Sin volver la vista atrás

Empecé con entusiasmo, pero la respuesta fue poco auspiciosa. Quería contactarme con gente que tuviera mi mismo apellido y viviera en lo que hoy es Ucrania –el imperio zarista por aquellos tiempos– para entrever algo de lo que pudo haber sido la vida de los Ulanovsky más de cien años atrás. Sabía poco del tema.…

Sin volver la vista atrás

Empecé con entusiasmo, pero la respuesta fue poco auspiciosa. Quería contactarme con gente que tuviera mi mismo apellido y viviera en lo que hoy es Ucrania –el imperio zarista por aquellos tiempos– para entrever algo de lo que pudo haber sido la vida de los Ulanovsky más de cien años atrás. Sabía poco del tema. Que de allí venían mis abuelos, que habían tomado un tren a principios del siglo XX y viajado hasta Trieste, pasando por Viena, para embarcar allí rumbo al puerto de Buenos Aires donde conocieron tierra americana treinta días más tarde.

Lo poco que me resonaba no parecía auspicioso. Mi abuelo jamás habló de lo que había quedado del otro lado del océano. Era demasiado terrible. Había alguna versión de que su padre o un hermano habían muerto en manos de los cosacos. Al escribir esta columna me di cuenta de que nunca lo había preguntado. Le escribí a una prima: me contó lo que ella había oído. Que al padre de mi abuelo le habían cortado la cabeza y que no habían podido recuperar el cadáver durante varias horas.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En ese contexto, mi abuelo puso todas sus esperanzas en huir. Y en estas nuevas tierras. Llegó adolescente, se puso a estudiar el español y formó una familia de cuatro hijos y once nietos. Muchas décadas después, ya jubilado, se nacionalizó y sacó su DNI argentino. Fue su forma de agradecerle a la Argentina.

Es curioso. Pese a todo, yo tenía inquietud por saber cómo había sido esa geografía física y social. ¿Vivían en una ciudad o en una aldea? ¿Qué pasó con los judíos que se quedaron en la zona? ¿Cómo vivieron el cambio del imperio zarista al comunista? ¿Qué sucedió durante la Segunda Guerra? ¿Tiene algún significado mi apellido? Y así… Envié entonces unos mensajes por Facebook, Linkedin y hasta algún mail a Ulanovskys de otras latitudes. Quería saber su derrotero, si nuestra historia estaba vinculada a un pueblo en particular. Y entender ese ambiente durísimo del cuál escapó mi abuelo. Fue infructuoso. De los siete u ocho mensajes que escribí, sólo un Ulanovsky de Ucrania me respondió. Buena onda, pero no supo aportar mucho dato. Le agradecí y ahí entendí que ese océano que había transitado mi abuelo era mucho más que agua. Era un barajar y dar de nuevo. Un empezar sin recuerdos ni historias desgraciadas. Era llegar al Nuevo Mundo.