Los puentes de Schiaretti con Máximo Kirchner

Sabe que tendrá que remar en contra de la corriente en la relación con los próximos habitantes de la Casa Rosada. Juan Schiaretti trata de transmitir tranquilidad a los suyos, mientras busca puentes que lo acerquen a Alberto Fernández, el futuro presidente, que como su socia del poder, Cristina Fernández, tiene una mirada de desconfianza…

Los puentes de Schiaretti con Máximo Kirchner

Sabe que tendrá que remar en contra de la corriente en la relación con los próximos habitantes de la Casa Rosada. Juan Schiaretti trata de transmitir tranquilidad a los suyos, mientras busca puentes que lo acerquen a Alberto Fernández, el futuro presidente, que como su socia del poder, Cristina Fernández, tiene una mirada de desconfianza hacia el peronismo cordobés.

Realista, el gobernador admite entre sus íntimos que estará a la cola de la larga fila de mandatarios peronistas que se acercaron a los Fernández cuando eran sólo una fórmula presidencial en campaña y ahora quieren compartir una porción de la torta del poder nacional.

Por ahora, Schiaretti verá desde lejos ese reparto. Pero parece no tener ansiedad –o no la transmite– por subirse al carro de los ganadores.

De todos modos, fiel a su formación de contador y administrador, el gobernador ya tendió una red de contactos para buscar un acercamiento con la Casa Rosada cuando haya pasado el fervor por el regreso al poder que hoy embarga a albertistas y a cristinistas.

La principal apuesta de acercamiento con el Gobierno nacional que viene es un apellido fuerte y sorprendente para Córdoba: Máximo Kirchner.

El hijo de Cristina se apartó de su rol de manejar influencias desde las sombras y asumió la presidencia del bloque oficialista en la Cámara Baja.

El hijo de Néstor Kirchner se muestra dialoguista con todos los sectores del peronismo.

Entre los dirigentes de La Cámpora (agrupación fundada por él y por Eduardo “Wado” De Pedro, futuro ministro del Interior), sobrevuela un convencimiento: el futuro es Máximo, cobijado por Cristina.

Schiaretti nunca cruzó palabras con Máximo, pero ya sabe cómo piensa el hijo mayor de los Kirchner.

Uno de sus hombres de confianza, el diputado nacional Carlos Gutiérrez, jefe del bloque del PJ cordobés (Córdoba Federal), ya estuvo con el dirigente que administrará el poder en la Cámara Baja junto a Sergio Massa.

Luego de la charla con Máximo, Gutiérrez le transmitió al gobernador una definición tranquilizadora. “Máximo cree que el PJ cordobés ya es un partido provincial, como el Movimiento Popular Neuquino, y no quiere confrontar. Admite que lo mejor es negociar con nosotros”, habría dicho convencido el riocuartense.

No se sabe si esta es una visión demasiado optimista del dirigente schiarettista, pero por ahora, Máximo transmite una posición de negociador moderado.

Por las dudas, en el Centro Cívico tienen otras alternativas para llegar a la Nación. Ya se dijo en esta columna que Jorge “Zurdo” Montoya, asesor de Schiaretti, tiene diálogo directo con “Wado” De Pedro.

Gutiérrez también dialoga con Massa, quien tiene una relación privilegiada con Natalia de la Sota.

Por su parte, Alejandra Vigo también trabaja en el Congreso para acercar posiciones. Tiene un buen vínculo con Fernando “Chino” Navarro, dirigente cercano a Alberto.

Schiaretti trata de bajarle los decibeles al enfrentamiento con el senador Carlos Caserio. Hay algunas señales de acercamiento. El gobernador cree que más temprano que tarde, el dirigente de Villa Carlos Paz volverá al PJ cordobés.

Caserio mantiene un buen vínculo político y puede ser otro puente para acercar posiciones con el presidente Alberto Fernández.

ELECCIONES 2019

Newsletter con la mejor información política, todos los lunes a la tarde.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 7/12/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *