Se defiende el acusado de mantener cautiva a una mujer

La defensa del detenido por supuesta secuestro y violación contra una mujer, delito que se habría desarrollado durante tres meses en una vivienda de Villa Ciudad Parque, localidad del valle de Calamuchita, salió a cuestionar la elevación a juicio ordenada por el fiscal de Río Tercero, Alejandro Carballo.El fiscal imputó a J.G. por los delitos de privación ilegítima de…

Se defiende el acusado de mantener cautiva a una mujer

La defensa del detenido por supuesta secuestro y violación contra una mujer, delito que se habría desarrollado durante tres meses en una vivienda de Villa Ciudad Parque, localidad del valle de Calamuchita, salió a cuestionar la elevación a juicio ordenada por el fiscal de Río Tercero, Alejandro Carballo.

El fiscal imputó a J.G. por los delitos de privación ilegítima de la libertad calificada, abuso sexual con acceso carnal continuado, coacción, lesiones graves agravadas y secuestro coactivo calificado.

La víctima, E.R. denunció que entre mayo y agosto del año pasado, en su casa fue secuestrada y violada por el ahora investigado y detenido. La mujer también achacó supuestos maltratos del acusado contra sus cuatro hijos menores.

La información de la elevación a juicio de la causa fue divulgada por La Voz hace dos semanas (ver Cautiva y sometida en su propia casa). 

Ante esto, el abogado defensor de J.G., Nicolás Fonzo, achacó que “ninguna de las pruebas propuestas por la defensa fueron tenidas en cuenta por el fiscal, el que sólo se limitó de manera arbitraria e irracional a descartarlas”.

Entre esos elementos probatorios, el letrado detalla que “existen testigos que dicen que ella llevaba los chicos a la escuela todas las mañanas y los pasaba a buscar sola”.

A su vez, contó que incorporó a la causa “un convenio de alimentos que ella fue a firmar el 2 de julio al Juzgado de Paz de Villa General Belgrano, sola, porque el imputado estaba trabajando”.

Aseguró que en el expediente “los patrones del J.G. declararon que trabajó en los meses de invierno, en la casa de ellos, haciendo labores diarios permaneciendo varias horas continuas generalmente del medio día hasta las 16 o 18 horas, en días que según E.R. el imputado estaba en la casa”.

Recordó que “existen testigos que el imputado estuvo en Córdoba, en Río Cuarto y en La Calera en días en que según E.R. estaba privada de la libertad”.

Entre las pruebas, Fonzo también citó mensajes de textos que ambos se habrían mandado, que no habría evidenciado ningún sometimiento. Pero al mismo tiempo, en la causa surgió que E.R dijo que esos mensajes los mandaba el mismo acusado y se los contestaba, ya que la mujer aseguró no tenía su celular, sino siempre estaba en poder de J.G.

Hasta aseguró que hay un testimonio, de “la empleada del Registro Civil de Villa Ciudad Parque que dice que concurrieron juntos y que al preguntarles manifestaron ambos, alegremente, que se querían casar; eso ocurrió días antes de la detención”.

Fonzo confirmó que no presentará un recurso de oposición a la elevación a juicio dictaminada por el fiscal Carballo. Su intención es que a corto plazo, en un juicio se conozca la inocencia de su defendido.