Por la casona de la fiesta trágica, allanan el gremio gastronómico

La Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) allanó ayer la sede del gremio de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra), ante la sospecha de la fiscalía antidrogas de que es este sindicato el dueño de la propiedad donde el fin de semana pasado se realizó una fiesta electrónica clandestina en la que murió…

Por la casona de la fiesta trágica, allanan el gremio gastronómico

La Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) allanó ayer la sede del gremio de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra), ante la sospecha de la fiscalía antidrogas de que es este sindicato el dueño de la propiedad donde el fin de semana pasado se realizó una fiesta electrónica clandestina en la que murió un joven de 20 años.

Según la autopsia, Samir Andrés Velázquez falleció el domingo pasado a la madrugada tras ingerir éxtasis y bebidas alcohólicas en el interior de una rave ilegal que se desarrolló en una casona ubicada a la altura del kilómetro ocho de Camino a 60 Cuadras, al sur de la ciudad de Córdoba.

A partir del deceso del joven se abrieron dos causas en paralelo.

Por un lado, el fiscal de Distrito 2, Turno 3, Pedro Caballero, investiga las responsabilidades detrás de esta muerte. Ordenó imputar y detener a Alejandro César Aguirre (36), Gonzalo Omar Ortiz (35) y Ricardo Marconi (56), los presuntos organizadores de la fiesta electrónica clandestina, a los que les endilga el supuesto delito de homicidio culposo.

Caballero también imputó a Ariel Antonio Carlettini (49) de homicidio simple con dolo eventual y ejercicio ilegal de la medicina, ya que presume que esta persona fue la que intentó asistir a Velázquez en medio de la fiesta cuando de descompensó, para luego trasladarlo en su vehículo particular hasta el hospital Florencio Díaz, donde se constató su muerte.

En tanto, el fiscal del fuero Antidrogas (narcomenudeo), Carlos Cornejo, comenzó una investigación paralela para intentar establecer el tráfico de drogas en el interior de la rave. Ante distintas sospechas, imputó a Aguirre, Ortiz y Marconi por la presunta facilitación del lugar para el consumo de estupefacientes.

Tanto en la fiscalía de Caballero como en la de Cornejo desde el comienzo asomó una duda que llamó mucho la atención ante lo difícil que fue para la Justicia poder evacuarla de manera veloz: ¿de quién es la casona en la que se realizó la fiesta electrónica ilegal?

Primero trascendió el nombre del actual diputado por el Parlasur y exfuncionario del Gobierno provincial, Herman Olivero, ya que él era el dueño del inmueble en 2002, cuando tuvo una denuncia por una conexión eléctrica clandestina. Olivero indicó que hace unos años se desprendió de esa propiedad y señaló a un gremio como el nuevo dueño, aunque no precisó de qué sindicato se trataba.

Entre otras diligencias, en las investigaciones se identificó a los caseros de la vivienda, quienes aportaron el dato de que el gremio de los gastronómicos era el actual propietario.

Ante esto, ayer temprano el fiscal Cornejo ordenó allanar la sede del gremio en calle Santiago del Estero para buscar documentación que respalde esta presunción.

“Es una sospecha firme y concreta”, indicó el fiscal.

Fuentes judiciales agregaron que en los últimos días, una persona que está encargada del área de Mantenimiento del gremio estuvo buscando asesoramiento legal ante el inminente avance judicial.

Por el momento, existen varios grises en torno a la propiedad: no está claro a quién se la vendió en su momento Olivero y si entre él y el gremio hubo algún otro propietario.

Tampoco se sabe aún qué uso le estaba dando el sindicato a la propiedad y quién fue el nexo con los organizadores de la rave ilegal.

Ante una consulta de La Voz, a comienzos de esta semana, desde el gremio negaron ser los dueños de la vivienda.

Cabe destacar que en ambas causas penales se sostiene que la noche en la que murió Samir no fue la primera fiesta electrónica ilegal que se realizaba en ese lugar.

“Al gremio le puede caber una responsabilidad civil si se determina que un joven murió en una vivienda de su propiedad; pero está muy en la nebulosa aún cómo se tramitó el permiso o el alquiler de la casona para la fiesta”, agregó otro informante que conoce de sobra los pasillos de Tribunales 2.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 12/10/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *