Atrapan al cómplice de un delincuente que fue abatido

Su nombre llegó a la mesa de los investigadores instantes después de la muerte de Damián Emanuel Romero (31), el presunto motochoro que fue abatido por un policía de civil el pasado 3 de este mes en barrio Argüello, de la ciudad de Córdoba.Según se presume, en el anochecer de aquel domingo, cerca de las…

Atrapan al cómplice de un delincuente que fue abatido

Su nombre llegó a la mesa de los investigadores instantes después de la muerte de Damián Emanuel Romero (31), el presunto motochoro que fue abatido por un policía de civil el pasado 3 de este mes en barrio Argüello, de la ciudad de Córdoba.

Según se presume, en el anochecer de aquel domingo, cerca de las 20, una mujer de 54 años acababa de descender del ómnibus en Donato Álvarez al 7300 cuando fue abordada por dos ladrones motorizados.

Uno se quedó arriba del rodado y el otro se bajó con un arma de fuego en la mano. Fue directo a quitarle la cartera, a la que la víctima se aferraba.

Toda la situación fue advertida por un policía retirado de civil (puede utilizar el uniforme en tareas adicionales) que justo había ido a hacer unas compras en una panadería del sector. El agente no dudó en disparar cuando el presunto ladrón levantó su arma y se le abalanzó, según consta en la causa judicial. Lo mató en el acto de un balazo en el pecho.

En ese mismo momento, su cómplice aceleró la moto y huyó rápido de la zona.

La identificación del supuesto ladrón abatido y una reconstrucción de sus últimos movimientos y contactos llevaron a los detectives de la división Robos y Hurtos de la Policía a tener a un sospechoso en la mira.

La fiscal de Distrito 4 Turno 6, Jorgelina Gutiez, libró una orden de captura contra el apuntado como presunto cómplice, al que se sindicó como Lucas Ceferino Pérez (31), según reconocieron fuentes judiciales.

Sin embargo, Pérez había desaparecido de los lugares que solía frecuentar. No estaba en ningún lado y sus conocidos no daban pistas de dónde podría esconderse.

Pasaron los días y los sabuesos simularon despreocuparse. Y Pérez se confió.

En las últimas horas, ingresó el dato que los investigadores esperaban. El sospechoso había aparecido en la misma zona cercana al lugar donde se produjo el asalto fatal. Y rápido fueron a atraparlo. La detención se concretó el lunes pasado.

Imputación

Pérez quedó imputado por el delito de robo calificado.

Se trata de una imputación parcial, según apuntaron las fuentes judiciales consultadas. Es que pese a que quien murió fue su presunto cómplice, Pérez se enfrenta ahora a una posible acusación por homicidio en ocasión de robo, figura penal que supone una dura condena en caso de ser encontrado culpable.

Horas después de aquel violento episodio delictivo, la mujer de 54 años que había sido víctima del intento del robo de su cartera habló con El Doce y recalcó: “Podría haber muerto yo o el policía. Me podría haber fulminado si se hubiese dado cuenta de que no tenía nada en la cartera”.

El policía retirado fue imputado por homicidio agravado por el uso del arma de fuego, pero quedó en libertad, ya que la fiscalía entiende que en un principio habría actuado en legítima defensa.

Además, después de lo ocurrido, un grupo de vecinos del sector se quejó de manera pública sobre la creciente inseguridad en esa zona de la ciudad, según denunciaron.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 28/03/2019 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *