El UPD, “blindado”: más de 500 agentes controlaron el festejo del último primer día de los estudiantes

Cerca de la medianoche del domingo, en las plazas y parques de La Plata, asomaban como murgas separadas de algún festejo de carnaval los grupos de estudiantes para cumplir la ceremonia del UPD: último primer día.Fueron -según cálculos oficiales- casi un centenar de divisiones de estudiantes que iniciaron este lunes a la mañana el sexto año…

El UPD, “blindado”: más de 500 agentes controlaron el festejo del último primer día de los estudiantes

Cerca de la medianoche del domingo, en las plazas y parques de La Plata, asomaban como murgas separadas de algún festejo de carnaval los grupos de estudiantes para cumplir la ceremonia del UPD: último primer día.

Fueron -según cálculos oficiales- casi un centenar de divisiones de estudiantes que iniciaron este lunes a la mañana el sexto año del ciclo secundario que, previo al ingreso a las aulas, pasaron la noche de fiesta. De eso se trata esta nueva modalidad de celebración, que -dicen los registros de dudosa fidelidad- comenzó hace poco más de una década en la capital bonaerense y ahora se extendió a toda la provincia y también a CABA.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

A diferencia de otros años, esta vez el ritual estuvo más “controlado”. Hasta pasada la media tarde, no había denuncias policiales por desórdenes y tampoco reclamos por ruidos molestos u otros incidentes, como ocurrió en otras ediciones.

El año pasado, por caso, una bengala perdida impactó en la cara de una mujer que llevaba su hija a la escuela en el centro de La Plata. Terminó con un tímpano perforado, seis dedos quemados y lesiones en el rostro. La mujer, Jorgelina Herrera (49), se recuperó, pero se transformó en la primera víctima involuntaria.

Por eso ahora, desde las escuelas y desde el Municipio pusieron el foco en evitar el uso de pirotecnia. Lo demás, estuvo permitido.

Más de 500 agentes controlaron el UPD en La Plata. / Mauricio Nievas

¿En que consiste esta festividad pagana?. Los alumnos que en el ciclo lectivo que arrancó este lunes terminan la educación media se concentran, disfrazan y aguantan toda la noche en algún lugar acordado para esperar la hora de apertura de las aulas en vela.

En un principio, las “juntadas” eran improvisadas, casi artesanales. El garage de una casa, el patio de una finca, algún bar que se animara a mantener abiertas las puertas toda la madrugada.

Ahora en La Plata el UPD es casi una industria informal: se alquilan salones (que cuestan, mínimo, 30 mil pesos), se le agrega “barra libre”; DJs y se preparan estandartes para identificar a los establecimientos. El fenómeno atraviesa la enseñanza pública o privada.

Mirá también

El momento más complicado es cuando al alba, por las calles e inmediaciones de los edificios escolares, los chicos desbordan su algarabía (casi siempre incentivada por la ingesta de bebidas, que por si hiciera falta aclarar está prohibido por ley) antes de entrar a las clases.

Dos años atrás, una directora tuvo que llamar al servicio de emergencias porque un joven estaba intoxicado.

Más de 500 agentes controlaron el UPD en La Plata. / Mauricio Nievas

O sea, el UPD pasó a tener incidencia pública. Por eso, la Municipalidad desplegó desde las primeras horas de este lunes un operativo con más de 500 agentes e inspectores que se ubicaron en las plazas platenses y cerca de los establecimientos. Según dijo a Clarin Roberto Di Grazia, director de Convivencia y Control Ciudadano, hubo una decena de locales clausurados por venta de alcohol a menores de edad.

Uno de los puntos de concentración fue Plaza Moreno, pero también hubo batucadas en 13 y 38, 14 y 34, en Plaza Rocha, y otros paseos abiertos.

Mirá también

En algunos casos, padres, madres y docentes acompañaron la vigilancia. Y varios directores decidieron esperar la finalización del festejo con un desayuno en las escuelas. Después, permitían a los padres que retiraran a los chicos.

Desde la semana pasada, la comuna realizó “trabajos en conjunto” con los directivos escolares para buscar un “festejo seguro”.

En la Ciudad de Buenos Aires también se realizó el UPD en decenas de centros educativos. Según dijeron a Clarín en el gobierno “no se registraron clausuras” derivadas de esta modalidad que se extendió por los barrios porteños.

La Plata. Corresponsalía.

DD