Pablo Echarri vs. Gastón Pauls, la pelea de la semana

Son, y fueron, dos figuras de magnetismo, de popularidad en la televisión, que saltaron al cine casi por la misma época (fines de los años ’90). Y esta semana ambos estrenan una película, por separado.Y lo que hace unos años hubiera sido un notición, que dos estrellas compitieran entre sí por el público estrenando un…

Pablo Echarri vs. Gastón Pauls, la pelea de la semana

Son, y fueron, dos figuras de magnetismo, de popularidad en la televisión, que saltaron al cine casi por la misma época (fines de los años ’90). Y esta semana ambos estrenan una película, por separado.

Y lo que hace unos años hubiera sido un notición, que dos estrellas compitieran entre sí por el público estrenando un mismo jueves, ha pasado casi como desapercibido.

Pablo Echarri (Sarandí, 21 de septiembre de 1969) protagoniza El kiosco, de Pablo Gonzalo Pérez, una comedia dramática. Gastón Pauls (Buenos Aires, 17 de enero de 1972), un thriller, La guarida del lobo, de Alex Tossenberger.

“La guarida del lobo”, el thriller con Gastón Pauls, novedad de esta semana.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Echarri es Mariano, quien harto de hacer un trabajo que no le gusta, acepta el retiro voluntario en la empresa donde estaba fijo y decide comprar el kiosco de golosinas de su barrio de la infancia. Todo se le complica cuando le cierran la calle por una obra (un túnel), y ni los colectivos pasan por la puerta. Ha sido, en verdad, estafado, porque el que se lo vendió, lo sabía. Y Mariano es más bueno que el pan, aunque tenga sus exabruptos.

Pauls es Vicente, quien al comienzo de la película aparece tendido en la nieve en un paraje de Tierra del Fuego. Está herido en una pierna, y un lugareño (interpretado por José Luis Gioia) lo lleva a su cabaña, lo cura y lo alberga. Vicente quería cruzar a Chile. ¿Por qué? Un oscuro personaje (Víctor Laplace), que quiere comprar las hectáreas de Toco (Gioia) sea como sea, sumará a la intriga.

Más que los papeles de Echarri y Pauls, son sus películas las que tienen algo en común. El giro del final, que en el caso de El kiosco es bastante previsible.

Y con los números de este jueves (321 entradas en 12 salas para “El kiosco”, 11° en la taquilla general, y 134 en 13 pantallas “La guarida del lobo”, que quedó 18°) nos damos cuenta de que, ni siquiera sumándolos, logran tener una repercusión masiva.

Lo cierto es que hace unos años hubiéramos estado esperando las cifras de espectadores para ver quién le ganaría a quién.

Y con los números de este jueves (321 entradas en 12 salas para El kiosco, 11° en la taquilla general, y 134 en 13 pantallas La guarida del lobo, que quedó 18°) nos damos cuenta de que, ni siquiera sumándolos, logran tener una repercusión masiva.

¿Son otros tiempos?

¿No atraen ellos, o las tramas?

Lo que sucedió en los cines el jueves, el orden en la preferencia entre los filmes con Echarri y Pauls, bien puede variar con el público que asista los días del fin de semana. Pero la experiencia indica que no parece que varíe demasiado.

Ambos actores tuvieron, hace casi veinte años, en el 2000, una temporada exitosa. Tal vez, la más notable en sus carreras en el cine. Pauls estrenaba Nueve reinas, y Echarri, Plata quemada.

Vayamos por partes.

¿Son otros tiempos? ¿Son ellos, o las tramas?

Un año antes, en 1999 Echarri y Pauls habían coincidido en El desvío, de Horacio Maldonado. La vieron 91.622 espectadores, se colocó 70° el año en que Titanic lideró la taquilla con sus 4.347.445 entradas vendidas. Por 1999, Pablo estrenaba sus dos siguientes películas, Alma mía, con Araceli González (10° ese año, con 715.302 espectadores), y Héroes y demonios, de nuevo dirigido por Maldonado (130°, 26.695).

En el 2000, mientras Gastón era coprotagonista de la opera prima de Fabián Bielinsky (cuarta más vista del año, con 1.194.633 espectadores), Echarri estrenaba primero Sólo gente, de Roberto Maiocco (175°, 13.699) e integraba el multiestelar elenco de Plata quemada, de Marcelo Piñeyro interpretando a El Cuervo (17°, 525.188 espectadores).

Otros éxitos de Echarri fueron Apasionados, en 2002, con Nancy Dupláa y Natalia Verbeke (5°, 1.062.978), o en 2006 Crónica de una fuga (43°, 192.919), Las viudas de los jueves (2009), de nuevo con Marcelo Piñeyro (14°, 537.802) y su último filme taquillero fue Papeles en el viento, en el verano de 2015 (30°, 380.535 espectadores).

Gastón ha tenido una presencia similar en la pantalla grande. Debutó en 1997, con la coproducción con España Territorio Comanche (1997; 99°, con 33.643 entradas), y del mismo 2000 es Felicidades, de Lucho Bender (73°, 111.678), estrenada el 7 de septiembre, una semana después de Nueve reinas. ¿Más éxitos? En 2005 Iluminados por el fuego (31° 323.039) y La suerte está echada, de Sebastián Borensztein (96°, 66.483). Y Días de vinilo, de Gabriel Nesci (92°, 89.339), en 2012, que venían de hacer juntos el éxito televisivo Todos contra Juan, por el canal entonces llamado América TV.

Las cifras de espectadores son ilustrativas por lo que fueron en su momento. Pero también lo serán cuando conozcamos la cantidad de espectadores que, en el presente, llevan estos actores que pasaron su etapa de galanes de televisión, donde alcanzaron picos de popularidad y saltaron al cine. Porque está visto que no todo es igual, ni nada es mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *