boca también comida por gusanos. Leí que no se movía pero que respiraba. mal pero respiraba. Limoncito, así lo bautizaron, tiene 9,3 de hematocritos normal es 35. Se necesita urgente saber si alguien de Monte Grande, por cercanía a mi veterinaria, puede darle tránsito si logra salir con vida de la internación. Al ojo lo vamos a pelear”. Esa fue la primera publicación de Eliana sobre Limón, el 8 de marzo. Nunca llegó el tránsito y los gastos siguieron. Gracias a ella, también la mejoría del perro.

Mirá también

“Cuando arranqué, la ayuda era ‘yo’. Muchas veces mi marido no sabía cuánto destinaba a los perros. Con el tiempo me di cuenta que si bien mucha gente dice que pedir no está bueno, que hay que hacer las cosas en silencio, me di cuenta que sin la ayuda necesaria, la ayuda en silencio es mínima. Entonces empecé a ver de qué manera poder hacer lo que hago”, cuenta. “Es carísimo. Empecé armando ferias, haciendo rifas. Y a medida que fue pasando todo, con los distintos casos la gente me fue conociendo. Confió en lo que hago, por los hechos, y porque además presento cada factura de lo que se gasta. La hago pública, para que cada una sepa a dónde se fue el dinero que donó”, sigue.

Y es verdad. Las facturas de este y otros perros en tránsito se ven en Facebook. Hoy debe $ 6.520 en su veterinaria de confianza y $ 1.700 en una farmacia “de humanos”. Pero el gasto promedio de deuda por cada perro que rescata, en muy mal estado, va de los $ 11.000 a los $ 27.000, cuando no está tan grave, el promedio es de $ 5.000.

Por eso Eliana organizará una feria tipo americana y con más de 15 puestos de artesanos y emprendedores, el 11 de mayo, de 13 a 18, en Recarte 250, Monte Grande. En este Día del Animal también espera recibir donaciones de alimento balanceado, frazadas en buen estado y remedios no vencidos que detalla en su página de Facebook, que tiene .

“Hoy haciendo la parabólica humana fuimos y nos inyectamos la 5° eritropoyetina.. Medicación que aún debo en la farmacia $665. Todos me ven hermoso.. Pero… Me falta un poquito”, es otro posteo sobre Limón a principios de abril. Antes hubo otros contando las limpiezas en el ojito de Limón, cada pocas horas.

Al 27 de abril, después de su última visita a la veterinaria, las noticias en su muro son excelentes.

Limoncito, hoy

“El ojo queda, no se saca. pero es un ojo atrofiado. No ve, es ciego. Va a cuchillo igual. En cirugía harán: cierre ocular porque cicatrizó mal. Así que “achicarán el ojo”. Estética de labio, ese pedazo de carne que quedó colgando y dificulta la masticación. Limpieza bucal para no tener problemas oculares a futuro y castración”.

Eliana cambió el destino de Limón. “Ya le estamos buscando una familia”, cierra, siempre con el caniche -al que se resistía a rescatar- en brazos.

“Horror en Lanús”, el posteo que se viralizó en las redes y salvó la vida de 7 perros torturados

El miércoles 3 de abril, a las 18:26, la agrupación “una cucha x favor” recibe un video donde se ve a Marta Goita ahogando a un perro y sacándolo del agua antes de que muera, torturándolo, en su casa de Lanús. Marina Schiaffino, a cargo de la agrupación, lo comparte por distintos grupos de WhatsApp de proteccionistas y refugios. El video había sido grabado apenas minutos antes de haber sido compartido por primera vez.

“Unos momentos después, el mismo hombre (vecino de la agresora) envía otro video en donde se la ve pegándole brutalmente a uno de ellos con un cinturón (el perro lloraba a los gritos). Instantáneamente ‘una cucha x favor’ difunde ese video por las redes sociales con dirección, nombre y apellido de esta mujer, para que todo el mundo llame a la policía y a su vez para que la gente se acerque al domicilio. Me acerco yo, llamó al 911 y espero 1 hora hasta que llega la Policía”, cuenta a Clarín Leila Simonian, de la fundación Soplo de vida.

A las 21 también llega la agrupación que había viralizado esta historia. Famosos con millones de seguidores, como Candelaria Tinelli -tiene 3,6 millones- y Julián Serrano -tiene 3,3 millones- también lo compartieron. “Pero en ese momento (frente a esa casa) éramos Marina Schiaffino, una voluntaria de la agrupación y yo”, aclara Leila.

Y sigue: “Le mostramos a uno de los policías los videos, les pedimos que se queden en el lugar por si se presentaba algún problema. Nos abrió un vecino (quien había grabado a la señora) e ingresamos a un patio común donde estaban todos los perros. Cuatro empiezan a salir y los metemos en el baúl del auto, menos 3 que quedaron adentro y entramos a buscarlos. Nos encontramos con que era finalmente 7, estaban llenos de garrapatas, uno estaba encadenado, morían de miedo”. 

La clave en su relato es que compartir, aunque no se pueda acudir al lugar, ayuda pero lo crucial es involucrarse.

“La mujer nunca apareció, a pesar de que la llamamos reiteradas veces, ya que según los vecinos estaba bajo los efectos del alcohol casi desmayada”, describe Leila. En ese momentos comenzó a llegar mas gente. Algunas proteccionistas independientes que habían visto el caso y vecinos.

“Esa noche nos contactaron telefónicamente del Municipio de Lanús y nos brindaron su apoyo, en las redes el caso había tenido una repercusión muy fuerte. Pero nosotros nos fuimos y repartimos a los perros por distintos hogares de tránsito por Capital Federal.”

Al día siguiente, Eveling Britez, la hija del vecino que grabó todo, fue a la comisaría de Del Valle Iberlucea 2818 a hacer la denuncia. Sin éxito, la derivaron a la comisaría de Villa Caraza. Ahí le dijeron que no era el lugar indicado y que “de eso se encargaba la fiscalía”. La denuncia recién pudo hacerla una de las proteccionistas el 7 de abril en la Seccional Segunda de Berisso.

Ringo, uno de los 7 perros torturados en Lanús

¿Cual fue el destino de los 7 perros torturados? Ringo, quien aparece en el video mientras era torturado, ya tiene su hogar en Wilde. De un año y medio, según dice Marina Ferraro, “no sabía qué era pasear”. Hace una semana llegó a su casa y aún demuestra mucho miedo. “Apenas vi el video supe que tenía que adoptar a uno de esos perros. No me podía quedar como si nada”, dice la médica de 32 años.

Barton fue adoptado en Capital y Otto finalmente conquistó a quien en principio sólo iba a ser su transitante en Almagro. Zoe fue adoptada a partir de su visita, por este video viral, al programa de televisión de Leo Montero. Lucy y Paquito a partir de ahora también son “porteños”. Y Eva esta en Palermo, en su casa de tránsito. Es la única que aún no fue adoptada. Tras las torturas, como aún tiene mucho miedo, está siendo adiestrada en el refugio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *