Ariana Grande: a tres años del atentado en su show de Manchester

El 22 de mayo de 2017, pasadas las diez y media de la noche, explotó una bomba en la parte de afuera del estadio Manchester Arena, en Inglaterra, cuando se terminaba un recital de la cantante estadounidense Ariana Grande. El atentado -luego se supo que había sido cometido por hijos de refugiados libios- dejó 22…

Ariana Grande: a tres años del atentado en su show de Manchester

El 22 de mayo de 2017, pasadas las diez y media de la noche, explotó una bomba en la parte de afuera del estadio Manchester Arena, en Inglaterra, cuando se terminaba un recital de la cantante estadounidense Ariana Grande. El atentado -luego se supo que había sido cometido por hijos de refugiados libios- dejó 22 muertos y casi mil heridos, muchos de ellos chicos y jóvenes. Este viernes se cumplen tres años de ese fatal episodio.

Ariana Grande, estrella pop, se presentaba en Manchester como parte de su gira Dangerous Woman Tour.

El estallido se produjo cerca de la zona de venta de entradas. Al día siguiente, el grupo terrorista Estado Islámico se atribuyó la autoría del atentado a través de un video.

Tras el ataque, algunos de los asistentes al show relataron, a través de las redes sociales, el momento de terror que habían vivido. “Simplemente salí corriendo de una explosión, pensé que iba a morir”, contó una joven en estado de shock, en su cuenta de Twitter.

En esa misma red social, otros usuarios señalaron que vieron “sangre por todas partes” y a varias personas heridas.

Hubo “sangre por todas partes”, contaron los asistentes al concierto de Ariana Grande.

Escuchamos las sirenas de la policía y las ambulancias. Fue aterrador. Había miles de personas tratando de salir con rapidez. Todos estaban gritando y llorando. El lugar olía a humo y a quemado“, agregó otro testigo.

Luego de eso, Grande escribió en las redes sociales: “Destrozada. Desde el fondo de mi corazón, lo siento tanto. No tengo palabras“.

Enseguida, canceló los shows que tenía previsto hacer en Londres. Además, se hizo cargo del funeral de las víctimas del atentado. Y, a sólo 13 días de la tragedia, volvió a Manchester, en este caso, al estadio Old Trafford, para hacer un recital “a beneficio de las víctimas”.

“Regresaré a la increíble y valiente ciudad de Manchester para conectar y pasar un rato con mis fans, además de realizar un concierto benéfico para honrar y recaudar dinero para las víctimas y sus familiares”, dijo Ariana, cuando anunció el evento.

El concierto se llamó One Love Manchester. Y contó con varias figuras invitadas, como Justin Bieber, Katy Perry, The Black Eyed Peas, Robbie Williams y Coldplay.

Grande fue nombrada “ciudadana honoraria” de Manchester.

Ariana Grande y Miley Cyrus, durante el show “One Love Manchester”.

Con el tiempo, se supo que Ariana quedó traumada por el ataque. Lo contó Scooter Braun, su representante: “Cuando descubrió que algunos de sus fans habían muerto, se sintió muy triste. Estuvo llorando durante días. Ella sintió todo, cada nombre, cada cara que anunciaban… Cada pequeña emoción, porque así es como es ella”.

También, Braun dijo que Ariana estaba tan mal que no sabía si volvería a cantar. Entonces le pidió que hiciera algo para rendir tributo a las víctimas y para que sus muertes no hubiesen sido “en vano”.

Ahí surgió la idea del concierto One Love Manchester. Más de 50.000 personas fueron al show y el concierto fue seguido por millones de personas en internet. “La estrella del show, en mi opinión, además de Ariana, fue el público”, siguió Braun. “Los terroristas cometieron un error… eligieron el show equivocado, porque si pensaban que nos iban a derribar es que no conocen a Ariana y no me conocen a mí”.

En abril de 2018, la cantante presentó su nuevo tema, No Tears Left To Cry (No quedan lágrimas para llorar), en el que se refería al ataque.

“No me quedan lágrimas para llorar, así que voy a amar, voy a vivir, y voy a recuperarme”, dice Grande, en una canción que llama a sobreponerse al miedo y al odio “incluso cuando está lloviendo”.

Salman Abedi, captado por las cámaras de seguridad antes del ataque en el show de Ariana Grande.

A fines de marzo de este año, Hashem Abedi, el hermano del atacante suicida de Manchester, Salman Abedi, fue declarado culpable de los muertos y los heridos.

Hashem, de 22 años, estaba en Libia en el momento del ataque, pero fue detenido poco después de la explosión y extraditado de regreso a Inglaterra en 2019.

Durante el juicio de seis semanas, los fiscales dijeron que Abedi “alentó y ayudó a su hermano” y que sabía que Salman “planeaba cometer una atrocidad”.

“Tiene sangre en las manos, incluso si no detonó la bomba”, dijo Max Hill, el director de la Fiscalía, en un comunicado.

Hashem Abedi no estuvo en el tribunal cuando se dictó la sentencia, después de negarse a dar pruebas y despedir a sus abogados.

“Este veredicto no curará las heridas de las personas físicamente lastimadas en el ataque, muchas de las cuales tienen heridas que cambian la vida”, dijo Paul Hett, cuyo hijo Martyn murió en el atentado.

“Y este veredicto no ayudará a más de 670 personas que sufrieron trauma psicológico después del ataque, muchas de las cuales aún sufren hoy”, agregó.

“Pero lo que hará este veredicto es dar un sentido abrumador de justicia a todos los afectados por este crimen atroz”.

También, los fiscales presentaron al jurado una cronología de los hechos.

El tribunal escuchó cómo Hashem Abedi les había pedido a algunos conocidos que compraran en su nombre productos químicos, que podrían usarse para fabricar explosivos.

Además, se dijo que consiguió tambores de metal para construir prototipos de bombas, y que compró un auto usado para almacenar los componentes de la bomba, según un comunicado de la Policía de Manchester.

“Los testigos también dieron pruebas en la corte que sugerían que los hermanos habían desarrollado una mentalidad extremista. Un testigo declaró en la corte que, en su opinión, Hashem ‘creía en el terrorismo’”, agregó.

Los hermanos habían viajado juntos a Libia en abril de 2017 para ver a su familia. Hashem permaneció en el país del norte de África y Salman regresó a Inglaterra en mayo, para terminar de armar la bomba.

“El 22 de mayo de 2017, Salman Abedi ingresó al Manchester Arena y detonó el dispositivo que él y Hashem habían fabricado, matándose a sí mismo y a otras 22 personas, e hiriendo a casi 1.000 asistentes”, agregó la policía.

Los dos hermanos crecieron en Manchester con sus padres, que habían huido de Libia bajo el régimen de Muamar Gadafi. Su padre, Ramadan, regresó a Libia en 2011 después de que los rebeldes derrocaron al gobierno durante la ola de protestas conocida como la Primavera Árabe. Su esposa se unió a él a principios de 2017.

Este jueves 21, dedicado a las víctimas del atentado, Ariana escribió en su cuenta de Instagram: “Estaré pensando en ustedes toda la semana y el fin de semana”.

Como parte del mismo mensaje, la artista de 26 años agregó: “No pasa un día sin que esto los afecte a ustedes y a todos nosotros. La tristeza y la tremenda pesadez del aniversario… Mi corazón, mis pensamientos y mis oraciones siempre están con ustedes”.

Mirá también

La estrella pop acompañó el mensaje con un corazón negro y un emoji de abeja. El insecto, un emblema de Manchester, fue adoptado como un símbolo de esperanza y resistencia tras el ataque.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *