La fiesta de la diversidad

Luego de varios trastabilleos por parte de la organización de la Academia de Hollywood, los Oscar marcaron una identidad de inclusión El cine tuvo una nueva fiesta de premiación en la gala número 91 de los premios de la Academia de Hollywood. Aunque no es la primera vez que falta un presentador oficial, sí es…

La fiesta de la diversidad

Luego de varios trastabilleos por parte de la organización de la Academia de Hollywood, los Oscar marcaron una identidad de inclusión

El cine tuvo una nueva fiesta de premiación en la gala número 91 de los premios de la Academia de Hollywood. Aunque no es la primera vez que falta un presentador oficial, sí es la primera vez que ocurre en los últimos 30 años.

La ceremonia comenzó con la anunciada presentación de la mítica banda inglesa Queen junto a Adam Lambert que logró que todos los presentes en el Dolby Theatre aplaudieran, entre ellos Rami Malek quien protagonizó “Bohemian Rhapsody” y se llevó el premio a Mejor Actor. Sin embargo, en las redes sociales no se notó que la actuación emocionara tanto.

Luego, ingresaron Maya Rudolph, Tina Fey y Amy Poehler quienes anunciaron la ganadora a mejor actriz de reparto. Rudolph dejó pasar algunos comentarios sobre las políticas migratorias del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, al afirmar que “no habrá un conductor esta noche, no habrá categoría de película popular y México seguirá sin pagar por el muro”. La ganadora del rubro que las tres mujeres presentaron fue Regina King por “In beale street could talk”, y esto marcó el inicio de la impronta de la noche: la inclusión.

Esta identidad había sido anticipada de alguna manera cuando a fines de diciembre la Academia informó que el presentador iba a ser Kevin Hart, pero luego él mismo renunció al difundirse chistes homófobos que hizo al principio de su carrera.

La impronta continúo cuando se presentó a Mahershala Ali, de origen musulmán, como el mejor actor de reparto por su papel del pianista Don Shirley en “Green book”. La cinta sobre el viaje del célebre pianista negro Don Shirley y su chófer blanco Tony Vallelonga por el sur de un Estados Unidos en la década de los ‘60, en plena segregación, se llevó el Oscar a mejor película.

“Es una historia increíble de cuando era chico”, dijo Vallelonga, que ganó el Oscar a Mejor Guión Original. “Don Shirley y mi padre tuvieron una historia maravillosa y esta película es sobre ellos”.

Otro premio que persiguió celebrar la diversidad fue para un hijo de inmigrantes egipcios, Rami Malek (“Bohemian Rapsody”). ““Gracias Queen. Gracias a ustedes por permitirme ser la parte más pequeña de su fenomenal y extraordinario legado”, le dijo Malek a los miembros de la banda que estaban presente. “Hicimos una película sobre un hombre gay, un inmigrante, que vivió su vida sin arrepentimientos. El hecho de que lo estemos celebrando esta noche es una prueba de que estamos deseando historias como esta”, agregó.

Luego continuaron algunas de las categorías que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas pretendía dejar afuera de la televisación: la película “El vicepresidente” se llevó el galardón al Mejor Maquillaje y Peinado.

Sólo tres caminos van a Roma

Una de las nominadas a Mejor Película era “Roma” del mexicano Alfonso Cuarón que tenía 10 nominaciones pero sólo se alzó con tres, entre ellos el de Mejor Director. No obstante todo coincidió con los pronósticos. Si el filme de Cuarón ganaba iba a ser la primera vez que una producción de habla no inglesa se hacía con el máximo premio; además de la crítica más importante que se le realizó al director: elegir la plataforma Netflix para lanzar la su película.

Pese a los pocos premios y muchas nominaciones, el balance para el cineasta mexicano fue satisfactorio. Además de Mejor Director, su producción se ganó el Oscar a Mejor Fotografía y Filme Extranjero. “Quiero agradecer a la Academia por reconocer un film centrado en una mujer indígena, una de los 70 millones de trabajadores domésticos en el mundo sin derechos laborales, un personaje que históricamente ha sido relegado en el cine”, dijo al recibir de manos de su compatriota Guillermo del Toro el premio por la dirección. La película tuvo además una nominación para la debutante Yalitza Aparicio, una maestra de origen indígena que en su vida pensó ser actriz.

“Roma” relata la historia de las dos mujeres que marcaron la infancia del propio director en el turbulento México de los años ‘70: su madre, en pleno proceso de separación de su marido, y una joven empleada doméstica, embarazada tras sus primeras experiencias sexuales. Netflix ganó así sus primeros Oscars en categorías importantes a pesar de aquellos que no concuerdan con su esquema de privilegiar la distribución en Internet y de forma muy limitada en las salas de cine.

26 Febrero 2019