Capturado por Interpol, llevan a juicio a un cordobés en Chile por un trágico asalto de película

La tarde del 10 de junio último, los agentes de la Policía Federal-Interpol irrumpieron en la casa de Lemos al 5000, barrio Renacimiento, en el este de la ciudad de Córdoba, y capturaron a Axel Fernando Vélez.Ese fue el final de la búsqueda del cordobés que comenzó al otro lado de la frontera, en tierras…

Capturado por Interpol, llevan a juicio a un cordobés en Chile por un trágico asalto de película

La tarde del 10 de junio último, los agentes de la Policía Federal-Interpol irrumpieron en la casa de Lemos al 5000, barrio Renacimiento, en el este de la ciudad de Córdoba, y capturaron a Axel Fernando Vélez.

Ese fue el final de la búsqueda del cordobés que comenzó al otro lado de la frontera, en tierras chilenas: está sospechado de haber integrado la banda que el 26 de enero de 2018 cometió un violento y trágico asalto a una sucursal del Banco Estado en la ciudad de Teodoro Schmidt, ubicada 750 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

Según la investigación de la Justicia chilena, poco antes de las 9, nueve asaltantes llegaron hasta el banco, entre ellos Vélez. Uno de los sospechosos, José Heriberto Muñoz Zavala, se apostó fuera de la entidad disfrazado con un cuello ortopédico, un parche en la nariz, lentes oscuros y un sombrero.

Junto a María Teresa Villagrán Ruiz y Vélez, esperó a que el banco abriera. A las 9, Muñoz Zavala se dirigió hasta el guardia de seguridad Manuel Melillan Inaman, sacó un arma, le apuntó y gritó: “Esto es un asalto”.

El vigilante logró sacar su arma, pero Muñoz Zavala lo ejecutó al menos de tres disparos. Todo quedó filmado. En tanto, el cordobés amenazó a los que estaban en ese momento y le apuntó a la cabeza a un cliente.

De acuerdo a la causa, cuando Vélez observó que el guardia había disparado a Muñoz Zavala, también baleó al vigilante en una de las piernas. El custodio murió cuando era trasladado al Centro de Salud Familiar (Cesfam).

El resto de la banda llegó al banco en una camioneta Nissan Navara roja robada y con patentes falsas. Estacionó cerca del lugar y esperó para protagonizar la fuga. Antes de huir, balearon la sucursal.

En cercanías del cementerio fueron interceptados por la Policía de Investigaciones. Los sospechosos se resistieron y abrieron fuego contra los 12 policías.

Tres de los asaltantes (Marcos Bernier Águila, Roberto Alarcón Revillard y Rodrigo Peña Sanhueza) bajaron de la camioneta y le dispararon a los policías. Quisieron huir, pero finalmente fueron capturados con varias armas en su poder.

Durante el forcejeo entre el policía Jorge Mercado y Alarcón Revillard, el delincuente le arrebató el arma reglamentaria y lo hirió en la pierna derecha.

Los otros sospechosos escaparon en la camioneta, por lo que la Policía montó una persecución por caminos rurales. En un sector denominado Peñehue descendieron del vehículo Muñoz Zavala, Reinaldo Schwarzenberg, Luis Adolfo Schwarzenberg Ramírez y Juan Salgado Chanqueo.

Captura. Una investigación internacional terminó por localizar al sospechoso en barrio Renacimiento. (PFA)

Escaparon por un campo donde la Policía los detuvo. Pero otro de los sospechosos, Javier Andrade Concha, alcanzó a huir en la camioneta, que dejó abandonada en un sector rural situado a unos kilómetros de Teodoro Schmidt.

La Policía secuestró seis armas en total, entre las que sobresalían un fusil Mossberg calibre 308 Win robado, un fusil Steyr calibre 7.62 mm y una escopeta calibre 36 de dos cañones yuxtapuestos, también sustraídos.

Además se encontraron un revólver Famae calibre 32 (robado), una pistola 9 milímetros Famae y una Daewoo 9 milímetros robada.

Pedido de extradición

Luego de que la Justicia chilena ordenó su captura internacional, Vélez fue detenido el 10 de junio último en barrio Renacimiento, en el este de la ciudad de Córdoba. Los efectivos de la Policía de Córdoba y de la Federal (PFA) llegaron hasta la casa donde se encontraba, lo esposaron y lo llevaron a la sede de la PFA en la avenida Yrigoyen, Nueva Córdoba.

El arresto incluso fue difundido por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Cuenta con varios antecedentes penales. En Tucumán fue capturado con elementos para volar un cajero automático, y en La Rioja cayó detenido por un presunto robo. Pero luego fue liberado por falta de mérito.

Ya acumula una condena en Córdoba, de hace algunos años. La Cámara 7ª del Crimen lo había condenado a cuatro años y seis meses de prisión por robo calificado por uso de arma de fuego reiterado (dos hechos), violación de domicilio reiterado (dos hechos) y hurto simple.

Debía cumplir la totalidad de la pena el 1° de octubre de este año. Sin embargo, había recuperado la libertad por el cese de prisión preventiva dictado el 15 de diciembre de 2017.

Poco más de un mes después (42 días), la banda perpetró el asalto al banco chileno. Según la investigación, ya prófugo de la Justicia chilena por el trágico intento de robo, Vélez había comenzado a vender teléfonos celulares y autopartes, entre otros elementos, a través de redes sociales.

Tras la detención, el Juzgado de Garantía de Temuco pidió su extradición para juzgarlo en aquel país. Está imputado por robo calificado, porte ilegal de arma de fuego prohibida, porte ilegal de arma de fuego y municiones, receptación de vehículo motorizado, receptación de las armas denunciadas como robadas y homicidio frustrado de un policía.

Su defensa planteó que no debía ser extraditado a Chile porque manifestó su voluntad de ser juzgado por la Justicia argentina, en virtud de que tiene hijos pequeños que no podrán trasladarse a Chile, a fin de preservar el vínculo familiar.

El juez federal N° 2 de Córdoba, Alejandro Sánchez Freytes, resolvió que Vélez sea juzgado en Chile. El Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, dictaminó conceder de forma definitiva la extradición.

El 29 de octubre último, el cordobés fue escoltado por Interpol de Chile y trasladado a ese país para ser enjuiciado.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 15/12/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *