Incendio fatal: trama de violencia familiar

La Justicia cambió la imputación que pesa contra Mónica Altamirano (58), sospechada de ser la autora del voraz incendio que consumió la casa de madera y la vida de Héctor Maldonado (68), en la localidad de Villa Rumipal, el 23 de noviembre pasado.El fiscal Alejandro Carballo, de los tribunales de Río Tercero, había imputado en…

Incendio fatal: trama de violencia familiar

La Justicia cambió la imputación que pesa contra Mónica Altamirano (58), sospechada de ser la autora del voraz incendio que consumió la casa de madera y la vida de Héctor Maldonado (68), en la localidad de Villa Rumipal, el 23 de noviembre pasado.

El fiscal Alejandro Carballo, de los tribunales de Río Tercero, había imputado en principio a Altamirano por homicidio simple. Ahora, la modificó a incendio agravado (por el resultado mortal). Este delito prevé una pena de 10 a 20 años de cárcel.

La mujer está detenida pero no se descarta su liberación con este cambio, mientras sigue la causa.

La variación implica que el fiscal entendió que no se trataría de un homicidio (con intenciones de matar a una persona), sino que el propósito podría haber sido causar un fuego peligroso, aunque sabiendo que una persona corría riesgo dentro de la casa.

La mujer declaró ante el fiscal pero optó por no responder preguntas. No hizo referencia concreta al hecho que terminó siendo fatal, sino que se refirió sólo a su anterior padecimiento por varios sucesos de violencia familiar.

Se investiga también si el desenlace podría habría sido el corolario de una situación de violencia histórica, a la que habría sido sometida. En esos desencuentros de la pareja, la mujer se habría sentido amenazada, según habría denunciado en sede policial, en esa localidad del valle de Calamuchita, con anterioridad a este grave suceso.

Habría resoluciones que les imponían una restricción de contacto, que ambos habrían violado, ya que seguían conviviendo.

Causa del deceso

La causa de la muerte, según reveló la autopsia, fue “por asfixia tóxica”. De todos modos, el cuerpo terminó carbonizado por el incendio.

Otra prueba relevante es la pericia sobre el inicio del fuego. Ese análisis reveló que las llamas se originaron en el colchón de la cama del dormitorio, de la modesta casa. Se determinó que no hubo sustancia combustible, ni acelerador del fuego, según confió una fuente con acceso a la causa.

No pidió ayuda

Los protagonistas de este suceso fatal fueron descriptos como algo ermitaños, según testigos de gente que los conocía. Algunos testimonios receptados indicaron que la mujer no habría salido pidiendo auxilio, ni habría reclamado ayuda a ningún vecino una vez desatado el fuego en la vivienda.

Una testigo escuchó una frase que terminó poniendo a Altamirano tras las rejas: “Le prendí fuego a la casa. Andá a ver si podés salvar a tu padre”, dijo una vecina que la sospechada le gritó al hijo del ahora fallecido.

En la Fiscalía, esta semana, ese hijo de la víctima respondió que no escuchó nunca esa frase. El joven habría declarado, además, que en el último tiempo habría tenido algunas diferencias con su padre. Y admitió que en ocasiones habría sido “muy violento”.

Descartan que haya otro involucrado

La investigación se centra en determinar el contexto.

A la hora de reconstruir los momentos previos al fatal desenlace, se investiga como posible causa inmediata una supuesta discusión de la pareja respecto a la venta de un auto. Investigadores del caso descartan, hasta ahora, la participación de otra persona. La mujer, al salir de su casa, presentaba quemaduras en su mano derecha. Un dato policial indicó que al momento de su detención la mujer “estaba en evidente estado de ebriedad”. La humilde casa quedó destruida por el fuego.

*Corresponsalía Río Tercero

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 7/12/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *