Reunión de Vidal con el gabinete para diseñar el plan 2020

Crédito: Secretaría de Medios PBA Vidal define la campaña con sus ministros en Chapadmalal LA PLATA.- María Eugenia Vidal reunió a su equipo en un retiro en Chapadmalal, no solo para ajustar la gestión de su último año de gobierno. El encuentro sirvió, también, para unificar la campaña electoral y comenzar a delinear su plan…

Reunión de Vidal con el gabinete para diseñar el plan 2020

Crédito: Secretaría de Medios PBA

Vidal define la campaña con sus ministros en Chapadmalal

LA PLATA.-

María Eugenia Vidal

reunió a su equipo en un retiro en Chapadmalal, no solo para ajustar la gestión de su último año de gobierno. El encuentro sirvió, también, para unificar la

campaña electoral

y comenzar a delinear su plan de gobierno 2020-2023.

Vidal está convencida de que ella no liderará un plan B para reemplazar a

Mauricio Macri

como candidato a presidente, ante el decaimiento en la intención de voto del jefe del Estado. Y comprometida, además, con su propio intento de reelección, decisión que tomó como parte del armado político que lidera Macri, y que no modificará, según afirman en su entorno.

La gobernadora llegó a Mar del Plata el jueves y allí recibió a todo su gabinete. Ayer, los agasajó con un asado. Y hubo festejo de cumpleaños para el ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez.

Pero el clima no fue de festejo, ante el aumento de la pobreza, según los números del Indec. “Nos preocupa y nos duele”, dijo Vidal, al referirse al 32% de

pobreza

.

Vidal sabe que muchas de estas personas que resultan un número para el Indec viven en el Gran Buenos Aires. Por eso, tomó la decisión de suspender obras de otros distritos para poner más recursos en la primera y la tercera sección electoral.

Es en el conurbano donde el voto opositor encuentra un núcleo duro, según las encuestas con que cuenta Cambiemos. En especial, en lo que se refiere a la intención de voto del presidente de la Nación.

Cada decisión de la gobernadora bonaerense tiene un costo político: el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay (Cambiemos), necesita de recursos para hacer obras en su distrito. Y Vidal no puede descuidar los 69 municipios en los que gobierna el oficialismo.

Pero hay algunos distritos del conurbano donde Cambiemos tiene ciertos riesgos de perder. Por caso, en Quilmes. Y el armado político de Cambiemos no puede prescindir de los votos del Gran Buenos Aires, donde vive el 63% de los casi 14 millones de electores del territorio más numeroso del país.

El encargado de abrir el encuentro de Chapadmalal fue el jefe de Gabinete del gobierno provincial, Federico Salvai, armador político de Vidal.

Salvai alentó a los ministros bonaerenses a trabajar en lo que queda del último año de gobierno. Hizo un repaso de la gestión, que se inició en 2015, e instó al gobierno a dar la pelea electoral en función de una buena gestión, en los siete meses que quedan antes de los comicios de octubre.

El jefe de Gabinete, como todo el equipo de Vidal, espera contar antes de esa fecha con los $29.000 millones de actualización del Fondo del Conurbano. Todos en la provincia de Buenos Aires esperan que la promesa de mayor apoyo que realizó el presidente Macri se traduzca en mayores recursos.

Ese dinero hará falta este año, más que nunca, en la provincia de Buenos Aires: Vidal se comprometió a actualizar los sueldos de los maestros según la inflación, más un 15,6% de recuperación del año pasado. Cumplir con esa oferta, requerirá, al menos, el mismo dinero que se reclama como actualización del Fondo del Conurbano.

Ya no hay dudas en la provincia de Buenos Aires de que los destinos políticos de Vidal y de Macri están atados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *