Subsidios o ayudas de instituciones en el 25% de los hogares más pobres

En más del 80 por ciento de las 523.482 familias del Gran Córdoba se perciben ingresos por el trabajo de uno o más de sus miembros (desde empleados hasta dueños, formales o no), y en más de un tercio (36 por ciento) se recibe una jubilación o pensión.Los datos surgen de la Encuesta Permanente de…

Subsidios o ayudas de instituciones en el 25% de los hogares más pobres

En más del 80 por ciento de las 523.482 familias del Gran Córdoba se perciben ingresos por el trabajo de uno o más de sus miembros (desde empleados hasta dueños, formales o no), y en más de un tercio (36 por ciento) se recibe una jubilación o pensión.

Los datos surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec del tercer trimestre de 2018 y muestran que, además de esas dos fuentes principales de recursos, las familias de la ciudad y alrededores tienen otras dos relevantes.

Alrededor de 15 por ciento (77 mil hogares, donde viven 367 mil cordobeses) percibe un subsidio o una ayuda social (en dinero) del Estado o de otras instituciones, mientras que más de 90 mil familias (17,2 por ciento) perciben una cuota alimentaria o tienen la ayuda económica de personas que no viven en ese hogar.

El organismo pregunta también sobre otros ingresos, entre los cuales sólo resultan significativos los que provienen de la ayuda de mercadería y ropa de familiares o de otras personas (casi el 10 por ciento de los hogares), o bien del Estado, las iglesias u otras instituciones (5,4 por ciento).

En tanto, otro cuatro por ciento señala que recibe alquileres de inmuebles. En cambio, no son relevantes los subsidios por desempleo, las indemnizaciones por despido, las rentas en negocios en los que la familia no trabaja o los intereses de inversiones (estas últimas se observan sólo en el 20 por ciento más rico, pero no superan el seis por ciento de los hogares de este segmento).

Subsidios y ayudas

Más allá del promedio general, hay diferencias marcadas según nivel socioeconómico. En el quintil más bajo de los hogares (el 20 por ciento que menos gana), sólo el 63 por ciento tiene ingresos que provienen de un trabajo. Y este segmento concentra el 66 por ciento de las familias que tampoco perciben jubilación o pensión.

Aquí, uno de cada cuatro hogares (24,2 por ciento, según la encuesta oficial) recibe un subsidio estatal o la ayuda de alguna institución. Una cantidad similar obtiene mercadería o ropa de personas conocidas, mientras que un tercio del total percibe una cuota alimentaria en dinero.

Entre el 20 por ciento de mayor poder adquisitivo, en cambio, más del 90 por ciento de los hogares viven de su trabajo y 37 por ciento, de haberes previsionales. A su vez, 7,4 por ciento percibe alquileres inmobiliarios y el seis por ciento tiene rentas de inversiones. Pese a que su nivel de ingreso es elevado, 7,2 por ciento de las familias recibe subsidios del Estado y 8,5 cobra cuota alimentaria o dinero de terceros.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 26/03/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *