Afirman que un medicamento fue efectivo para tratar a 4 pacientes con hantavirus

Un medicamento antiviral conocido como “ribavirina” logró “resultados muy esperanzadores” al ser aplicado en cuatro personas con hantavirus, que se recuperaron “sin necesidad de recurrir a respiración asistida o a terapia intensiva”, informó el ministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi.”Es evidente que para la estadística resulta poco y son apenas cuatro casos, pero frente…

Afirman que un medicamento fue efectivo para tratar a 4 pacientes con hantavirus

Un medicamento antiviral conocido como “ribavirina” logró “resultados muy esperanzadores” al ser aplicado en cuatro personas con hantavirus, que se recuperaron “sin necesidad de recurrir a respiración asistida o a terapia intensiva”, informó el ministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi.

“Es evidente que para la estadística resulta poco y son apenas cuatro casos, pero frente a la falta de un medicamento específico para esta enfermedad, es importante mencionar que es el único que se manifestó con resultados más que positivos”, destacó Pizzi a Télam.

El funcionario precisó que la droga “logró mitigar los efectos” del hantavirus “sin que los pacientes necesitaran respiración asistida ni internación en terapia intensiva, ya que se recuperaron en sala común”.

La crisis del hantavirus golpeó a los pobladores de Epuyén que dependen de las actividades turísticas. (Alfredo Martínez)

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

También conocida como “virazole”, la ribavirina es un nucleósido sintético que actúa como antiviral al inhibir el crecimiento de virus como mixovirus, paramixovirus, arenavirus, bunyavirus, virus del herpes, adenovirus y poxvirus.

Asimismo, puede administrarse por vía oral, tópica e inhalatoria y también suele aplicarse en personas con hepatitis C.

Según el Ministerio de Salud chubutense, el reciente brote de hantavirus, considerado “el más grave de la historia sanitaria” local, con 11 muertes y 34 casos positivos, está “controlado”.

No obstante, aún hay 12 vecinos de El Maitén en “aislamiento domiciliario selectivo”, y permanecerán así “al menos una semana más, hasta recuperar totalmente la libertad ambulatoria”, como ocurrió el martes en Epuyén, donde los últimos 10 que estaban aislados “completaron el ciclo de peligro de transmisión”, explicaron desde la cartera de Salud.

Mirá también

Pizzi adelantó además a Télam que el 27 de este mes se hará un encuentro en Epuyén, epicentro del brote, en el que se reunirán “sanitaristas de Chubut, Río Negro, Neuquén y especialistas nacionales para evaluar las acciones tomadas y trazar nuevas para el futuro”.

“Ahora hay que pensar en lo que viene, pero a diferencia del último brote, ahora sabemos que el virus andes tiene la particularidad de transmitirse de manera interpersonal muy activa y cómo enfrentarlo”, aseguró el funcionario.

Epuyén vuelve a la normalidad

Los pobladores de Epuyén comenzaron este fin de semana a retomar su rutina con reencuentros con amigos y familiares aunque sin esconder “el dolor por los que ya no están”, tras concluir en las últimas horas el aislamiento domiciliario ordenado por la justicia para controlar el brote de hantavirus que provocó la muerte de ocho personas en esa localidad cordillerana de Chubut.

“Esperamos poder realizar una ceremonia íntima para darnos un abrazo, llorar, despedirnos, reconocer lo que nos pasó y darle un lugar a cada una de las personas que fallecieron y que fueron tan queridas” dijo a Eugenia Delgado, dueña del restaurante “Dos que Van”, de Epuyén, donde viven unas 4.000 personas entre el pueblo y sus parajes rurales.

La mujer de 36 años, que volvió a abrir las puertas de su negocio este domingo, dijo que a pesar de que “el dolor es muy grande y hay mucha tristeza por las pérdidas, de a poquito vamos retomando las actividades, empezamos a socializar y los prestadores turísticos tratamos de reactivarnos”.

Mailén Valle, de 26 años y madre de dos hijos, cumplió un aislamiento de 40 días, obligatorio para quienes mantuvieron contacto epidemiológico con vecinos que contrajeron hantavirus, y perdió a su padre y a dos hermanas por la enfermedad.

Mirá también

“Estoy saliendo adelante con mucho dolor, teniendo fe en Dios porque creo que por algo pasaron las cosas, y dándonos fuerzas el uno al otro para continuar”, afirmó.

Otra vecina de Epuyén, Justina Palma, de 28 años, tuvo que permanecer encerrada 35 días por haber estado en contacto directo con su mejor amiga Loreley Valle, quien murió a causa del virus que transmite el ratón colilargo a los seres humanos, pero que en Chubut adoptó este año la modalidad de contagio por vía interpersonal, lo que obligó a las autoridades a tomar medidas más drásticas.

“En el momento que quedé aislada me sentí rara, pero fui entendiendo que era por precaución, por mi bien, el de mi familia y el de mis compañeros de trabajo”, explicó la joven, empleada de una estación de servicio, que recibió alimentos y ayuda psicológica durante todo el proceso.

Justina contó que atravesó momentos muy difíciles porque su sobrino falleció por hantavirus mientras ella se encontraba en aislamiento. “Tuve ataques de pánico y sigo con atención psicológica”, añadió.

La mutación del virus

En ese sentido, la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) recordó que ese tipo de transmisión “figuraba casi olvidada en los libros de Medicina desde el brote que había afectado a un puñado de habitantes de El Bolsón en 1996”.

“Lo habitual en los casos de hantavirus, que es endémico en varias zona del país, es la transmisión a través del contacto con la saliva, la orina o las heces del ratón colilargo”, afirmó la SAC.

Epuyén fue el epicentro del brote de hantavirus. (AP)

El contagio de persona a persona “aparecía ocasionalmente” y su tasa de transmisión “era muy baja (3,4%)”, afirmaron.

Entre 2013 y 2018 se reportó anualmente en la Argentina un promedio de 100 casos de hantavirosis, mientras que entre el 14 de noviembre de 2018 y el 23 de enero de 2019 se confirmaron 29 personas enfermas en Epuyén, 11 de las cuales murieron (35,7% de letalidad), y además se registraron casos en zonas endémicas como Buenos Aires, Salta, Jujuy, Entre Ríos y Santa Fe, aunque en ninguna se identificó transmisión interhumana.

“No sabemos todavía qué cambió en el virus desde 1996, cuando se produjo el anterior brote con contagio interhumano, y el brote actual”, reconoció el infectólogo Federico Spinelli, del Sanatorio San Carlos de Bariloche, quien vivió ambas situaciones en esa localidad rionegrina.

Fuente: Télam

DD

Mirá también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *