Un tributo al viejo y querido carnaval

Durante el fin de semana pasado, el Museo Histórico Sarmiento, en el barrio de Belgrano, se abrió al público de una manera singular: el Ballet Folklórico Nacional, dirigido por Silvia Zerbini, ocupó el jardín exterior y dos de sus salas con fragmentos de Febrero en tu risa, una obra del coreógrafo Leonardo Cuello inspirada en los…

Un tributo al viejo y querido carnaval

Durante el fin de semana pasado, el Museo Histórico Sarmiento, en el barrio de Belgrano, se abrió al público de una manera singular: el Ballet Folklórico Nacional, dirigido por Silvia Zerbini, ocupó el jardín exterior y dos de sus salas con fragmentos de Febrero en tu risa, una obra del coreógrafo Leonardo Cuello inspirada en los carnavales urbanos de las décadas del ’30 y el ‘40. Una coincidencia buscada, por supuesto, no sólo por las fechas sino también porque el Museo tiene en estos momentos abierta la exposición sobre el carnaval Una crónica descolorida.

La directora del Museo, Virginia González, enmarcó esta primera experiencia –bien podemos llamarla “escénica”- dentro de las nuevas corrientes museísticas, que se proponen dar otras formas de vida a instituciones cuya finalidad tradicional consiste en la conservación de un patrimonio determinado. Lo cierto es que fue una muy buena primera experiencia desde el punto de vista de la convocatoria: la respuesta del público fue tan masiva que el Ballet tuvo que agregar una segunda función el domingo.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Febrero en tu risa tiene ese perfume nostálgico que forma parte tantas veces de la obra de Cuello: presente en la música y en el vestuario (preciosamente concebido por Nora Churquina), desde luego, pero también en muchos otros aspectos. Es encantadora, por ejemplo, la escena de las muchachas costureras escuchando aquellos viejos programas de radio en el que una oyente es elegida para recibir una anhelada llamada telefónica; pero también Cuello domina el humor y puede quebrar el estado arrobado de las chicas con la irrupción de un muchacho que inadvertidamente desenchufa la radio.

La cercanía del público, su circulación por espacios distintos y en general pequeños, además de la falta –inevitable- de una puesta de luces, le dieron otro carácter a la obra, al menos uno muy distinto al que puede materializarse en un escenario tradicional. Pero más allá de estas consideraciones, que valen seguramente para quien puede contrastar las dos versiones, la propuesta llevada a cabo por esa excelente compañía que es el Ballet Folklórico Nacional y la imaginación del coreógrafo para adaptarla a un ámbito tan peculiar, es de una calidad y un valor indiscutibles.

Quienes se hayan quedado sin la posibilidad de ver Febrero en tu risa este fin de semana, tienen otra oportunidad y en su versión para escenario: el Ballet Folklórico Nacional se presentará a fines de este mes en el Anfiteatro de Parque Centenario con un programa que incluye la obra de Leonardo Cuello.

INFO

Nuevas funciones: el 28 y 29 de marzo a las 19, en el Anfiteatro de Parque Centenario, Leopoldo Marechal 832. Entrada libre.