Vilahouse lleva a nuevos mercados su modelo de casas prefabricadas en madera

Vilahouse, una empresa que lleva seis años vendiendo casas prefabricadas en madera, cierra 2019 con un crecimiento de 50 por ciento como resultado de la mayor demanda de estos productos apertura de nuevos mercados.Por esta razón, acaba de trasladarse a una oficina más grande, en Donato Álvarez 7273, en función de las proyecciones: este año…

Vilahouse lleva a nuevos mercados su modelo de casas prefabricadas en madera

Vilahouse, una empresa que lleva seis años vendiendo casas prefabricadas en madera, cierra 2019 con un crecimiento de 50 por ciento como resultado de la mayor demanda de estos productos apertura de nuevos mercados.

Por esta razón, acaba de trasladarse a una oficina más grande, en Donato Álvarez 7273, en función de las proyecciones: este año sus ventas y construcciones pasaron de 30 a 55 casas por mes y para 2020 pronostica llega a un centenar mensual en todo el país.

La firma tiene su planta industrial 1.600 metros cuadrados en Los Boulevares donde fabrica los componentes de las casas, para las cuales se utiliza madera salina, por su dureza.

Florencio Ferrara, CEO de Vilahouse, inauguró hoy jueves las nuevas oficinas, donde destacó que parte de este crecimiento se debe a la maduración del mercado. 

Otro factor que explica la expansión de sus ventas es que acaba de abrir una oficina en Pilar y una fábrica en Don Torcuato, para empezar a ofrecer casas en provincia de Buenos Aires, y también en Uruguay, donde tiene un representante comercial. 

“En Buenos Aires entregamos 25 casas por mes y en Uruguay entregamos nueve casas y pensamos llegar el año que viene a un ritmo de tres a cuatro por mes”, indicó Ferrara.

Paralelamente, abrió Vilahouse LLC, una filial en Miami, Estados Unidos, donde por las restricciones legales empezará a vender servicios para la construcción (limpieza, finales de obra, refacciones, etc.) pero espera en el corto plazo recibir los permisos correspondientes para empezar a construir sus propias casas.

En el marco de esta expansión, la firma abrirá entre enero y febrero una sucursal en Río Cuarto, mientras que evalúa abrir nuevos mercados.

“Estamos analizando como posible destino nuevo a Paraguay. En Uruguay, tenemos un representante comercial; en cambio, en Estados Unidos la empresa es propia pero con un socio local”, explicó.

Un producto competitivo

La demanda de este tipo de casas aumenta por dos factores fundamentales: la construcción de casas en madera es más barata y rápida que la construcción tradicional; pero además, hay un cambio cultural en torno a la idea del hogar. 

Vilahouse ofrece tres líneas de casas que van desde los 30 metros cuadrados a los 200 metros cuadrados. Los precios parten de 250 mil pesos hasta 600 mil pesos y lleva entre 45 y 60 días fabricar todos los componentes de la casa y dos días el armado en el terreno del cliente.

“Es un producto muy práctico y económico. A medida que se va conociendo, la gente se interesa más y lo ve como una buena opción. Al principio, costaba mucho vender; pero ahora los clientes que se acercan ya saben lo que es una casa prefabricada”, resaltó.

Pero además, la empresa observa que sus principales compradores son jóvenes, que tienen otra concepción sobre de la casa en comparación con generaciones anteriores. 

“Una casa de material tradicional dura 100 años. Las que nosotros hacemos duran 30 a 40 años y se acomoda mejor con los jóvenes, que ya no tienen la idea de echar raíz en un lugar y tener una casa para toda la vida, sino que piensa en la practicidad, el dinamismo y lo económico”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *