Denunció bullying laboral por una desagradable actitud de su jefe y reclama 1,8 millones de dólares

“Yo estaba sentado mirando contra la pared en mi oficina y él entraba a la habitación, que era pequeña y no tenía ventanas, se tiraba un gas a mis espaldas y se alejaba”. Esta fue la denuncia con la que David Hingst, un empleado de Construction Engineering una empresa de la construcción de Australia, demandó a…

Denunció bullying laboral por una desagradable actitud de su jefe y reclama 1,8 millones de dólares

“Yo estaba sentado mirando contra la pared en mi oficina y él entraba a la habitación, que era pequeña y no tenía ventanas, se tiraba un gas a mis espaldas y se alejaba”. Esta fue la denuncia con la que David Hingst, un empleado de Construction Engineering una empresa de la construcción de Australia, demandó a su ex jefe en 2017. Lo acusó de bullying laboral por esta y otras actitudes y le reclamó 1,8 millones de dólares como compensación por el “severo stress” que padeció trabajando allí.

El acusado, al que Hingst definió como el “Señor apestoso”, se llama Greg Short y según la denuncia lo acosaba deliberadamente tirándose gases frente a él. Hingst trabajó a sus órdenes entre 2008 y 2009 y afirmó que todo esto le habría causado daños psicológicos y físicos por el sufrimiento que le generaba desempeñarse allí. “Lo hacía todos los días y lo repetía varias veces en una misma jornada”, aseguró Hingst, según se informó desde la agencia AP Australia.

Hingst trabajó a sus órdenes entre 2008 y 2009 y afirmó que todo esto le habría causado daños psicológicos y físicos por el sufrimiento que le generaba desempeñarse allí.

Para el ex empleado de 56 años esto no sólo era una práctica poco higiénica de su jefe, si no que se trataba de una suerte de conspiración para hacerlo renunciar. También expresó que fue marginado por otros empleados y que sufrió bullying mediante llamadas telefónicas.

Mirá también

Además, Hingst expresó que fue marginado por otros empleados y que sufrió bullying mediante llamadas telefónicas.

En abril de 2018 la causa llegó a la Justicia australiana. Short declaró que no recordaba haber tenido esa actitud con su empleado de manera deliberada, “pero quizás lo haya hecho una o dos veces”.

El ex empleado de 56 años esto no sólo era una práctica poco higiénica de su jefe, si no que se trataba de una suerte de conspiración para hacerlo renunciar

Mirá también

“Pero no puedo recordar”, agregó según informó News.com.au. “No recuerdo haberlo hecho, por lo que no estoy totalmente convencido de haberlo hecho. Pero si él alega que lo hice yo puede que haya ocurrido aunque no con la intención de angustiar o acosar. Absolutamente no”, concluyó.

“Puede que haya ocurrido aunque no con la intención de angustiar o acosar. Absolutamente no”, se defendió el jefe.

Phillip Hamilton, otro ex empleado, dijo al tribunal que recordaba las veces en que Hingst “se ofendió bastante por algunas de las cosas que ocurrieron”. Y minimizó las actitudes denunciadas por Hingst.

Mirá también

Después de 18 días en la corte, el juez de la Corte Suprema de Victoria, Rita Zammit, desestimó la demanda. Según el juez “no sería necesariamente un caso de bullying”. 

Construction Engineering se volvió famosa por este caso.

Pero Hingst, que se representa en la justicia personalmente, no bajó los brazos y apeló. Afirmó que no tuvo un juicio justo ya que se sintió “presionado” por el juez Zammit cuando interrogó a los testigos. También sintió que el juez estaba predispuesto contra él.

Mirá también

Casi un año después el caso podría llegar a una resolución final. Este lunes la causa fue escuchada por un panel de jueces en el Tribunal de Apelación del Tribunal Supremo de Victoria y se espera que tomen una decisión para el próximo viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *