El comisario de Cooperación Internacional de la UE, en la Argentina: “Si no hay mujeres, no hay desarrollo ni dignidad en una sociedad”

Mimica presentó Spotlight, contra la violencia de género; la Argentina es el único país de América del sur donde se aplica Crédito: Gentileza UE “Si no hay mujeres, no hay desarrollo ni dignidad en una sociedad”. El Comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Unión Europea, Neven Mimica, desliza la frase con voz grave,…

El comisario de Cooperación Internacional de la UE, en la Argentina: “Si no hay mujeres, no hay desarrollo ni dignidad en una sociedad”

Mimica presentó Spotlight, contra la violencia de género; la Argentina es el único país de América del sur donde se aplica Crédito: Gentileza UE

“Si no hay mujeres, no hay desarrollo ni dignidad en una sociedad”. El Comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Unión Europea, Neven Mimica, desliza la frase con voz grave, en inglés con un marcado acento croata. Está sentado en una sala del tercer piso del CCK, listo para la presentación del programa
Spotlight, que invertirá 6 millones de dólares en la Argentina en acciones contra la violencia de género.

En una entrevista exclusiva con
LA NACION, el comisario europeo, exviceministro del Interior de Croacia, asegura que la Argentina es el único país seleccionado para aplicar la inversión en América del Sur por su “voluntad política”, sus “capacidades legales y administrativas” y por el fuerte desarrollo de su sociedad civil para enfrentar los femicidios. En la UE confían en el impacto que tendrá la asistencia a la Argentina en el resto de los países del sur, en términos de género.

Spotlight es producto de una alianza de la UE con la
Organización de Naciones Unidas (ONU) con presencia en países de todos los continentes a través de una inversión total de 500 millones de euros. En América latina desembolsará 50 millones entre el país, Honduras, El Salvador, Guatemala y México, en principio por dos años, con la posibilidad de una extensión por dos más. El foco de la inversión, en la región, es disminuir los femicidios.

La UE, que aporta el 60% de la asistencia a países subdesarrollados (unos 14 billones de euros anuales), enfrenta este año un sismo político y económico por la salida del Reino Unido del bloque regional. Pero Mimica asegura que no tendrá injerencia en el desarrollo de Spotlight y que se proyecta aumentar en un 30% el presupuesto de cooperación.

“Spotlight puede durar hasta 2024. Vamos a ver en qué medida el número de asesinatos de mujeres por el hecho de ser mujeres se ha reducido. Quisiéramos que esto ocurra”, desliza sobre los resultados del programa, sin precedentes en la Argentina en los últimos años.

-¿Por qué los países europeos invierten 500 millones de euros en la lucha contra la violencia de género en países no europeos ?

-La Unión Europea es el mayor proveedor del mundo para el desarrollo. El 60% de la asistencia proviene de Europa. Y la igualdad de género es una condición básica para lograr el resto de los objetivos. La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres son importantes en este sentido.

-¿Cuál es la diferencia entre Spotlight y otros programas europeos enfocados en la igualdad de género en el mundo en desarrollo?

-Spotlight empezó con la idea de integrar los programas relacionados con la agenda de género, que estaban muy fragmentados. Muchos no estaban conectados ni canalizados al mismo objetivo. Queríamos que se concentraran en los temas que definen nuestra lucha contra la violencia contra las mujeres y niñas. La ONU es un socio muy importante y fuerte y queríamos hacerlo en conjunto con ellos. Pudimos recoger 500 millones de euros en un fondo de fideicomiso, para financiar en todo el mundo actividades y programas que se concentran en eliminar la violencia de género. Las acciones están diseñadas de acuerdo con las formas prevalentes de violencia en las cinco regiones del mundo: América latina, el Caribe, Asia, el Pacífico y África.

-¿Cómo se distribuyen los fondos de la inversión?

-La distribución del financiamiento se estructura según las incidencias de la violencia. La mitad del total va para África, 50 millones de euros para América latina, 25 millones para la región del Pacífico, y el resto es para el programa de lucha contra el tráfico de mujeres y condiciones laborales ilegales en Asia.

-¿Por qué la Argentina es el único beneficiario de Spotlight en América del Sur?

-En la Argentina y en América latina vimos que la forma prevalente de violencia de género era el femicidio. Por lo tanto, nos concentramos en esta lucha en todas sus formas y consecuencias. La Argentina es un socio excelente para tener un programa fuerte para terminar con la violencia de género. Lo seleccionamos para Spotlight porque vimos una voluntad y un compromiso político fuerte para luchar contra el femicidio, para ponerle fin a esta práctica trágica. Pero también porque encontramos una capacidad a nivel administrativo, social y civil. Diría que lo más importante es la capacidad de la Argentina de replicar los programas y éxitos en una región más amplia, en el contexto regional de América latina. Sea lo que sea que haga la Argentina en Spotlight, por la propia naturaleza del programa, esto se va a traducir en un aporte a la cooperación sur-sur en los temas relacionados con el género. Por lo tanto, apreciamos el compromiso tan fuerte del presidente Mauricio Macri y del Gobierno para ser un contribuyente exitoso en la lucha contra la violencia contra las mujeres, no sólo en la Argentina, sino en la región.

-¿La Unión Europea apoya al Presidente en su intención de ser reelecto en las elecciones este año?

-Nosotros nunca interferimos en los procesos electorales. No queremos apoyar o dejar de apoyar a ninguno de los candidatos en las elecciones presidenciales o parlamentarias de nuestros socios. Los ciudadanos argentinos son los que van a optar por el presidente que quieran tener.

-¿Cómo se van a medir los resultados de Spotlight?

-En la UE dejamos de contar el dinero que ponemos en la cooperación para el desarrollo y nos concentramos cada vez más en ver los resultados de los proyectos. La revisión de un proyecto es lo más importante para la UE. No solo queremos ser el mayor proveedor de asistencia, sino el mejor. Y para eso queremos mostrar los resultados, lo que le pasa a la gente en el mundo, especialmente en los países subdesarrollados, después de que reciben estos programas. Esto mismo tiene que aplicarse a la iniciativa de Spotlight. En América latina creamos varios indicadores que demostrarán si hemos tenido éxito o no en nuestra lucha contra la violencia contra las mujeres y las niñas en lo que se refiere al femicidio. La iniciativa puede durar hasta 2024. Vamos a ver en qué medida el número de asesinatos de mujeres simplemente porque son mujeres se ha reducido. Quisiéramos que esto ocurra.

-¿Podría afectar el Brexit este tipo de programas?

-Todas las acciones e inversiones relacionadas con la eliminación de la desigualdad de género y orientadas hacia el empoderamiento de las mujeres son prioridad para nuestra política de desarrollo. Y sabemos que los temas de desarrollo relacionados con el género son un motor para el resto. Si no hay mujeres no hay desarrollo ni dignidad en una sociedad. Situaciones de la Unión Europea como el Brexit, en mi opinión, no van a tener un impacto negativo en la implementación del programa Spotlight ni en la capacidad de financiamiento de la UE. Y esta no es únicamente nuestra visión. La expectativa de los ciudadanos europeos es aumentar y hacer más por la cooperación internacional y el desarrollo del mundo. Los ciudadanos europeos quieren que mantengamos nuestro liderazgo en este papel. Por ello propusimos, para los próximos siete años, que este presupuesto se aumente en un 30 por ciento. La cooperación para el desarrollo es una prioridad para la Unión Europea, que va a ser implementada, va a estar comprometida y va a ser distribuida, independientemente de que haya una contribución menor del Reino Unido al presupuesto general de la Unión Europea. Esto no va a disminuir nuestro compromiso en la lucha contra la violencia contra mujeres y las niñas.