El empresario detrás del Lollapalooza local revela las novedades de esta edición y abre la trastienda del festival

El movimiento en el Hipódromo de San Isidro, tres días antes de la primera de las tres jornadas del Lollapalooza Argentina 2019 -29, 30 y 31 de marzo- es frenético Los carritos eléctricos se cruzan de manera temeraria por las calles internas del predio, mientras cientos de obreros trabajan en el armado de escenarios, stands, mangrullos…

El empresario detrás del Lollapalooza local revela las novedades de esta edición y abre la trastienda del festival

El movimiento en el Hipódromo de San Isidro, tres días antes de la primera de las tres jornadas del Lollapalooza Argentina 2019 -29, 30 y 31 de marzo- es frenético Los carritos eléctricos se cruzan de manera temeraria por las calles internas del predio, mientras cientos de obreros trabajan en el armado de escenarios, stands, mangrullos de sonido, de cara a la sexta edición del festival anual más grande de la Argentina.

Un clásico. El cartel de bienvenida, por sexta vez emplazado en el hipódromo de San Isidro. Foto: Marcelo Carroll

Mirá también

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Bajo un sol radiante, en el centro geográfico de ese espacio que albergará a 100 mil personas cada día del festival, y donde sonará más de un centenar de artistas a lo largo de 36 horas de música, Diego Finkelstein calcula en cinco mil la cantidad de personas involucradas en el armado y la realización del Lollapalooza local.

“Cuando ponés todo el operativo de seguridad, la gente que aporta el ministerio de seguridad de la provincia, la de Tránsito, la seguridad privada, se llega más a menos a esa cantidad”, dice el hombre detrás de la organización del Lolla. Una aventura que comenzó a transitar desde la productora Fénix, a la que se había asociado en 1999, y que desde 2015 continuó con DF Entertainment, cuyo 51 por ciento fue comprado en 2018 por la compañía Live Nation.  

Cinco escenarios para un centenar de propuestas musicales. Un detalle: el tamaño de las pantallas. Foto: Marcelo Carroll

Mirá también

-¿Cuánto tiene que ver esto que vemos hoy con lo que te imaginabas siete años atrás, cuando el Lolla Argentina era un proyecto?

-La aspiración, en aquel momento, cuando uno lo soñaba, era lograr hacer aquí un festival internacional que no tenga nada que envidiarle a uno de nivel mundial. Era un desafío importante, porque nunca había sucedido algo de tal magnitud acá. Entonces, ver en perspectiva el camino recorrido, y encontrarnos con una sexta edición del festival con entradas agotadas, con 100 mil personas por día provoca placer y orgullo.

-¿Cuánto tiempo lleva armar el line up de un festival así?

-Muchísimo tiempo. Aún no dejamos atrás el de este año, y ya hace un par de meses estamos trabajando en el de 2020.

De a poco, en el enorme predio de 250 mil metros cuadrados toman forma los stands de las áreas de gastronomía y de distintas activaciones del Festival. Foto: Marcelo Carroll

Mirá también

-Planificar en la Argentina no es fácil. Exactamente un año atrás, el dólar cotizaba a 19,95. ¿Cómo se enfrentan los avatares de una economía tan inestable?

-Es claro que hacer el Lollapalooza acá es mucho más complejo que hacerlo en los Estados Unidos o en Europa. Son muchas más las variables que tenemos que contemplar. Pero es el desafío que uno se pone, y si ya estás subido en este viaje, en esta aventura, tenés que cabalgar y hacer frente a todas las situaciones. No es fácil, pero como uno mira las cosas a largo plazo… Este es un año que fue mucho más complejo y hubo que remar mucho más, tenemos sponsors que acompañan y permiten que llevemos adelante esto. Y tenemos un público muy fiel, que también nos acompaña. Tener el festival agotado merece un agradecimiento a la gente.

Mirá también

-¿Cómo leés que esa gente compre las entradas aún saber quiénes van a estar sobre los escenarios?

-Como una señal de confianza absoluta. Nos provoca mucha satisfacción ver que la gente comprendió de qué se trata el Lollapalooza, que es un experiencia que excede lo musical. La gente confía en que les vamos a dar lo mejor, y trabajamos para eso. En esta edición estás teniendo un line-up que es de lo mejor a nivel mundial, por la diversidad de bandas, por lo vigentes que están. Y eso hace que antes de haber anunciado la grilla ya hubiera cerca de 200 mil entradas vendidas.

Un mundo de fantasía. Así define Finkelstein al Lollapalooza, que tendrá su sexta edición local el fin de semana del 29 al 31 de marzo. Foto: Marcelo Carroll

Mirá también

-¿Qué destacarías como las novedades más salientes de esta edición, más allá de las bandas y solistas programados?

-En principio, vamos a tener un espacio más amplio, lo que ofrece más comodidad, tanto para acceder a los distintos escenario como para disfrutar de los lugares de gastronomía. habrá una carpa para ver películas en 360, que recomiendo especialmente, el Kidzapalooza también sigue creciendo, habrá más arte plástico; Marta Minujín estará presente con una escultura… La idea es que el Lollapalooza es un mundo de fantasía, un experiencia para que la gente disfrute con todos los sentidos. 

-¿Hasta qué punto tomás en cuenta las críticas por los criterios con los que se arma el line-up?

-Siempre tratamos de superarnos a nosotros mismos y poner la vara lo más alto posible. Entiendo que siempre habrá gente a la que le encanta lo que estamos haciendo, y por eso vienen 300 mil personas, y a alguno puede no gustarle y lo respetamos. Respecto de la diversidad y contenido, entiendo que el trabajo que hacemos es muy profesional y concienzudo. Más allá de que puedo estar influenciado por lo que me gusta, tratamos de traer lo mejor que se pueda traer, y de mostrar todas las expresiones. Y entiendo que la gente lo aprecia. Tenemos lujos, y buscamos satisfacer a los más jóvenes, porque es un festival muy millennial, pero también a los padres y a las familias.

Uno en cinco mil. En esa cifra ronda el total de la gente que trabaja, a lo largo del año, en la preparación, puesta en marcha y realización del Lollapalooza local. Foto: Marcelo Carroll

Mirá también

-El año pasado Live Nation compró el 51% de DF Entertainment. ¿Por qué decidiste venderlo, y en qué medida influyó eso en tu capacidad de decisión sobre el festival? 

-Live Nation compró el 51% de mi empresa. Somos socios, y yo sigo siendo el CEO y manejo la compañía. Más allá de que ya éramos socios en el Lollapalooza, que a nivel mundial es de ellos, teníamos muchos años de trabajo. Hicimos Coldplay, Phil Collins… Y es un orgullo y un placer que la compañía más grande del mundo en entretenimiento decida ser socia nuestra. Y más que acotarme… Michael Rapino, CEO mundial de Live Nation, me decía hace unos días que desde su cuartel general ellos miran la estrategia global, pero que luego eligen y dejan que sus socios administren y operen. Si no, pondrían a sus propios ejecutivos. Pero es así porque entienden que cada mercado tiene sus particularidades, y apuntan a tomar el know how y la experiencias de cada uno. En verdad, nos potencia enormemente, porque tener como socios a la compañía más grande del mundo de espectáculos lo único que te trae son beneficios.

-La suspensión de la tercera jornada del festival, el año pasado, por causa de la tormenta, despertó algunas protestas y críticas. ¿Qué les dejó como enseñanza haber atravesado esa situación? ¿Y qué pasará este año, si llueve?

-Más que aprender, fortalecimos la idea de cómo trabajamos, que es de manera responsable. El año pasado, la última jornada claramente no se podía hacer. SI llueve, no pasa nada. El problema no es la lluvia, sino que el año pasado había tormenta eléctrica y vientos con ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora. Eso hace que uno, de manera responsable, cancele. Para mí, en una situación de comodidad, me conviene que se haga. No nos resultó fácil hacer frente a la devolución del 100 por ciento del valor de la entrada, más el del service charge. Es costoso, pero es dinero, y después volvés a trabajar y a generarlo. Lo que no volvés a generar, es si pasa algo que nadie quiere que pase.

WD

En la previa del festival, el movimiento dentro del Hipódromo de San Isidro es febril. El viernes 29 de marzo, a las 12.15, el primer acorde lo disparará Telescopios. Foto: Marcelo Carroll

Mirá también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *