Schiaretti proyecta un plan austero y quirúrgico en Capital

En el marco de obligada austeridad que dominará la inversión en infraestructura en los próximos meses, la Provincia trazó en el Presupuesto 2020 un plan estratégico que ayudará a apuntalar el primer año de gestión de Martín Llaryora en la Capital.Lo cierto es que en los siguientes cuatro años, y después de casi dos décadas,…

Schiaretti proyecta un plan austero y quirúrgico en Capital

En el marco de obligada austeridad que dominará la inversión en infraestructura en los próximos meses, la Provincia trazó en el Presupuesto 2020 un plan estratégico que ayudará a apuntalar el primer año de gestión de Martín Llaryora en la Capital.

Lo cierto es que en los siguientes cuatro años, y después de casi dos décadas, la Provincia y la ciudad estarán bajo el mismo signo político, y esto es algo que el renovado sello de Hacemos por Córdoba quiere capitalizar.

El peronismo cordobés tiene la inmejorable oportunidad de mostrar sintonía entre ambas administraciones por primera vez en mucho tiempo, y las obras son siempre una manera eficaz.

El único problema (no menor) es que 2020 será tiempo de gestionar escasez, con los ingresos provinciales en caída desde hace casi 20 meses y el acceso al crédito extremadamente limitado por las condiciones nacionales.

En este escenario, la estrategia de la administración de Juan Schiaretti para la ciudad en materia de infraestructura tiene un norte definido: obras puntuales, de mediano o bajo requerimiento de inversión y con alta visibilidad.

Esta intención puede advertirse en el plan de trabajos públicos presentado en el marco del Presupuesto 2020 de la Provincia. El paquete de leyes ya tiene la aprobación de la Unicameral en primera lectura y, más allá de las discusiones legislativas, se descuenta que será votado favorablemente mañana, cuando se trate en segunda lectura, ya en el nuevo edificio.

En el proyecto figuran obras en la Capital por poco más de ocho mil millones de pesos. De ese total, la mitad se canalizaría a través de las agencias (especialmente vía Agencia Córdoba de Inversión y Financiamiento –Acif–); un cuarto, por la empresa estatal Caminos de las Sierras, y el resto de las obras fueron pedidas por los distintos ministerios.

En esos ocho mil millones, están incluidas infraestructura nueva, siempre dentro del ejido que gobernará Llaryora desde el 10 de diciembre, y numerosas ampliaciones y proyectos de mantenimiento.

No está contemplada la parte que le tocará a la Capital de la inversión en las escuelas Proa proyectadas para toda la provincia por un total de 1.034 millones de pesos. Tampoco, lo que corresponderá al distrito central de los nuevos jardines de infantes presupuestados (861 millones) ni una serie de inversiones de Epec que no figuran discriminadas por jurisdicción. Allí hay proyectados otros 500 millones de pesos.

Entre las obras que están en el Presupuesto con intenciones de ser materializadas en 2020, figura, con 1.085 millones, la nueva Maternidad Provincial, que estará emplazada en el predio del Pablo Pizzurno. Schiaretti firmó en España con el Deutsche Bank un contrato de financiación por 60 millones de euros a 11 años de plazo y a una tasa del 4,7 por ciento.

También aparecen la continuación de los colectores cloacales y de la ampliación de la planta de Bajo Grande (1.697 millones), la segunda etapa de la red de saneamiento en Villa El Libertador (297 millones) y el avance de la pavimentación de la costanera del Canal Maestro Norte (180 millones). Asimismo, con 382 millones, está el Hospital del Suroeste, en barrio Los Filtros, donde estaba la vieja planta potabilizadora.

Una de las inversiones sobresalientes, algo que, a entender del Centro Cívico y de la nueva administración del Palacio 6 de Julio, tendrá un fructífero saldo costo-beneficio, es el Ferrourbano Metropolitano.

El proyecto, que fue parte de la campaña previa a las elecciones del 12 de mayo, unirá –en una primera etapa (ramal norte)– los 17,6 kilómetros entre la estación Tristán Narvaja (en la intersección de las avenidas Rojas y Bodereau) y la estación Mitre.

La obra en el Presupuesto 2020 figura con 300 millones, un monto que coincide con lo difundido por Schiaretti y por Llaryora cuando dieron a conocer el plan en plena carrera electoral. “Es una obra que, comparada con otras, como nudos viales o el cierre de la Circunvalación, requiere una inversión moderada, pero que tiene un alto impacto visual”, razonan en el seno del Gobierno provincial.

Además, si funciona como esperan, la nueva “conectividad”, como describen al aporte del Ferrourbano, ayudará a paliar algunas de las falencias del transporte urbano de colectivos que deja la gestión de Ramón Mestre.

El Presupuesto también incluye –con 65 millones– la remodelación y puesta en valor de la estación del ferrocarril Mitre.

Finamente seleccionadas

2020 no es un año electoral, pero es clave para la primera impresión que deje el peronismo al frente de la ciudad.

Los recuerdos que quedaron de la gestión de Germán Kammerath –que estuvo en el Ejecutivo municipal entre 1999 y 2003– no son positivos. Más allá del posterior distanciamiento con el entonces gobernador, José Manuel de la Sota, lo cierto es que el hombre de la Ucedé llegó al Palacio 6 de Julio de la mano de Unión por Córdoba.

Otras obras presupuestadas por la Provincia para levantar en Capital son el parque de la excárcel de barrio San Martín (41 millones), la finalización del nuevo parque del Centro Cívico (31 millones) y la refuncionalización de la plaza Austria (23 millones).

Además, redes de infraestructura y algunas viviendas en barrios periféricos como La Floresta, Felipe Varela, Ferreyra, Vícor, Barranca Yaco, El Tropezón, La Merced, San Lorenzo y Cabildo, entre otros, que suman unos 600 millones proyectados a través del Ministerio de Desarrollo Social.

Por Caminos de las Sierras, y siempre que se consiga financiamiento, figura la obra vial más costosa: la finalización del tercer carril de la avenida de Circunvalación. Allí hay presupuestados casi 1.700 millones de pesos, subdivididos en “paquetes” de entre 250 y 350 millones, según el costo de cada tramo de todo el arco este entre el puente sobre Mackay Gordon y la ruta 36.

Además, se incluyen 517 millones para el bulevar de enlace entre la autopista a Villa Carlos Paz y la Circunvalación, al oeste de la ciudad; y 29 millones para obras en las dos terminales de ómnibus.

Financiamiento en pequeñas dosis

La dificultad principal para afrontar un gran plan de obras es el acceso acotado al financiamiento externo. Por ahora, la estrategia es tratar de seguir abriendo pequeñas puertas con organismos multilaterales, fondos árabes y bancos europeos puntuales, que prestan a tasas razonables para proyectos de infraestructura específicos.

Por ejemplo, el Gobierno recibió en octubre el primer desembolso del préstamo otorgado por un fondo de Kuwait para la construcción de acueductos en el interior (50 millones de dólares).

Antes, comenzó a gotear el préstamo de la Opep para proyectos cloacales. Ese crédito es por un total de 60 millones de dólares.

También hay créditos que han comenzado a recibirse y otros que esperan avales nacionales, pero el cambio de administración en la Casa Rosada y las indefiniciones respecto de la reestructuración de la deuda no permiten ver un panorama claro todavía.

En los últimos meses, Schiaretti tramitó créditos en España, como uno de 150 millones de euros (al 2,05% anual y a 10 años de plazo) del Santander. También hay en carpeta 207 millones para escuelas y hospitales. Uno de los créditos, de 65 millones de dólares para comenzar el plan de 25 mil viviendas anunciado en marzo en plena campaña, está frenado y sin fecha de ejecución hasta que se destraben las negociaciones con la Agencia Francesa de Desarrollo.

ELECCIONES 2019

Newsletter con la mejor información política, todos los lunes a la tarde.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 3/12/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *