Se lanzó una nueva convocatoria al Premio Clarín-Zurich a la Educación

El premio Clarín-Zurich a la Educación ya está en marcha y dedica su Décima primera edición a proyectos pedagógicos destinados a desarrollar el pensamiento computacional aplicado a la Programación y/o a la Robótica en la escuela secundaria.“Esta convocatoria apunta a proyectos de enseñanza no sólo en la materia Informática, sino también en actividades interdisciplinarias como…

Se lanzó una nueva convocatoria al Premio Clarín-Zurich a la Educación

El premio Clarín-Zurich a la Educación ya está en marcha y dedica su Décima primera edición a proyectos pedagógicos destinados a desarrollar el pensamiento computacional aplicado a la Programación y/o a la Robótica en la escuela secundaria.

“Esta convocatoria apunta a proyectos de enseñanza no sólo en la materia Informática, sino también en actividades interdisciplinarias como el Aprendizaje Basado en Proyectos o en cualquier otro espacio curricular que tenga como objetivo la puesta en práctica de las habilidades del pensamiento computacional a través de la programación de computadoras o utilizando kits de robótica”, se explica en las Bases del concurso.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Algunos ejemplos posibles son: crear un videojuego educativo, una animación sobre un tema de interés social, una aplicación para celulares que apunte a resolver algún problema de la comunidad, un programa que se pueda aplicar a la enseñanza de un tema, o actividades educativas que utilizando kits de robótica escolar permitan aprender temas de la currícula.

Este año habrá 800.000 pesos en premios. Se otorgarán 500.000 pesos al proyecto ganador: 80.000 pesos para sus autores y 420.000 pesos para la implementación del proyecto. También habrá tres Menciones de Honor de 100.000 pesos cada una para ejecución de los proyectos.

Mirá también

Los participantes podrán ser personas físicas mayores de 18 años, personas jurídicas y escuelas y universidades públicas y privadas con domicilio en la República Argentina. Los interesados en participar encontrarán toda la información necesaria en clarin.com/premioalaeducacion. A su vez, cualquier duda referida a esta edición podrán consultarla enviando un mensaje a [email protected]. A esta dirección también deberán enviarse los proyectos.

En cuanto a las propuestas, se pueden presentar proyectos pedagógicos inéditos o que ya se encuentren en etapa de implementación. Pero en todos los casos, tanto el Primer premio como las tres Menciones deberán implementarse exclusivamente en instituciones públicas de gestión estatal. En el caso de que los participantes no pertenezcan a este tipo de instituciones deberán presentarse asociados a una o más escuelas secundarias públicas de gestión estatal.

Mirá también

La fecha de cierre para la entrega de trabajos es el 31 de agosto de 2019. A partir de ese momento, una comisión de preselección será la encargada de evaluar los proyectos recibidos y de seleccionar un máximo de 10 finalistas que someterá a la consideración del jurado, integrado por personalidades de reconocido prestigio en el ámbito académico: Guillermo Jaim Etcheverry, Diego Golombek, María Marta García Negroni, Pablo Miguel Jacovkis, Beatriz Hall y Gustavo Cucuzza.

Las ediciones anteriores de este premio estuvieron dedicadas a la Educación Técnica, la Lengua, las Ciencias Naturales, la Matemática, el uso de las TIC, la Educación Ambiental, las Ciencias Sociales, las prácticas de Lectura, Escritura y Oralidad, la Capacitación docente y al desarrollo del Pensamiento Científico y Tecnológico.

La edición actual, dedicada a la Programación y la Robótica en la escuela secundaria apunta, como se sostiene en las Bases, “a que los estudiantes dejen de ser sólo consumidores pasivos, usuarios de dispositivos, para poder convertirse en productores de distintas tecnologías”. Una frase muy difundida del fundador de Apple, Steve Jobs, dice que todo el mundo debería aprender a programar porque enseña a pensar.