Admiten que “hubo una cadena de errores en el accionar humano”

Bullrich y Milman supervisaron ayer el acto en la embajada israelí Crédito: Prensa Seguridad Horacio García, el director de Migraciones, reconoció las fallas en los controles y activó una auditoría interna El Gobierno reconoció que hubo una falla humana en el control migratorio por el que pasaron Saijad Samiel Naseran y Mashoreh Sabzali, la pareja…

Admiten que “hubo una cadena de errores en el accionar humano”

Bullrich y Milman supervisaron ayer el acto en la embajada israelí Crédito: Prensa Seguridad

Horacio García, el director de Migraciones, reconoció las fallas en los controles y activó una auditoría interna

El Gobierno reconoció que hubo una falla humana en el control migratorio por el que pasaron Saijad Samiel Naseran y Mashoreh Sabzali, la pareja de iraníes detenidos la semana pasada por ingresar a la Argentina con pasaportes falsos, y anunció que reforzará el trabajo en los ingresos al país. “Hubo una cadena de errores en el accionar humano, no del sistema”, dijo el director nacional de Migraciones, Horacio García.

En paralelo a la investigación judicial que lleva adelante el juez federal Luis Rodríguez -ayer por la tarde Naseran y Sabzali declararon ante el magistrado-, la Dirección Nacional de Migraciones asumió la responsabilidad por el error y abrió una investigación interna para determinar las responsabilidades.

Igualmente, para evitar malos entendidos, García descartó “de plano la connivencia” entre los dos agentes que los dejaron ingresar y los detenidos. “No tenemos ningún indicio para pensar en eso”, explicó. Eso sí, mientras se lleve adelante el sumario administrativo los dos supervisores fueron suspendidos.

En distintas entrevistas, García contó que “había una alerta de Interpol que decía que los pasaportes podían ser robados o extraviados” y que la falla se dio en la cadena de control.

“Había inconsistencias en los pasaportes, que eran israelitas. Los supervisores deberían haber llamado a un coordinador”, sostuvo el director nacional, que depende de Rogelio Frigerio.

Los pasaportes con los que ingresaron Naseran y Sabzali “tenían alarma por robo o por extravío”, según reconoció el funcionario, aunque describió que en total hay unos 85 millones de documentos con esa denominación.

Falta de profesionalismo

Pero no justificó la equivocación de sus subordinados. “Si se hubiese trabajado con profesionalismo hubiésemos tenido una resolución más rápida”, dijo García, pero al mismo tiempo defendió el sistema que tiene la Argentina. “El sistema respondió acertadamente”, aseguró.

García describió que el primer control migratorio funcionó. “El primer escalón actuó correctamente”, declaró en varias entrevistas televisivas. Y agregó: “Nosotros incorporamos tecnología y la tecnología estaba a disposición de los funcionarios de Migraciones. En el primero de los casos respondió perfectamente. Había una alerta de Interpol sobre esos pasaportes. Falló el control suplementario”.

La Argentina, además, según detalló García, tiene la información anticipada del pasajero que llega a nuestro país. “Cuando se cierra un vuelo, por ejemplo, en España, a nosotros nos informan el nombre de las personas que vienen y también con qué documento. Si hubiesen chequeado los supervisores en el sistema eso hubieses salido las inconsistencias”, manifestó.

Ahora, el Gobierno esperará los resultados de la investigación judicial y una vez que termine el proceso avanzará con la expulsión de la pareja. “Ni bien la Justicia los libere, comenzaremos los procedimientos correspondientes para expulsarlos. Violaron leyes e ingresaron ilegalmente”, adelantó García.

La pareja iraní fue detenida anteayer a la madrugada tras haber ingresado el último martes a la Argentina con pasaportes falsos, haciéndose pasar por ciudadanos de Israel. Naseran relató ante el juez y el fiscal que escapó de su país tras haber cometido adulterio. Según el relato del acusado, Sabzali es su pareja y con ella consiguieron en Europa la documentación falsa con la que luego ingresaron a la Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *