El día que Wanda Nara tiró al mar el celular de Mauro Icardi

Nada resultó sencillo para Wanda Nara y Mauro Icardi en el comienzo de la relación. Más allá de que la rubia estaba casada y tenía hijos con Maxi López, amigo y compañero del ahora delantero del Inter, la diferencia de edad y el “qué dirán” los de afuera también aparecía como un escollo.   Wanda y…

El día que Wanda Nara tiró al mar el celular de Mauro Icardi

Nada resultó sencillo para Wanda Nara y Mauro Icardi en el comienzo de la relación. Más allá de que la rubia estaba casada y tenía hijos con Maxi López, amigo y compañero del ahora delantero del Inter, la diferencia de edad y el “qué dirán” los de afuera también aparecía como un escollo.  

Wanda y Mauro afianzaron su relación de pareja después de un comienzo conflictivo.

Otro tema importante a corregir era el de los celos. Sobre todo de Wanda, quien sabía que su joven novio era un “soltero codiciado” por muchísimas mujeres. 

Mirá también

En ese contexto, Ángel de Brito reveló en Los Ángeles de la mañana (El Trece, lunes a viernes a las 10.30) una desopilante anécdota de cuando la rubia se enojó y le arrojó un teléfono celular a Icardi al mar.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Fue cuando hablaban de la pareja con Ana Rosenfeld, abogada y amiga de Wanda. “Supongo que conocés la anécdota de cuándo ella le tiró el celular al mar”, indagó el periodista.

Y contó el episodio ante la sorpresa y risa de las panelistas y la propia abogada. “¿Mauro tenía dos celulares y uno desapareció un día?”, preguntó antes de desarrollar la historia.

Uno era el oficial y el otro era para “cositas”. Todavía no eran matrimonio ni nada por el estilo. Un día Wanda descubrió el de las “cositas”, que él usaba cuando estaba soltero. Estaban en un yate, y Wanda se enojó y tiró al mar el teléfono de los “gatos”, sumó de Brito.

Mirá también

Rosenfeld confirmó la historia del yate, aunque -entre risas- dijo desconocer si la rubia finalmente le tiró un celular al agua. “Le consulto y te cuento”, cerró con un tono cómplice.

DR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *