Anna Sorokin, la influencer que estafó a todos para pertenecer a la alta sociedad y que podría tener su propia serie

Anna Sorokin estaba dentro de los círculos de las celebridades y daba propinas de 100 dólares a los conductores de Uber y a los conserjes de hoteles, acciones que hacían pensar que era toda una heredera. Sin embargo, detrás del estilo de vida de alta sociedad y ropa costosa, esta joven resultó un fraude que…

Anna Sorokin, la influencer que estafó a todos para pertenecer a la alta sociedad y que podría tener su propia serie

Anna Sorokin estaba dentro de los círculos de las celebridades y daba propinas de 100 dólares a los conductores de Uber y a los conserjes de hoteles, acciones que hacían pensar que era toda una heredera. Sin embargo, detrás del estilo de vida de alta sociedad y ropa costosa, esta joven resultó un fraude que estafó a amigos, bancos y hoteles, todo por la buena vida.

Sorokin, de 28 años, vivía en habitaciones de hoteles lujosos en la ciudad de Nueva York que no podía costear, prometió a una amiga un viaje todo pagado a Marruecos y luego le endosó la factura por 62.000 dólares, y dio declaraciones bancarias falsas en busca de un préstamo de 22 millones de dólares.

Este miércoles, el en inicio del juicio en su contra por hurto y robo de servicios, la influencer -con más de 50 mil seguidores en Instagram- admitió haber estafado a varias personas y negocios por 275.000 dólares en una odisea de 10 meses, durante los cuales viajó por Estados Unidos y a Marruecos.

Anna Sorokin, en el inicio del juicio en su contra.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Su sistema ha sido afirmar que es una heredera alemana con una riqueza de aproximadamente 60 millones de dólares que estaban en cuentas del extranjero”, dijo la fiscal Catherine McCaw después del arresto de Sorokin en octubre de 2017. La realidad es muy distinta: “Nació n Rusia y no tiene un centavo a su nombre hasta donde podemos determinar”.

Sorokin comenzó a codearse con la alta sociedad neoyorquina en 2016 con un nuevo nombre (Anna Delvey) y un atuendo que encajaba a la perfección: anteojos de sol de la marca francesa Céline, sandalias de la firma italiana Gucci y compras de lujo de Net-a-Porter y Elyse Walker.

Hizo todo un espectáculo para probar que pertenecía a ese círculo, dando billetes de 100 dólares como propina. Pero contó distintas historias sobre el origen de su riqueza, de acuerdo con gente que la conocía.

Según estas personas, afirmó que su padre era un diplomático, un magnate petróleo y un empresario importante de paneles solares. En la vida real, su padre dijo a la revista New York que trabajó como camionero y que actualmente opera un negocio de calefacción y aire acondicionado.

Todd Spodek, abogado de la mujer, dijo que ella no tuvo intención de cometer crimen alguno. En sus declaraciones iniciales ante el jurado, Spodek dijo que Sorokin explotó un sistema que “la sedujo por el glamour y la ostentación” luego de que vio cómo la apariencia de riqueza abre muchas puertas.

Spodek afirmó que solo estaba comprando tiempo, para que emprender un negocio y pagar sus deudas. “Anna tuvo que fingirlo hasta que pudiera lograrlo”, comentó el abogado.

Sorokin enfrenta un proceso de deportación a Alemania sin importar el resultado del juicio debido a que las autoridades dijeron que se quedó en el país más tiempo del permitido. Su historia, sin embargo, podría perdurar.

Shonda Rhimes, la mente detrás de las series premiadas “Grey’s Anatomy” y “Scandal”, ha anunciado que creará una serie de televisión sobre su (falsa) vida de lujo y engaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *