Cómo sobrellevan el parate del fútbol la Liga Cordobesa y sus clubes

El parate del fútbol a nivel global por la pandemia de coronavirus está provocando pérdidas millonarias en un negocio que mueve muchísimo dinero en el planeta.Y hasta los clubes más importantes del país y también de Córdoba, como Talleres, Belgrano e Instituto, sufren esta pausa dentro de la competencia.Se sabe: no hay ingresos, baja la…

Cómo sobrellevan el parate del fútbol la Liga Cordobesa y sus clubes

El parate del fútbol a nivel global por la pandemia de coronavirus está provocando pérdidas millonarias en un negocio que mueve muchísimo dinero en el planeta.

Y hasta los clubes más importantes del país y también de Córdoba, como Talleres, Belgrano e Instituto, sufren esta pausa dentro de la competencia.

Se sabe: no hay ingresos, baja la cantidad de socios que pagan su cuota y la institución tiene erogaciones que no se detienen.

Pero también es complejo el panorama para los equipos de la Liga Cordobesa de Fútbol, que con muchos menos ingresos intentan sobrellevar el momento, cumpliendo un rol social clave por la contención de tantos niños y niñas que juegan a la pelota (y a otras disciplinas) en nuestra ciudad.

La Liga Cordobesa decidió posponer el inicio de sus torneos hasta nuevo aviso por la pandemia el 15 de marzo y tampoco hay atención en su sede. 

Y hay algo claro: cuando todo se reactive, habrá que hacer una reformulación completa de los torneos.

“Esto es minuto a minuto, para saber hasta cuándo va a durar la cuarentena. Seguro habrá una reformulación de los campeonatos, porque se cayeron dos meses de competencia según el calendario que habíamos confeccionado. Reformularemos los campeonatos de Primera A, Primera B, los ascensos, descensos, inferiores, femenino. Hay que reformular todo par encasillar en el tiempo que tendremos de competencia. Esto va a ir para varios días más. Estamos analizando en comunicación con los directivos de la Liga para ver cómo lo vamos a encarar. Nosotros tenemos empleados también y vencimientos. Hay 10 empleados y hay que hacerle frente a las obligaciones. Nunca había vivido una cosa semejante. Esto nos toca a todos por igual. Estamos tratando de hacer las cosas que nos piden las autoridades y pasado este tiempo veremos cómo encaramos el año, o lo que quede de él”, le contó a Mundo D Hugo Cepeda, secretario general de la LCF.

Cepeda, en cuanto a la situación de los clubes, dijo: “Los clubes, si vamos a utilizar una palabra chocante, están cerrados. No podemos tener ninguna actividad de ninguna clase, ya sea nuestro deporte que es el fútbol u otra actividad. Los clubes tienen que pagar el agua, la energía, con eso están un poco cubiertos porque el Gobierno ha pospuesto los pagos de facturas, pero de todas maneras hay que sobrellevar… Hay mucha incertidumbre”.

Todos cerrados. No hay actividad y tampoco fecha de regreso del fútbol en la LCF. (Archivo / La Voz)

La visión desde los clubes

Con distintas realidades, los clubes de la LCF transitan estos días con algo en común: no hay ningún tipo de actividad. Y sí muchas dudas con respecto a lo que vendrá.

“Cuando se supo de esto, que pararon la Liga, paramos todos los entrenamientos. El club está totalmente cerrado, tiene un casero que lo mantiene y lo cuida. Los profes les han dado trabajo a los chicos para que lo hagan en sus casas. El fútbol se va a normalizar en algún momento y la prioridad es que cada uno se cuide. Como club estamos parados desde hace una semana. El primer día nos quisieron entrar a robar, pero ya estaba el casero y no se pudieron llevar nada. Arrancamos un año muy malo económicamente, venimos de cuatro años malos a nivel país y repercute en todo. Le debíamos seis semanas a los profes. Después de este parate se verá. Estando un mes parado no vamos a poder cobrar cuotas y necesitamos generar plata. No somos un club con mucho gasto, pero hay que conseguirlo… Veremos cuánto dura esta pandemia y cómo salimos parados. Dios proveerá”, se esperanza Cristian Rodríguez, directivo de Unión Florida, club donde dio sus primeros pasos Ramón Ábila y también Javier Correa. 

Gracias a los derechos de formación de ambos futbolistas han podido mejorar las instalaciones y construir un gimnasio.

Una situación similar sucede en Bella Vista, club del ascenso cordobés que siempre pelea por subir a Primera A. Hay sueldos atrasados y quedará mucho por resolver cuando la pelota vuelva a rodar (que nadie sabe a ciencia cierta cuándo será).

La situación del club es grave. Confiábamos en que el campeonato empezará y con este epidemia se nos vino la noche. Quedó pendiente el sueldo del técnico de la primera, de algunos profes. Hemos llamado a todo el mundo para que nos ayude. Ojo, que no pedimos que nos regalen nada, sino que nos presten hasta que reiniciemos todo. Vamos a tener que empezar prácticamente de cero cuando el fútbol regrese… Ni quiero pensar en los impuestos que vendrán. Ojalá el Gobierno Nacional, Provincial y Municipal contemplen la situación de nuestros clubes”, se sincera Walter Mariño, presidente de Bella Vista

La realidad es compleja y más para los clubes que están ubicados en los sectores más desfavorecidos de la ciudad.

El Cibi, Club Infantil Barrio Ituzaingó, es otra de estas instituciones que intentan aguantar este momento. De allí salió Emanuel “Bebelo” Reynoso, hoy en Boca. Y hay tantos niños más soñando con triunfar en sus instalaciones. Hoy, está todo cerrado.

Reformular. La Liga Cordobesa sabe que deberá cambiar todos sus campeonatos. (Archivo / La Voz)

“Nosotros albergamos 670 chicos. Para la temporada 2020 íbamos a terminar la tribuna visitante, con la obra de iluminación antes que nos agarrara el invierno… Pero todo quedó frenado. Nosotros fuimos uno de los primeros clubes en cerrar las puertas, para resguardar a los chicos del coronavirus. Y sí, nos quedaron cuentan pendientes. El club se quedó sin ingresos y quedamos varados. Nos cuesta muchísimo llevar el tema de la luz con EPEC. Pagamos muchísimo y en este momento no sé qué va a pasar. El agua, cuentas pendientes con la Liga… Las ferreterías del barrio nos han dado fiado para terminar estas obras y quedaron viáticos de profes. Hablé con cada uno y todos entendieron que esto es causa de fuerza mayor, que nos esperen. Hemos golpeado muchas puertas de los políticos y nunca nos han escuchado. Nuestro trabajo es sacar a los chicos de la calle. La situación es triste, no te puedo mentir… Ver el club vacío. Espero pronto volver a verlo lleno de niños”, explicó Pablo Tello, directivo del Cibi.

“Lo vemos bastante complicado, con mucha incertidumbre. Uno proyecta a futuro y esto te corta al medio. Nosotros habíamos alquilado un predio, hay que pagarle a los profesores, habíamos sacado un crédito para comprar indumentaria, pintura y ahora hay que solventar todo eso. Va a estar muy difícil para todos. Hemos querido hacerle entender el valor de la gente de hacerse socio, que sirve para aguantar estos momentos. Es triste la situación, pero hay que asumirla. Cuando esto se normalice seguiremos trabajando”, contó Guillermo Franco, presidente de Juvenil Barrio Comercial.

Miguel Ángel Mamondez, presidente de Los Andes, opina igual al resto y pinta la situación de su club: “Nos afecta a todos los equipos de la Liga. No veíamos la hora de empezar el campeonato, para mantenernos económicamente. Los clubes de la Liga viven el día a día cuando empieza el torneo. Es una situación triste y dolorosa, más con lo que está pasando con este virus que está matando muchas vidas y enfermando muchas personas. Lo tomamos con calma, porque otra solución no hay. Está muy difícil mantener un club y todos los clubes se sostienen a pulmón. Ahora con todo parado, se ha vuelto más complejo aún. No sabemos cómo juntar la plata para pagar los impuestos: luz, agua, pagarle al canchero, a los profes… No sabemos qué hacer, a quién pedirle ayuda. Es triste y doloroso, más para uno que hace mucho que está trabajando para el club”.

Los clubes de la Liga Cordobesa no son ajenos al contexto. Y hoy, con sus puertas cerradas, solo esperan que esta pesadilla termine para saber cómo podrán salir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *