El misterio de Maira Benítez: la pista del cuchillo, los chats de una infidelidad y el silencio de los acusados

Pasaron 27 meses de la madrugada en la que Maira Benítez, una joven chaqueña de 18 años, salió a bailar y nunca volvió a su casa. Su desaparición fue investigada como un secuestro, como un caso de trata y finalmente, como un homicidio. El misterio, afirma la familia, se construyó en base silencios y complicidades.…

El misterio de Maira Benítez: la pista del cuchillo, los chats de una infidelidad y el silencio de los acusados

Pasaron 27 meses de la madrugada en la que Maira Benítez, una joven chaqueña de 18 años, salió a bailar y nunca volvió a su casa. Su desaparición fue investigada como un secuestro, como un caso de trata y finalmente, como un homicidio. El misterio, afirma la familia, se construyó en base silencios y complicidades. Creen que hay testigos que saben más de lo que dicen. Este lunes comenzó el juicio en el que se acusa a Rodrigo Silva -que era su amigo y fue el último que la vio en diciembre de 2016- acusado de matarla para evitar que ella revelara una infidelidad. En la primera jornada, el silencio volvió a estar presente: tanto él como los otros cuatro imputados por el caso -su padre y tres amigos- eligieron no declarar.

Antonia Morán, la mama de Maira Benítez. (Foto: perfil de Facebook “Todos por Maira”)

La que sí habló fue Antonia Morán, mamá de la víctima, que ahora tiene a su cargo la guarda de la pequeña hija de Maira, que este domingo cumplió 5 años. Fue la primera en dar su testimonio. Tal como había contado a Clarín, en su declaración contó que Maira había sido amenazada por Silva en varias oportunidades

Maira Benítez desapareció en diciembre de 2016. Tenía 18 años. (Fotos: perfil de Facebook “Todos por Maira”)

“Gracias a su testimonio pudimos sumar un nuevo testigo, que va a declarar sobre la cuestión de género que había de Silva hacia Maira”, explicó a Clarín el abogado Pablo Vianello, que representa a la familia de Maira. La querella apunta a incluir el agravante de violencia de género en la imputación de Silva, para elevar la pena ante una eventual condena.

Maira Benítez desapareció en diciembre de 2016. Tenía 18 años.(Foto: perfil de Facebook “Todos por Maira”)

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Fuentes judiciales detallaron que los testimonios de esta primera jornada -el juicio continuará martes y miércoles- ratificaron que hubo una discusión entre Maira Benítez y Rodrigo Silva y que luego ambos se fueron solos en el auto del acusado. Ella le había dicho que le iba a mostrar a su esposa los chats que comprobaban que él le había sido infiel. También surge de las declaraciones que hubo entre ambos un vínculo sentimental.

Vianello también destacó que algunos testigos cayeron en contradicciones respecto de lo que había declarado en la fiscalía. “La ex pareja de Silva había dicho en su primera declaración que había un cuchillo en el auto, pero ahora lo negó y dijo que no había ninguno. Es un cuchillo que nunca se encontró y con el que sospechamos que le pudieron haber dado muerte a Maira”, detalló. 

Mirá también

“Siguen con la intención de ocultar el crimen”, afirmó Vianello y sostuvo que “ante el tribunal están demostrando que no quieren que se sepa la verdad”.

El viernes 17 de diciembre de 2016 Maira Benítez salió a bailar. Llegó a la puerta del boliche y se sentó a esperar: la noche era calurosa, no tenía plata y sabía que cuando cerrara la boletería podría entrar gratis. Cerca de las 5, cuatro amigos pasaron en un Ford Fiesta gris y la invitaron a seguir la noche en otro boliche. Ella subió. Desde entonces su familia no supo más nada de ella. 

La casa donde creen que Maira Benítez pudo haber sido atacada. (Foto: perfil de Facebook “Todos por Maira”)

En base a testigos y pericias recogidos durante la investigación, se reconstruyó que Maira habría ingresado a un campo -ubicado a 15 kilómetro de Villa Angela- donde trabajaba Silva a bordo del Ford Fiesta gris. La propiedad pertenece a un ex juez. Los perros marcaron el baúl el auto, por el que los investigadores creen que podría haber sido asesinada allí y que luego se sacó su cuerpo en el baúl, explicaron fuentes judiciales a Clarín.

Maira Benítez desapareció en diciembre de 2016. Tenía 18 años. (Fotos: perfil de Facebook “Todos por Maira”)

En ese sentido, este lunes declaró un policía chaqueño integrante de la División Canes que participó del primer rastrillaje, oportunidad en que los animales “marcaron” un colchón de la vivienda donde vivía Rodrigo Silva.

Silva está acusado de homicidio simple. También está imputado su padre, Catalino Silva, en calidad de partícipe secundario: se buscará determinar, en caso de comprobarse el crimen, si ayudó a esconder el cadáver. Por otro lado, Luis Coria, Gabriel Cáceres y Magdalena Ledesma -todos amigos de Silva y de Maira- están acusados por encubrimiento agravado y llegaron al juicio en libertad.

Con datos de Télam

DD​

Mirá también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *