Pese a señales externas, Fernández aclara: Así, la deuda es impagable

En cada lugar que pisa Alberto Fernández reafirma: la deuda no se puede pagar en las condiciones actuales de crisis de la Argentina. Mientras recibe señales del exterior como el llamado de Donald Trump, gestos del FMI y apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (FMI), el mercado financiero espera dos novedades: que oficialice a su…

Pese a señales externas, Fernández aclara: Así, la deuda es impagable

En cada lugar que pisa Alberto Fernández reafirma: la deuda no se puede pagar en las condiciones actuales de crisis de la Argentina. Mientras recibe señales del exterior como el llamado de Donald Trump, gestos del FMI y apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (FMI), el mercado financiero espera dos novedades: que oficialice a su equipo y que dé a conocer su programa económico.

En el entorno de Fernández le aseguraron a La Voz que el presidente electo no está “dramatizando”. Afirman que está “muy preocupado” y que Mauricio Macri le dejará las cuentas peor de lo que el Gobierno admite.

Ayer, Fernández recibió dos noticias alentadoras para su futura gestión. La primera fue que el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que está “listo” para iniciar negociaciones “sin condiciones previas”. La Argentina ya recibió 44.000 millones de dólares y restan 12.300 millones del acuerdo.

Para el economista Luis Secco, Fernández sólo está preparando el terreno para una negociación más dura, no tan amigable. El presidente electo niega que vaya a exigir una quita, pero por otro lado responsabiliza al FMI por lo ocurrido.

“El mundo tiene que entender que no podemos pagar en las condiciones que está la economía”, aseguró ayer en una entrevista realizada por el expresidente ecuatoriano Rafael Correa en la cadena rusa RT. Allí Fernández dijo que esto “no es un capricho”. Y señaló que tiene “muchas expectativas” de que la Argentina va a lograr sortear un nuevo mega-default. “Todos saben que el Fondo ha sido cómplice de lo que ha pasado”, sostuvo. Y agregó que el organismo pagó la campaña electoral “más cara de la historia” para “sostener” a Macri. “La comunidad internacional lo entiende y creo que nos va a acompañar”, confió.

Si bien aún no hay programada agenda con el Fondo, Guillermo Nielsen, economista y asesor de Fernández, y el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, participarán hoy de una conferencia organizada por la Universidad de Miami.

¿La deuda es impagable?

Esa pregunta le hizo ayer Radio Nacional al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. “Creo que (cuando Alberto dice eso) apunta a los plazos. Si es así, coincido, hay un cronograma de vencimientos exigente para los próximos cuatro años. La renegociación tiene que hacer más énfasis en los plazos que en los montos”, respondió.

Y sostuvo que “es una posibilidad” que la renegociación con el FMI se inicie antes del 10 de diciembre. Él y su gabinete están a disposición. Pero aclaró que eso lo define Fernández. “Esto no es una cosa de un mes, tampoco de días”, dijo. Y señaló: “Son dos herencias no deseables: la de 2015 y esta, con distintos matices”.

Apoyo del BID

Fernández recibió en sus oficinas a Luis Alberto Moreno, presidente del BID, quien le confirmó próximos desembolsos por 6.000 millones de dólares.

La cartera activa del BID con el sector público argentino se compone de 65 operaciones por un total de 10.000 millones de dólares. Del total, la Argentina ya recibió 4.000 millones. Esto ayudará a Fernández a reactivar, aunque parcialmente, la obra pública.

El dinero será destinado a transporte e infraestructura, agua y saneamiento, salud, desarrollo urbano, competitividad e innovación, medio ambiente y desarrollo rural, educación, entre otros.

Moreno le transmitió a Fernández que el BID apoyará no solamente en áreas tradicionales, sino que también adecuará las operaciones a las nuevas prioridades. Esto le permitiría a Fernández usar parte del crédito para la contención social, es decir, planes de impulso al consumo interno y reactivación de la actividad económica.

El dólar, contenido por el supercepo

El Central compró reservas por U$S 200 millones ayer.

El dólar para la venta al público cedió ayer cinco centavos y cerró a $ 63,21 promedio, en tanto en el sector mayorista perdió cinco centavos y finalizó a $ 59,60.

Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio, señaló que sólo las compras oficiales impidieron que la baja de ayer fuera mayor y “fijaron un piso de la cotización en torno a los $ 59,60 por unidad”. Y agregó: “Ausente la demanda por las fuertes restricciones cambiarias, sólo las compras oficiales sostienen los precios”.

En cuanto a las Leliq, el BCRA convalidó una baja en la tasa de política monetaria de 92 puntos básicos y finalizó a 64,013%.

ELECCIONES 2019

Newsletter con la mejor información política, todos los lunes a la tarde.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 8/11/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *