Alberto Fernández le respondió a Macri por el “dedito acusador”: “Que se dedique a gobernar”

Alberto Fernández le respondió a Macri por el “dedito acusador”: “Que se dedique a gobernar” Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera SANTA FE.- “Quedó claro lo peligroso que es tener un presidente coacheado. Le dije que mentía y no se pudo recuperar”, celebró ayer Alberto Fernández, mientras atravesaba el lobby del hotel de ATE,…

Alberto Fernández le respondió a Macri por el “dedito acusador”: “Que se dedique a gobernar”

Alberto Fernández le respondió a Macri por el “dedito acusador”: “Que se dedique a gobernar” Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

SANTA FE.- “Quedó claro lo peligroso que es tener un presidente
coacheado. Le dije que mentía y no se pudo recuperar”, celebró ayer
Alberto Fernández, mientras atravesaba el lobby del hotel de ATE, en las afueras de la ciudad de Santa Fe. Fue luego del desayuno que el candidato del Frente de Todos compartió con su equipo y antes de partir a Rosario, donde anoche cerró un acto junto a los gobernadores electos de Santa Fe y Chaco, Omar Perotti y Jorge Capitanich, respectivamente.

Fernández consideró que cumplió con el objetivo que se había trazado para el
debate: hablarle a su propio electorado, para mantener la ventaja de cara al 27 de octubre, que, según dicen en su entorno, supera los 20 puntos. Desde el entorno del candidato, de hecho, señalaron que no piensan modificar la estrategia de cara al próximo enfrentamiento con
Mauricio Macri.

“Yo no acusé a nadie. Si Macri se quedó con lo del dedo quiere decir que no entendió nada”, dijo ante la guardia de prensa que lo esperaba a la salida del hotel. Había dicho lo mismo ante los suyos. “Si me acusan de cancherear están reconociendo que perdió como en la guerra”, les dijo a Juan Manuel Olmos y Guillermo Chávez, dos de los dirigentes que desayunaron con él. Anoche cenó con todo su equipo y los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Oscar Herrera Ahuad (Misiones), además de Perotti.

Pese a que sigue disgustado por tener que participar de un debate que considera inútil, ya tiene la cabeza puesta en el segundo, a realizarse el domingo en la Facultad de Derecho de la UBA. Entiende que será un desafío distinto, porque la economía, el punto más débil del Gobierno, no estará en agenda y porque Macri concentrará sus dardos en las acusaciones de corrupción.

“No tengo ningún problema en hablar de eso. Le diría a Macri que por suerte mi padre no fue un corrupto, como dijo él sobre el suyo”, ensayó argumentos, minutos antes de partir a Rosario. Lo escuchaba Juan Courel, jefe de comunicación de la campaña.

El exjefe de Gabinete reiteró su preocupación por la crisis y el nivel de reservas del Banco Central. “Lo que quiero es que no siga complicando el escenario. Con el tema de las reservas ya estoy resignado, festejo si pierde 100 millones de dólares diarios, porque la incapacidad para controlarlas es asombrosa. Lo único que le pedí una vez [al Presidente] es que cuidara las reservas, parece que lo hace a propósito”, remarcó.

Fernández volvió a responsabilizar a Macri por la crisis económica y le pidió que “deje de hacer campaña y se dedique a gobernar”.

“Con que deje de hacer daño y de tomar medidas que lastiman a la economía y a la Argentina, a nosotros nos alcanza. Espero que deje de hacer campaña, que pare con las caravanas y se meta un ratito en el despacho de Casa Rosada para gobernar”, lanzó.

Al caer la tarde, Fernández participó en el Foro de Ciudades de Rosario, donde se mostró con Perotti y la vicegobernadora electa, Alejandra Rodenas, con Capitanich y la exvicegobernadora santafesina María Eugenia Bielsa, además de intendentes de todo el país que participaron en el evento, inaugurado por el bonaerense Juan Zabaleta, de Hurlingham.

En ese contexto, Fernández reforzó su mensaje federalista. “No soy el presidente de los porteños, soy el presidente de la Argentina”, subrayó, y prometió “distribuir los ingresos de manera razonable” por todo el territorio argentino si llega a la Casa Rosada, para que la gente “no escape de los lugares donde nació” en busca de oportunidades.

“Vamos a hacer un gobierno con un presidente y 24 gobernadores, lo que quiero decir es que vamos a resolver entre todos cuáles son las urgencias de la Argentina”, agregó, y destacó que en el debate presidencial propuso “hacer un cambio, que es pasar de la política de la imposición que el poder permite a la política del consenso”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *