Carlos Belloso: “Caminé 15 kilómetros para comer de un basural”

Fue una charla diferente. Carlos Belloso visitó el estudio de Intrusos (América, lunes a viernes a las 13) para hablar de su participación en la exitosa comedia teatral ¿Qué hacemos con Walter? y emocionó a todos con su conmovedora historia de vida como excombatiente de Malvinas.Consultado por Jorge Rial al respecto, el actor contó de su…

Carlos Belloso: “Caminé 15 kilómetros para comer de un basural”

Fue una charla diferente. Carlos Belloso visitó el estudio de Intrusos (América, lunes a viernes a las 13) para hablar de su participación en la exitosa comedia teatral ¿Qué hacemos con Walter? y emocionó a todos con su conmovedora historia de vida como excombatiente de Malvinas.

Consultado por Jorge Rial al respecto, el actor contó de su lucha junto a la Agrupación Concertación COAS por ser reconocidos e indemnizados por el Estado

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Hubo muchos soldados que no estuvieron en las Islas. El Crucero General Belgrano tuvo la mayoría de las bajas argentinas y nunca llegó a la isla. Movilizados estuvimos todos, porque ningún soldado nació en las islas. Mi reclamo es para que nos reconozcan y nos incluyan en el reparto de pensiones”, explicó.

Acerca de su función durante la guerra, Belloso contó que “Tenía una función en un teatro de operaciones en un objetivo militar: era artillero antiaéreo y defendí y vigilé el Aeropuerto de Río Gallegos para que no lo tomaran. Usaba ropa militar, manejé un cañón y recibía órdenes de un militar”.

“Yo venía de hacer la colimba en Comandante Piedrabuena, en Santa Cruz. Había terminado el entrenamiento de artillería e infantería y apenas bajamos después de dos meses, nos dijeron que estábamos en guerra contra Gran Bretaña. Fue el 2 de abril a la madrugada y nos enteramos ahí que nuestra vida cambiaba para siempre. Cuando te dicen que estás en guerra no vas al baño igual. No dormís igual”, destacó.

Y continuó: “El día era esperar a que vinieran los ingleses. Todos los días había Alertas Rojas, por lo que te tenías que levantar a las tres de la mañana como sea y estar en tu cañón, en medio de rumores como ‘ya vienen’ o ‘derribamos un helicóptero’ y sin embargo vos no veías nada de eso. Movilizamos proyectiles a las cinco de la mañana y eso era muy tenso. Durante la guerra no dormí nunca. Volví totalmente deprimido y durante un año no pude salir de la cama ni hacer nada”.

Mirá también

“Concertación TOAS es un grupo que junta firmas para que se trate el tema de volver a la ley original y se nos reconozca. Y por ende se nos den las pensiones y nos traten como Veteranos de Guerra. Nosotros seguimos sintiendo la ‘desmalvinización’ porque llega el 2 de abril y no sabemos en qué lugar ponernos. Queremos un reconocimiento del Estado porque fue duro lo que vivimos. Con 18 años estuve ahí, no en Pinar de Rocha bailando”, sostuvo.

Teníamos muchos problemas de comunicación. Cuando mi familia se enteró que estaba en el sur, ya estábamos en guerra. No tenía un teléfono para hablar con mi mamá. Había que ir al pueblo, pero no tuvimos nunca un franco. Recibíamos noticias de la radio y en un momento había euforia y se mentía mucho con eso de que estábamos ganando. Pero al día siguiente nos bajaban aviones y barcos”, recordó.

Nunca fui el mismo después de la guerra. Muchos veteranos me dicen ‘no sabés lo que es perder un amigo que lo maten a tu lado’. Por suerte no viví eso, pero tuve el mismo estrés que ellos por estar en un cañón esperando que algo pase. O soportar el mismo frío demoledor que en las islas. Hice una guardia con 25° bajo cero y es tremendo”, contó.

“Viví experiencias tremendas en el Continente. En un momento no aparecía la comida. Al cuarto día sin comer salí como un loco a caminar porque nos queríamos comer entre nosotros. Quince kilómetros después crucé una gaviota y cuando la iba a bajar con el FAL para comérmela cruda, vi que había un basural. Me metí de cabeza y empecé a comer como si se tratara de un tesoro. Estuve horas comiendo basura y después llamé a mis compañeros para que vinieran a comer de ahí”, manifestó mientras los periodistas escuchaban con atención. 

Cuando llega el 2 de abril necesito contar este reclamo y hacer un homenaje a los caídos, a quienes sólo recordamos el 2 de abril. Estoy en la Agrupación Concertación TOAS que junta firmas para lograr el reconocimiento como Veteranos de Malvinas”, cerró el actor.

DR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *