Con el salvaje crimen de una mujer, suman tres los homicidios en 36 horas

En medio del griterío y de los insultos, los testigos lo vieron sujetar a la mujer del cuello con una mano. En la otra, sostenía un cuchillo. Cuando los policías llegaron finalmente un rato después, el crimen ya había sido cometido. La autopsia confirmaría que la vecina murió de seis puñaladas: una dio en el…

Con el salvaje crimen de una mujer, suman tres los homicidios en 36 horas

En medio del griterío y de los insultos, los testigos lo vieron sujetar a la mujer del cuello con una mano. En la otra, sostenía un cuchillo. Cuando los policías llegaron finalmente un rato después, el crimen ya había sido cometido. La autopsia confirmaría que la vecina murió de seis puñaladas: una dio en el rostro, las otras cinco en el tórax y en el abdomen. El salvaje asesinato de María del Valle Campos (32), ocurrido el domingo a la tarde en barrio Talleres Este, se convirtió en el tercer homicidio sucedido en la provincia de Córdoba en un lapso de apenas 36 horas.

La fiscal Claudia Palacios entiende que el homicidio de María no fue un femicidio, por lo que no lo girará por ahora al fuero de Violencia Familiar, ya que entiende que el caso se encuadra a priori en el marco de una pelea vinculada a un hecho de violencia urbana entre vecinos.

Por el asesinato fue detenido un vecino de la víctima. Se llama Jorge David López, de 42 años. En el barrio lo llaman “el Boxeador”.

Los otros dos homicidios fueron entre la madrugada del sábado y la mañana del domingo, y tuvieron por víctimas a dos hombres.

Por un lado, Juan Cruz Alaniz (23) fue asesinado de una puñalada en el marco de una pelea callejera en Río Cuarto, hecho por el que fueron detenidos un hombre y su novia. Por el otro, Eber Ortiz (24) terminó ultimado a tiros en una pelea con otros individuos que iban en un auto en la villa Las Magdalenas, de Córdoba capital.

Este crimen, según sospechan los pesquisas policiales, habría tenido como desencadenante una supuesta discusión vinculada a una presunta venta de drogas.

Pero así como Córdoba se vio paralizara por tres homicidios en pocas horas, la Justicia investiga las circunstancias que rodean la muerte de un jubilado.

El cuerpo de José Salvador Lloren, de 77 años, fue hallado en avanzado estado de descomposición en una cama de su vivienda de barrio Crisol Sud.

Misterio. Un jubilado fue hallado muerto en esta casa de Crisol. (El Doce)

Su hijo y otros vecinos denuncian que se trató de un robo: señalan que en la casa faltan joyas y hasta un arma de fuego, además de resaltar que en el inmueble había desorden.

En la Policía y en la Justicia son cautos: el caso se caratuló como muerte de etiología dudosa. Mientras la causa sigue en una unidad judicial, se esperan los resultados de la autopsia al jubilado.

La violencia urbana sigue mostrando su peor rostro en Córdoba: los homicidios. Y, como parte de una seguidilla que pareciera no tener freno, varias personas han terminado heridas en peleas callejeras en la Capital y en el interior.

Entre estos hechos sobresale el caso de la adolescente de 17 años que recibió un corte con una botella rota, herida que se prolongó por casi toda su pierna, en un caso por el que hay dos mujeres detenidas. Sucedió en Villa Los Aromos, en el Valle de Paravachasca.

En la Capital, a todo esto y en el marco de una misma riña, dos hombres terminaron heridos a balazos. Pasó en Villa Inés. Uno recibió impactos en el tórax y en un brazo, mientras que otro fue herido en sus piernas.

Por el hecho, no hay detenidos.

A estos episodios hay que sumar el caso de un joven que fue herido de un balazo en la cabeza durante una pelea ocurrida en barrio Sol Naciente, mientras que un hombre fue herido de un tiro en la ingle en la barriada de Sargento Cabral.

A puñaladas

María del Valle Campos, madre de una adolescente, fue brutalmente atacada a puñaladas el domingo al atardecer frente a un domicilio ubicado en calle Santiso y Moscoso, a metros de Juan XXIII, en Talleres Este. Los testimonios indican que en una casa había un grupo de personas reunidas. “Estaban bebiendo, consumiendo de todo, desde hacía varias horas. De pronto, se suscitó una discusión –no tenemos claro por qué–, en el que un hombre tomó a esta mujer del cuello y la apuñaló varias veces”, comentó una fuente allegada a la investigación.

Momentos después, y con los testimonios de los testigos, los policías detuvieron al sospechoso.

Desde ámbitos judiciales indicaron que víctima y presunto victimario no tenían vínculo entre sí. Sin embargo, en las últimas horas, comenzó a investigarse si el hombre habría mantenido alguna relación con una allegada a la mujer.

Una vecina relataba ayer que, poco antes del fatal desenlace, un hombre a los gritos pedía dinero para comprar drogas.

Lesiones leves y amenazas, los cargos por tajear a otra chica

Traslado. Una de las hermanas presas por el ataque con la botella.

“Una de ellas agarró la botella, me la clavó en la pierna y la subió para arriba”. Con ese crudo testimonio, U. P., una adolescente de 17 años, contó cómo fue el brutal ataque que sufrió el fin de semana a la salida de una fiesta en la localidad de Los Cedros, en el Valle de Paravachasca.

“Me agarraron y una de las chicas me quiso pegar con la botella en la cara. Yo le corrí la mano y la botella se cayó y se rompió. Ahí sentí cómo los chicos que estaban con ellas empezaron a pegarme patadas en la cabeza, en la espalda… A las dos chicas las tenía arriba mío. Una de ellas agarró la botella…”, añadió la joven, en declaraciones consignadas por el medio Resumen de la Región.

El episodio de violencia urbana, como se informó ayer en La Voz, sucedió el domingo a la madrugada. La joven terminó con más de un centenar de puntos que tuvieron que hacerle en la pierna en la que fue atacada.

La chica ya fue dada de alta del Hospital Regional Illia.

En contacto con La Voz, el fiscal Alejandro Peralta Ottonello confirmó que dos hermanas de 25 y 30 años fueron detenidas por el salvaje ataque.

Ambas quedaron imputadas, a priori, por los delitos de lesiones leves reiteradas (según lo que determinó el médico policial) y de amenazas calificadas.

De todas formas, el fiscal indicó que aguarda una serie de peritajes, como los estudios de Policía Judicial, y no se descarta que la imputación pueda agravarse por la de lesiones graves calificadas.

“Estábamos en la fiesta de una amiga junto a mi hermana y otra amiga. Había una bandita de chicas que no conocíamos, pero desde hacía rato nos estaban pegando codazos”, contó la joven.

A la salida de la fiesta, sobrevinieron la brutal pelea y el ataque.

La autopsia echará luz sobre el jubilado

No está claro de qué murió el hombre hallado en su casa.

Como “muerte de etiología dudosa” se encuentra caratulada hasta nuevo aviso la causa de José Salvador Lloren (77), cuyo cuerpo fue hallado el domingo a la tarde en su casa de calle Huelva al 1500 del barrio Crisol Sud, de Córdoba capital. Su hijo Pablo (44), quien vivía a pocos metros, fue quien encontró el cuerpo. El hombre dijo que se acercó a la casa porque hacía dos días que no veía a su padre.

En declaraciones a la prensa, dijo que de la casa faltaban unas joyas de la madre del jubilado y un revólver 22 que él le había dado para que se cuidara. Unos vecinos indicaron que en la casa se observó desorden. A simple vista, no se le veían heridas al jubilado. En el marco de la investigación se esperan los resultados de los estudios forenses.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 3/12/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *