Con un paro, los gremios docentes nacionalizaron el conflicto en Chubut

Baradel encabezó una marcha en la Casa de Chubut, en el microcentro porteño Fuente: Télam La medida tuvo una dispar adhesión y hubo movilizaciones; el gobernador Arcioni echó al ministro de Educación Con un paro en todo el país, que tuvo una adhesión dispar, la Ctera nacionalizó el conflicto docente que el sindicato de maestros…

Con un paro, los gremios docentes nacionalizaron el conflicto en Chubut

Baradel encabezó una marcha en la Casa de Chubut, en el microcentro porteño Fuente: Télam

La medida tuvo una dispar adhesión y hubo movilizaciones; el gobernador Arcioni echó al ministro de Educación

Con un paro en todo el país, que tuvo una adhesión dispar, la
Ctera nacionalizó el conflicto docente que el sindicato de maestros de
Chubut mantiene con el gobernador
Mariano Arcioni, por atrasos salariales.

La
medida gremial se cumplió, además, para expresar el fuerte rechazo a la represión policial con la que se intentó frenar anteayer una protesta frente a la Casa de Gobierno chubutense, en Rawson, que terminó con incidentes.

El agravamiento del conflicto en las escuelas de la provincia llevó al gobernador Arcioni a pedirle la renuncia al ministro de Educación, Paulo Casutti, y anunciar su reemplazo por el abogado Andrés Meiszner, quien se venía desempeñando como secretario de Trabajo. En ese contexto, convocó al gremio local a una instancia de diálogo para el lunes próximo.

Los gremios docentes expresaron su satisfacción por la liberación del secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (Atech), Santiago Goodman, quien había sido detenido en la marcha del día anterior.

“Vamos a exigirle al gobierno nacional que resuelva el conflicto docente en la provincia”, declaró el sindicalista, al recibir el respaldo de gremios de otras provincias. La Ctera viene reclamando desde hace tiempo, en tanto, la reapertura de una mesa paritaria nacional.

El paro docente de ayer se sintió con fuerza en las escuelas estatales de grandes centros urbanos bonaerenses, y registró pocas adhesiones en la mayoría de las provincias. Tucumán fue una de las jurisdicciones con mayor ausentismo docente, principalmente en las escuelas públicas y en la universidad local.

El Suteba bonaerense, que conduce Roberto Baradel, y el gremio porteño de la Unión Trabajadores de la Educación, que responde a Eduardo López, marcharon en el microcentro porteño a la Casa de la Provincia de Chubut, en Sarmiento y Libertad, en la que participó la titular de la Ctera, Sonia Alesso, y dirigentes de otras organizaciones.

“Reclamamos una mesa de diálogo de forma urgente para resolver el conflicto: que los docentes cobren en tiempo y forma, que se les pague el aumento prometido y que los chicos tengan clases”, dijo Baradel.

Frente a las versiones acerca de que las organizaciones gremiales desactivarían los reclamos frente a la asunción del nuevo gobierno, en manos de Alberto Fernández, la dirigente Alesso fue terminante. “No puede haber ningún pedido sobre la base de no pagarles a los trabajadores. Eso no lo va a aceptar nadie”, señaló la titular de la Ctera.

Baradel reveló que habló hace un mes con Alberto Fernández y dijo que “se mostró favorable a restablecer la paritaria nacional docente; esperamos que así sea”.

En Mar del Plata, la adhesión al paro incluyó a los docentes de escuelas dependientes del municipio de General Pueyrredón, según pudo observar LA NACION.

En Córdoba, por ejemplo, la actividad en las aulas fue normal y el acatamiento al paro no superó el 10%, según datos extraoficiales.

En Misiones, por ejemplo, las clases se dictaron con normalidad, dado que la Unión Docentes de la Provincia decidió solidarizarse con sus colegas de Chubut, pero sin interrumpir la actividad escolar.

En la provincia de Formosa fue muy bajo el acatamiento a la huelga de la Ctera y las escuelas funcionaron sin complicaciones. Solo un pequeño porcentaje de docentes adhirió al paro.

El conflicto en Chubut

El gobernador Arcioni señaló que con el cambio de timón en el área educativa provincial procura alcanzar “la paz social”, en medio del conflicto, que se extiende desde julio pasado. El renunciante Casuzzi había adelantado que pediría a los docentes que trabajaran los días sábados para recuperar los días de clases perdidos en la provincia por los paros.

“Nuestro compromiso y obligación es lograr que niños y adolescentes vuelvan a las aulas. Cualquier tema que esté en discusión lo podemos seguir tratando, pero con los chicos en las aulas”, declaró Arcioni, al intimar a los docentes a retomar la actividad.

Además de la reunión del lunes con el gremio docente local, el gobernador Arcioni deberá definir quién será el nuevo ministro coordinador del gabinete en la provincia, que reemplazará al renunciante Federico Massoni. También designará al sucesor de Meiszner en el área de Trabajo.

La crisis en Chubut se origina en los atrasos en el pago de salarios a empleados públicos, judiciales, personal médico y docentes.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *