Ramos Padilla fue ratificado al frente del caso D Alessio y citó otra vez a declarar a Stornelli

La Cámara Federal de Mar del Plata rechazó la recusación que había planteado el fiscal, que será declarado en rebeldía si no asiste el martes a Dolores Fuente: Archivo Una semana después de que el Gobierno pidió su remoción, el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla fue ratificado al frente de la investigación conocida…

Ramos Padilla fue ratificado al frente del caso D Alessio y citó otra vez a declarar a Stornelli

La Cámara Federal de Mar del Plata rechazó la recusación que había planteado el fiscal, que será declarado en rebeldía si no asiste el martes a Dolores Fuente: Archivo

Una semana después de que el Gobierno pidió su remoción, el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla fue ratificado al frente de
la investigación conocida como “Caso D’Alessio”. La Cámara Federal de Mar del Plata rechazó el primer planteo recusatorio que formuló el fiscal
Carlos Stornelli para que este sea apartado de la causa.

A partir de la denuncia del empresario agropecuario Pedro Etchebest, Ramos Padilla investiga el accionar de una presunta organización de espionaje paraestatal.

Además de plantear que la investigación debería ser instruida en Comodoro Py por tratarse de delitos presuntamente cometidos en la jurisdicción de la Capital Federal,

Stornelli

había recusado a Ramos Padilla, a través de su defensor Roberto Ribas, por temor de parcialidad y por prejuzgamiento. Ese planteo fue rechazado por Ramos Padilla y por eso, después de la apelación de Stornelli, lo resolvió la Cámara marplatense.

Stornelli, sin embargo, amplió la recusación contra el juez, después de que
este expuso elementos de la investigación en la Comisión de Libertad de Expresión, en el Congreso. Ese segundo planteo aún no fue resuelto.

Los camaristas Eduardo Jiménez y Alejandro Tazza consideraron que la conducta señalada por Stornelli para apartar a Ramos Padilla, que es el prejuzgamiento, no se da en este caso. Con respecto a la mención sobre la pérdida de objetividad, Jiménez consideró: “Si bien puede no resultar la manera más conveniente de presentar la eventual responsabilidad de los actores en el auto que los convoca a prestar declaración indagatoria, o cuando se menciona su hipotética intervención en una conducta punible al resolver la situación procesal de otro encartado, resultaría excesivo entender que tal estilo semántico permita inferir el prejuzgamiento de quien se manifiesta de esa manera”.

Otro de los elementos que había planteado la defensa de Stornelli era la publicidad que tuvo en medios periodísticos la cuestión investigada, e incluso la publicación en medios de comunicación y en el Centro de Información Judicial (CIJ) de la resolución dictada por Ramos Padilla el 25 de febrero, cuando procesó a D’Alessio. Los camaristas consideraron que “la especial atención periodística se debe a la gravedad de los hechos investigados y al interés público en los mismos”.

Mientras tanto, Ramos Padilla siguió avanzando con la instrucción de la causa. Aceptó como querellantes a Roberto Baratta y a Maximiliano Rusconi, el abogado de Julio De Vido en la causa de los cuadernos. Se puede entender como una paradoja: mientras en Comodoro Py Baratta es acusado por Stornelli por haber integrado una asociación ilícita, en Dolores Baratta lo acusa a Stornelli, de quien dice ser víctima.

El fiscal estaba citado por segunda vez para declarar el miércoles pasado en Dolores, pero no se presentó. Señaló que mientras sus planteos -de incompetencia y recusatorios-permanezcan irresueltos, él no se presentará a comparecer. En ese contexto, Ramos Padilla volvió a citarlo, pero esta vez lo hizo bajo el apercibimiento de la ley. Sostuvo que los fueros que posee el fiscal no fueron creados como un mecanismo para eludir a la Justicia en un proceso penal, y que “no se advierten razones válidas que lo autoricen a desoír el llamado
a prestar declaración indagatoria”. Después de esa citación programada, y ante un pedido de Stornelli para postergar la indagatoria, Ramos Padilla le concedió la postergación, y lo citó para el martes próximo bajo apercibimiento de la ley. Este elemento es una advertencia: si el fiscal no se presenta a declarar, será declarado en rebeldía.

En medio de todos estos movimientos, Stornelli considera que la imputación que lo involucra se trata de una maniobra para apartarlo de la causa de los cuadernos de las coimas. El fiscal amplió la denuncia que hizo contra D’Alessio por estafa e incluyó a Etchebest y su hijo. Al caso lo tiene por ahora el juez Bonadio. Stornelli señaló que actuaron en connivencia con D’Alessio y, según supo
LA NACION, presentó elementos que refutarían la hipótesis de que pasó cuatro horas reunido con Marcelo D’Alessio y el intendente de Salta, Gustavo Sáenz, en el parador CR, en Pinamar. Según el fiscal, ese encuentro duró menos tiempo.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *