La ciencia revela el secreto detrás de los virales de 2011 en que las uvas ardían en el microondas

En 2011, impresionantes vídeos de uvas partidas que ardían al ser cocinadas con un microondas se volvieron virales en YouTube. Este misterioso fenómeno ha recibido finalmente explicación física. En un artículo publicado Proceedings of the National Academy of Sciences, investigadores de las universidades McMaster, Concordia y Trent, afirman que la bola de fuego no es el…

La ciencia revela el secreto detrás de los virales de 2011 en que las uvas ardían en el microondas

En 2011, impresionantes vídeos de uvas partidas que ardían al ser cocinadas con un microondas se volvieron virales en YouTube. Este misterioso fenómeno ha recibido finalmente explicación física. 

En un artículo publicado Proceedings of the National Academy of Sciences, investigadores de las universidades McMaster, Concordia y Trent, afirman que la bola de fuego no es el resultado del calor procedente del exterior de las uva, sino que se produce debido a puntos calientes que se forman en ambas partes de la uva. 

En los vídeos virales, todo lo que una persona tenía que hacer era cortar una uva por la mitad, dejando las dos mitades conectadas por un poco de piel en la parte inferior, y calentarlas en un horno de microondas; en unos segundos, una pequeña bola de fuego aparecería entre ellas. Hacer las cosas aún más emocionantes era que nadie podía explicarlo. 

Desde entonces, muchos científicos han presentado posibles explicaciones; una de las más populares fue la sugerencia de que las uvas de alguna manera forman una antena que dirige las microondas a través del nexo de piel. En este nuevo esfuerzo, los físicos realizaron varias pruebas en las uvas y otros objetos similares para descubrir la verdadera razón de la formación de la bola de fuego. 

Las pruebas consistieron principalmente en el uso de cámaras de imagen térmica para captar la acción, ya que las uvas se calentaban y ejecutaban simulaciones. También probaron bolas de plástico y frutas de tamaño similar llenas de agua. 

Los investigadores encontraron que la formación de la bola de fuego fue el resultado de un proceso simple. A medida que las microondas ingresan a las uvas, se forman puntos calientes en ambas piezas en los puntos donde están más cerca entre sí debido a un vínculo entre ellas. A medida que los puntos calientes se vuelven más calientes, los electrolitos circundantes se sobrecargan, lo que resulta en la formación de una explosión de plasma en forma de una pequeña bola de fuego. 

Los investigadores señalan que se podría producir el mismo efecto utilizando frutas de tamaño similar o bolas llenas de agua. También encontraron que no es necesario mantener ningún tipo de conexión física entre las dos piezas; todo lo que se requiere es que no estén separadas por más de tres milímetros.