Alejandro Fantino y Romina Manguel declararon como testigos en Dolores

El conductor de TV y la periodista testificaron ante Ramos Padilla en la causa por extorsión de Marcelo D´Alessio Fuente: Archivo 7 de marzo de 2019  • 13:10 El conductor televisivo del programa Animales Sueltos, Alejandro Fantino , y la periodista Romina Manguel, asistieron hoy a los tribunales federales de Dolores para declarar, en calidad…

Alejandro Fantino y Romina Manguel declararon como testigos en Dolores

El conductor de TV y la periodista testificaron ante Ramos Padilla en la causa por extorsión de Marcelo D´Alessio Fuente: Archivo
7 de marzo de 2019  • 13:10

El conductor televisivo del programa Animales Sueltos,

Alejandro Fantino

, y la periodista Romina Manguel, asistieron hoy a los tribunales federales de Dolores para declarar, en calidad de testigos, en el juzgado de Alejo Ramos Padilla, quien investiga la denuncia del agropecuario Pedro Etchebest contra Marcelo D’Alessio por extorsión.

Ambos fueron citados por Ramos Padilla para responder preguntas, después de que en los allanamientos al domicilio de Marcelo D’Alessio se secuestró material que, según el juez, da cuenta de que este produjo operaciones clandestinas de inteligencia. Entre ese material, había una carpeta con información sobre el conductor televisivo, caratulada “operación Fantino”. Por eso el juez consideró que tanto Fantino como Manguel, columnista de su programa, debían tener un espacio para responder preguntas sobre la presunta operación de la que fueron víctimas.

Fantino y Manguel atendieron a la prensa después de declarar ante el juez Ramos Padilla – Fuente: A24

02:20

Video

Después de pasar casi tres horas en el juzgado, a la salida de los tribunales, en declaraciones a los medios, Fantino dijo: “Me voy absolutamente tranquilo porque vine a prestar mi testimonial. Solo creo que la causa o la Justicia necesitaba escucharme, o que yo dijera algunas cosas que ellos necesitaban comprobar”.

Consultado por sus opiniones
sobre el rol del periodista Daniel Santoro, que tomó licencia del programa Animales Sueltos, el conductor dijo: “Uno puede pensar que se tomó una licencia para solucionar sus cosas, yo no desconfío de Santoro ni de nadie. Pero sí voy a empezar a cuidarme”.

Manguel consideró que es una investigación “muy sensible y compleja”, y prefirió no extenderse en sus declaraciones. Dijo que el juez Ramos Padilla les pidió reserva.

Por su parte,
Ramos Padilla envió el viernes pasado un oficio a la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia, encargada de controlar a la Agencia Federal de Inteligencia. El juez explicó: “Los elementos de prueba recogidos durante la investigación judicial provienen de diferentes fuentes independientes con información correlacionada entre sí y permiten concluir lo expuesto precedentemente acerca de la existencia de espionaje ilegal en la Argentina”.

En lo que respecta al material hallado sobre Fantino, Ramos Padilla detalló que se hallaron “legajos e informes sobre operaciones de inteligencia y contrainteligencia obrantes en sus computadoras – Operación Jaitt, operación Traficante, operación Fantino, etc.-; informes remitidos a R.B. y Ricardo Bogoliuk sobre la ideología política de periodistas, entre otros; registros fílmicos y fotográficos, legajos de información identificatoria de objetivos -domicilios, teléfonos y datos personales-, casi todos de renombre público”. Bogoliuk es uno de los detenidos en el marco de la causa que lleva adelante Ramos Padilla. Según había declarado D’Alessio, el ex policía bonaerense y supuesto agente inorgánico de la AFI le encargaba tareas de inteligencia.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *