Fondos árabes estudian invertir en el “casco” de Ottaa Project

El emprendimiento de los cordobeses Carlos y Héctor Costa, Ottaa Project, pondrá este año un pie en Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, tras ganar un concurso que abrió la invitación a montar una filial y a inscribir la patente del producto allí.Ottaa Project desarrolla sistemas tecnológicos que ayudan a comunicarse a…

Fondos árabes estudian invertir en el “casco” de Ottaa Project

El emprendimiento de los cordobeses Carlos y Héctor Costa, Ottaa Project, pondrá este año un pie en Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, tras ganar un concurso que abrió la invitación a montar una filial y a inscribir la patente del producto allí.

Ottaa Project desarrolla sistemas tecnológicos que ayudan a comunicarse a personas que están impedidas por alguna discapacidad o enfermedad.

Hasta ahora, tiene un producto en el que la persona puede dialogar a través de pictogramas en una tablet, servicio con el cual actualmente se comunican unas 40 mil personas en la región.

Además, junto con ingenieros biomédicos egresados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), creó un casco para casos extremos de parálisis total que capta ondas cerebrales a través de sensores.

Hasta ahora se hicieron tres versiones y la última fue probada en Buenos Aires, entre fines de agosto y septiembre del año pasado, en 31 pacientes con ELA, en parálisis cerebral y afasia posaccidente cerebro vascular (ACV), en instituciones y en casas particulares. En preguntas que requieren respuestas de “si” o “no”, el sistema logró un nivel de precisión de 81 por ciento.

El producto se llama “Lixi” y debe entrar en una etapa de validación en un ámbito médico y bajo condiciones tecnológicas aceptables para la ciencia de la salud, lo que es clave para su terminación y lanzamiento al mercado.

Concurso

Ottaa Project llevó el casco a la olimpiada Technology Innovation Pioneers TIP Summit 2020, realizada por el Gobierno árabe en Abu Dabi, del 4 al 6 de febrero pasado.

El evento recibió cuatro mil postulaciones, de las cuales ingresaron 300 y entre ellas se eligieron ganadoras para las categorías en medio ambiente, energía y salud. En este último rubro, el ganador fue Otta Project, que a partir de ahora puede contar con instalaciones en un área industrial en ese país y centros médicos a disposición para iniciar las pruebas.

No es la primera incursión de Ottaa Project en territorio árabe. En 2016 fue seleccionado por una aceleradora de salud de los Emiratos Árabes, en el Dubái International Financial Center (DIFC), que le permitió desarrollar durante seis meses el producto que hoy funciona en tablets.

Esto facilita la tarea, porque tiene parte de su desarrollo tecnológico adaptado al idioma árabe.

“Abu Dabi busca desarrollar tecnologías asistivas, con la idea de potenciar a personas con discapacidades e impedimentos motrices. Tiene salas de terapia con 90 por ciento de funciones tecnológicas bajo el esquema IoT (internet de las cosas), por lo que sólo hay que llevar el producto y probarlo”, explica Carlos Costa.

Encarar la etapa de pruebas en territorio árabe incluye la invitación a ingresar en un registro de patentes en ese país. Según el emprendedor cordobés, esto es “casi una obligación” por el apoyo que recibirá, pero también una “oportunidad” clave.

“Tener una patente de ese país facilita el acceso a programas de financiamiento favorables. Además, una vez que el producto esté listo, abre las puertas del mercado árabe”, agrega.

En este marco, los emprendedores analizan el esquema por seguir, que podría ser el desarrollo del hardware en Córdoba y la puesta a punto en Abu Dabi.

Esto fue un aliciente para los hermanos Costa, que en octubre del año pasado sufrieron el robo de todos los equipos de su oficina en Córdoba, de lo cual recién este mes empezaron a recuperarse.

El casco Lixi: Cómo funciona

Capta ondas cerebrales y las convierte en mensajes.

Sensores. El casco tiene sensores que, puesto sobre el cuero cabelludo, captan las ondas cerebrales. Una placa las amplifica y las procesa, filtra otras ondas del ambiente y, vía bluetooth y wifi, las envía a un sistema.

Algoritmo. El sistema lleva la información captada por el casco y, a través de un algoritmo, sugiere una respuesta con un pictograma que, en caso de ser positivo, lo aprueba el paciente con un clic hecho tan sólo con el cerebro.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 24/02/2020 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *