Cuatro héroes rescataron a dos mujeres que se estrellaron en un avión privado

“El Cristo las salvó”, dicen algunos. “Fue un milagro”, aseguran otros. Mucho se habla sobre el avión privado que se estrelló en la localidad cordobesa de La Cumbre, tripulado por dos mujeres que están hospitalizadas. Pero lo que pocos mencionan es que hubo cuatro hombres que dieron todo para rescatarlas. Todo sucedió el domingo pasadas las…

Cuatro héroes rescataron a dos mujeres que se estrellaron en un avión privado

“El Cristo las salvó”, dicen algunos. “Fue un milagro”, aseguran otros. Mucho se habla sobre el avión privado que se estrelló en la localidad cordobesa de La Cumbre, tripulado por dos mujeres que están hospitalizadas. Pero lo que pocos mencionan es que hubo cuatro hombres que dieron todo para rescatarlas

Todo sucedió el domingo pasadas las 19. Por causas que aún no fueron establecidas, la aeronave cayó a tierra a unos 300 metros del comienzo del sendero de ascenso al Cristo Redentor.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El primero que corrió para ayudarlas es un vecino llamado José “Majín” Campo. Estaba en su casa, cuando vio que la aeronave volaba muy bajo. Agarró su moto, recorrió unos 200 metros, y fue hasta el lugar del accidente.

Ahí estaban Valentina Graciela Ulver, de 55 años, quien pilotaba la aeronave, y Ana María Gandi, de 53 años, que la acompañaba. Ambas viven en la Ciudad de Córdoba. Una de ellas pudo salir por sus propios medios, pero la otra quedó adentro.

Mirá también

“Cuando llegué al avión había una que se había largado, se había tirado. Y la otra venía saliendo. Estaban con parte de la cara y las manos quemadas. Pedían ayuda. Hablaban bien, solo querían salir de ahí. No podían caminar”, contó José al Canal 11 La Cumbre.

“Otro chico me ayudó a sacarlas a las dos. Salimos hasta ‘El Chorrito de los Curas’ y las dejamos hasta que llegaron los hombres con las camillas. Cuando llegamos al río, explotó el avión”, precisó José.

Quien lo ayudó fue Lucas Rivero. Tiene 27 años y vive en La Cumbre. En ese momento, estaba en la zona del Cristo con su pareja y su hijo. “La avioneta empezó a volar muy cerca de dónde estábamos. De repente, se vino a pique y se estrelló. Entonces ni lo dudé y empecé a correr para ver si había algún sobreviviente”, cuenta a Clarín.

“Había mucho humo negro. Yo corrí por el medio del monte, que era muy espeso, y salí a unos metros donde estaba el accidente. Había fuego por todos lados. Cuando me acerco, un hombre de acá de la zona (José) estaba ayudando a las dos mujeres que estaban muy shokeadas y obviamente golpeadas”, sigue el joven.

Lucas Rivero ayudó en el rescate. Estaba en la zona con su hijo y su pareja.

“Tomo a upa a una de estas mujeres. Lo único que sé es que se llamaba Ana”, dice en referencia a Ana María Gandi. “Empiezo a alejarme, cruzo un río lo más rápido que puedo, porque el incendio era cada vez mayor. Había mucho humo, encima el monte era muy espeso”, continúa Lucas.

Según el relato del joven, logró salir a un sendero en la zona llamada ‘El chorrito de los curas’. Empezó a correr porque sabía que iba a explotar en cualquier momento. En ese momento se cruzó con los hermanos Lucas y Javier Reynoso, también vecinos de la zona. Les pidió que ayudaran a José porque había quedado atrás con la otra mujer.

Mirá también

“Hago unos metros más y se siente una explosión muy fuerte. Así que seguí corriendo con la mujer a upa hasta que la saqué a la calle, que estaba llena de gente por todos lados. Ahí llegan los bomberos y la Policía. A los minutos llega la ambulancia”, sigue Lucas.

“No sabía si Majín y los otros chicos habían podido salvarse de la explosión, así que estaba preocupado. Pero a los minutos apareció Majín y me dijo que había salido junto con la mujer y los otros dos chicos justo antes de la explosión. Así que nos dimos un abrazo”, remata el joven.

“Ahí me reencuentro con mi mujer que estaba llorando, porque escuchó la explosión y pensó lo peor. Por suerte, pudimos salvar a estas dos mujeres”, concluye el muchacho, quien lejos de considerarse un héroe se limita a decir que “hicimos lo que cualquiera hubiera hecho”.

Cayó la avioneta donde viajaban dos mujeres en La Cumbre (Facebook/ Claudia Cepeda)

Por su parte, el hermano de Lucas y Javier Reynoso compartió su opinión en Facebook. “Gracias a Dios las dos mujeres de las avioneta que se estrelló en el Cristo cerca de mi casa salieron con vida debido a cuatro personas que las salvaron, dos de ellos mis hermanos”, publicó Diego Reynoso.

“El agradecimiento de la hija de las señoras fue inmenso”, precisó el muchacho. Se mostró feliz por el resultado de los hechos, aunque desconforme con el accionar de los efectivos: “Repudio a la accionar de la Policía de La Cumbre, que dio vergüenza en cómo manejaron la situación. Ni siquiera sabían dónde se había estrellado”.

PS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *