Nestlé invirtió $ 480 millones para crecer con leches líquidas

En el marco de una inversión global de 5.200 millones de pesos en cuatro años en la Argentina, Nestlé puso en marcha en Villa Nueva su primera línea de producción líquida para fórmulas infantiles de América latina.Lo hizo en la misma planta que venía elaborando leche en polvo (el año pasado produjo 25 mil toneladas…

En el marco de una inversión global de 5.200 millones de pesos en cuatro años en la Argentina, Nestlé puso en marcha en Villa Nueva su primera línea de producción líquida para fórmulas infantiles de América latina.

Lo hizo en la misma planta que venía elaborando leche en polvo (el año pasado produjo 25 mil toneladas y exportó 80 por ciento a 18 países), en la que cuenta con 165 empleados.

El proyecto implicó un desembolso de 12 millones de dólares (unos 480 millones de pesos) y tiene una capacidad de 10 millones de litros anuales con el método UHT (ultra high temperature).

La producción de bebida chocolatada (Nesquik) en envases de 200 mililitros está en marcha, y en las próximas semanas incorporarán la leche infantil Nido 3. Al final del primer semestre se sumará la fórmula NAN, siempre en el mismo formato.

Con Nesquik, que lidera el mercado de chocolatadas entre líquidos y polvos, Nestlé aspira a superar la participación actual del 20 por ciento en bebidas listas para consumir.

Próximos planes

Las expectativas son elevadas y ya está previsto el espacio para montar, en el futuro, otra línea de producción similar junto a la que se puso en marcha.

Tanto para esta planta de Villa Nueva como para sus otras cinco fábricas y oficinas centrales en Argentina, Nestlé firmó un convenio por el cual, a partir de 2020, el 100 por ciento de la energía eléctrica que consuman provendrá de fuentes renovables.

Con la presencia del embajador suizo en Argentina, Heinrich Schellenberg, y del ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, la mayor firma mundial productora de alimentos y bebidas anunció que tiene previsto invertir otros 5.000 millones de pesos en los próximos cuatro años en el país.

Entre las inversiones ya realizadas se cuentan la que permitió volver a producir leche condensada en Argentina, poniendo fin a las importaciones que durante 15 años se hicieron desde Chile. Ahora, este producto se elabora en la planta de Firmat (Santa Fe) para el mercado interno.

“Estamos orgullosos de sentir que se pueden hacer cosas de calidad y alto valor agregado”, dijo el CEO y presidente de Nestlé Región Plata (abarca las operaciones en Argentina, Paraguay y Uruguay), Gian Carlo Aubry.

En ese marco, explicó luego a La Voz que decidieron también desarrollar leche orgánica, un producto diferenciado que permite abrir nuevos mercados y tener un precio y margen más elevado. Para el consumidor, es la posibilidad de adquirir productos de mayor calidad.

Del centenar de tambos que operan en forma directa con Nestlé, hay un grupo que trabaja para certificar como orgánico, con ayuda de la empresa.

“Es un proceso que dura dos años, porque hay que convertir la tierra, las vacas, el alimento y las instalaciones para ser certificados conforme a las reglas argentinas, americanas y europeas”, dijo Aubry.

El objetivo es llegar a finales de 2020 con cierta cantidad de leche certificada como orgánica para ser exportada, aprovechando una demanda creciente a nivel mundial. En Argentina todavía no es tan fuerte, pero entiende que la tenencia se vendrá también.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 13/03/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *