Gestos cómplices con Piñera y Bolsonaro en una visita fugaz

Macri revalidó su afecto con el chileno y buscó acercarse al brasileño, la atracción de la cumbre Fuente: Reuters SANTIAGO, Chile.- Es una relación que cada vez suma más gestos de aprecio y reconocimiento mutuo. “Con el presidente Macri nos une una larga amistad”, dijo Sebastián Piñera tras reunirse con el mandatario argentino en ese…

Gestos cómplices con Piñera y Bolsonaro en una visita fugaz

Macri revalidó su afecto con el chileno y buscó acercarse al brasileño, la atracción de la cumbre Fuente: Reuters

SANTIAGO, Chile.- Es una relación que cada vez suma más gestos de aprecio y reconocimiento mutuo. “Con el presidente

Macri

nos une una larga amistad”, dijo

Sebastián Piñera

tras reunirse con el mandatario argentino en ese reconocimiento que ambos hicieron por el acuerdo comercial entre sus dos países. Fue el segundo encuentro en menos de una semana entre Macri y Piñera, después de la cita en la Quinta de Olivos el pasado miércoles, donde discutieron una postulación panregional para el Mundial de Fútbol de 2030.

Macri llegó con cierto retraso a Chile y debió suspender la conferencia de prensa que tenía fijada en el aeropuerto de Santiago. Luego de eso, se desplazó rápidamente hasta el centro histórico de la capital chilena y fue la última autoridad en ingresar a la casa de Gobierno, aunque primero tuvo un pequeño percance protocolar, ya que Piñera tardó en ubicarse para recibirlo en el acceso principal y Macri se quedó largos segundos detenido en soledad. Incómodo, el presidente salvó la situación posando para los fotógrafos, pero Piñera apareció y ambos se saludaron con efusividad y se dieron un fuerte apretón de manos.

Pero además de su reconocida conexión con Piñera desde sus tiempos de empresario, Macri tomó la iniciativa en su cruzada por fortalecer sus vínculos personales con el presidente brasileño,

Jair Bolsonaro,

la gran atracción de la cumbre del Prosur. Luego de la reunión que ambos presidentes sostuvieron en enero en Brasilia, en la que proyectaron una agenda ambiciosa y fortalecieron su sintonía, en Chile se les vio cómplices y más cercanos que nunca, pese a la coyuntura compleja que los rodea: la decisión de Brasil de comprarle trigo a Estados Unidos a través de un cupo de libre arancel.

La puesta en escena del encuentro también colaboró para que ambos mostraran cercanía, ya que Piñera estratégicamente los ubicó a su lado. Consumado el momento de la fotografía oficial, junto al resto de los presidentes sudamericanos y con el palacio de La Moneda como telón de fondo, Macri se dio media vuelta y puso su mano derecha sobre la espalda del brasileño, que respondió con el mismo gesto y de forma afectuosa.

Ambos caminaron a lo largo de la alfombra roja bajo los sones de una banda militar que los esperaba y dialogando de forma muy efusiva. Luego de la reunión y el almuerzo oficial en honor a los jefes de Estado y de Gobierno que compartieron, Macri abandonó rápidamente el lugar.

Sin embargo, y fuera de protocolo, Bolsonaro habló con la prensa sobre la polémica que levantó su visita y que, incluso, generó que un grupo de parlamentarios de oposición a Piñera se baje del almuerzo que se realizará hoy. “Si yo fuese xenófobo, machista, misógino, racista, ¿cómo justifica que yo fui electo en Brasil? Eso es mentira,
fakes news“, respondió tajante y profundizó su defensa el brasileño. “No hay que creer las
fake news. Tenemos que abrir la cabeza. Yo, para la campaña de Brasil, usé un pasaje bíblico, entonces fue todo eso (…) fueron a votar masivamente los negros, homosexuales, entonces no se explica”, dijo.

La presencia del líder derechista levantó polvo en Chile y diversas organizaciones sociales anunciaron protestas por su visita, y un grupo de parlamentarios de izquierda encabezados por miembros del Frente Amplio, solicitaron declararlo persona
non grata. “Bolsonaro no solo ha hecho una apología de la tortura mediante sus discursos de odio, instando a la violencia y la discriminación, sino que además busca retroceder en décadas de conquistas sociales”, rezó una carta abierta que difundió el conglomerado.

En tanto, un grupo de militares condenados por causas de derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet, también reaccionaron ante su visita: solicitaron que Bolsonaro los visite en la prisión para entregarle una carta y percate la actual situación en la que viven.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *