Qué hacen Mercado Libre, Chicas en Tecnología y la Provincia para atraer mujeres al mundo de la tecnología

Ese miércoles fue un día atípico para las 580 personas que trabajan en las oficinas cordobesas de Mercado Libre. El lugar recibió la visita de 78 chicas de 13 a 16 años que llegaron a ver y a escuchar cómo es estar empleado en la compañía argentina de mayor valor de mercado y, a la…

Qué hacen Mercado Libre, Chicas en Tecnología y la Provincia para atraer mujeres al mundo de la tecnología

Ese miércoles fue un día atípico para las 580 personas que trabajan en las oficinas cordobesas de Mercado Libre. El lugar recibió la visita de 78 chicas de 13 a 16 años que llegaron a ver y a escuchar cómo es estar empleado en la compañía argentina de mayor valor de mercado y, a la vez, a recibir feedback experto sobre algunas de las aplicaciones (app) que ellas mismas han desarrollado.

Las adolescentes llegaron desde distintos lugares de la provincia porque participan de Tecnofem, un programa de la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo realizado en alianza con la organización Chicas en Tecnología (CET). Su meta es promover la formación y capacitación tecnológica de mujeres y, de esa manera, combatir la brecha de género en el sector tecnológico, una estratégica tierra de oportunidades donde las mujeres son presencia escasa. 

“Esto no siempre fue así. En los años ’70, la carrera de Ciencias de la Computación de la Universidad de Buenos Aires tenía un 75 por ciento de mujeres. Hoy no llegan al 11 por ciento”, reveló Melina Masnatta, cofundadora y directora ejecutiva de CET. 

¿Qué pasó en el medio? Entre otros factores, se instalaron en forma masiva estereotipos culturales y de marketing asociando la tecnología al universo masculino. 

En CET consideran que los 13 años son una edad de quiebre en ese sentido ya que allí, en paralelo al inicio del secundario, es cuando el fuerte del talento femenino se disocia del mundo de la tecnología y mira para otro lado. 

Para empresas como Mercado Libro (MeLi) esto agudiza aún más un problema que ya tienen: la escasez de recursos humanos calificados. “Los empleos tecnológicos son el cuello de botella en nuestro crecimiento, porque crecer requiere desarrollo de software”, sintetizó Daniel Gándara, cabeza de la operación de MeLi en Córdoba. 

En paralelo a la actividad de Tecnofem, la compañía organizó un almuerzo para dialogar sobre esta temática. Reunió a sus directivos, al equipo de CET, a periodistas, a la diputada nacional Alejandra Vigo y a la secretaria de Equidad y Promoción del Empleo de la provincia, Laura Jure.

Congelamiento de óvulos

MeLi suma un total de 10 mil empleados y 3.050 de ellos trabajan en tecnología. “Nuestra meta es hacer un producto world class (clase mundial), y eso requiere sí o sí diversidad dentro de lo compañía”, subrayó Gándara. 

Antonella Schiavoni, directora de Talento, Diversidad e Inclusión de MeLi aseguró que hace dos años la empresa comenzó a trabajar con mayor intensidad en pos de la equidad y la diversidad, desde múltiples niveles.

“Buscamos contratar mujeres, pero también apoyar su permanencia y crecimiento en la empresa. Sumamos un mes a la licencia de maternidad regulada por ley, tenemos jornada reducida durante el primer año del bebé sin afectación salarial y costeo de hasta el 70 por ciento en tratamientos de preservación de óvulos, para ayudar a la mujer en la planificación de su maternidad. Por citar algunas medidas concretas”, enumeró Schiavoni.  

En dos años, la empresa logró subir del 19% al 25% la participación femenina en los equipos de liderazgo. 

La cuota global de mujeres que emplea equivale al 40% de su personal, mientras que en Argentina baja al 30%: aquí está el grueso de los empleados “tecnológicos”, y entres esos perfiles las mujeres escasean particularmente. 

Género en la ley del conocimiento

Vigo y Jure coincidieron en la necesidad de seguir impulsando el acercamiento de la mujer a la tecnología desde un lugar productivo.

El esfuerzo rinde, aseguraron. Del total de casi 500 egresadas de talleres de Tecnofem, alrededor de un 70 por ciento continúa vinculada a la actividad.

Vigo reveló que como diputada trabajará en breve en un proyecto para introducir la equidad de género como meta en la ley de economía del conocimiento.

La norma que establece deducciones e incentivos fiscales para empresas de software e informática fue prorrogada y ampliada a otros sectores (biotecnología, servicios profesionales exportables e industrias del entretenimiento y creativas, entre otros) durante la gestión de Mauricio Macri, con amplio respaldo en el Congreso.

Vigo fue una de sus votantes. Y ahora se propone lograr que la búsqueda de la equidad de género quede asociada, de alguna manera, a los beneficios que genera la norma. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *