Ordenan liberar bajo fianza a la monja del caso de los abusos sexuales en el colegio Próvolo

La monja japonesa Kumiko Kosaka (42) obtuvo la libertad bajo fianza en una de las causas por la que era juzgada, en relación al abuso sexual de menores del instituto religioso Antonio Próvolo. Sin embargo, aún quedan otras cuatro denuncias en su contra sin resolver y, según adelantaron los abogados de las víctimas, el fiscal…

Ordenan liberar bajo fianza a la monja del caso de los abusos sexuales en el colegio Próvolo

La monja japonesa Kumiko Kosaka (42) obtuvo la libertad bajo fianza en una de las causas por la que era juzgada, en relación al abuso sexual de menores del instituto religioso Antonio Próvolo. Sin embargo, aún quedan otras cuatro denuncias en su contra sin resolver y, según adelantaron los abogados de las víctimas, el fiscal Gustavo Stroppiana intentará que la religiosa continúe con prisión preventiva domiciliaria hasta el juicio oral.

Kumiko fue detenida en mayo de 2017 cuando fue imputada como autora y partícipe primaria de 9 episodios de ataques y vejaciones de los nenas y adolescentes que debía cuidar. Unos meses después, obtuvo el beneficio de prisión domiciliaria.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Su abogado Carlos Varela Álvarez explicó que con el pago de una fianza de 2 millones de pesos, la religiosa recuperará la libertad condicional porque no hay riesgo de fuga. “Se ha demonizado a la monja y ahora estos jueces nos dan la razón de que el proceso de detención no ha sido justo, lleva casi dos años privada de su libertad”, dijo Varela Álvarez.

La resolución de liberar a la monja la tomaron los jueces Ariel Spektor, Diego Lusverti y Eduardo Martearena, que accedieron a la nulidad de las pruebas en su contra y el cese de la prisión preventiva que había planteado su defensa. Ahora, la Justicia deberá resolver si la libera o si continúa detenida por las otras acusaciones, como participante primaria de algunos abusos, en dos causas que ya fueron elevadas a juicio. Aún no está establecida la fecha del debate oral pero será durante este año.

Mirá también

“Nosotros entendemos que por cuatro imputaciones por las que tiene orden de detención, no corresponde que salga en libertad. Ahora veremos cómo avanza el Ministerio Público con esa situación”, dijo el abogado de las familias víctimas Oscar Barrera, a la salida de la audiencia judicial. 

Uno de los casos más impactantes es de alumnos que la acusan de haber ocultado las hemorragias como consecuencia de la violación de una nena de 5 años, supuestamente abusada por un sacerdote. Y de haber entregado a otra nena para que el cura Corbacho abuse de la menor y de haber tocado a otras chicas que dormían en el lugar.

Mirá también

A lo largo del proceso judicial, la defensa de la religiosa insistió en su inocencia y ha solicitado que se declaren nulas esas pruebas y todo lo actuado por peritos forenses e intérprete de señas.

La noticia de la inminente liberación de Kumiko causó revuelo entre las víctimas, chicos y adolescentes hipoacúsicos, que denunciaron abusos sexuales y maltratos mientras estuvieron internados en el colegio religioso de Luján de Cuyo, en Mendoza.

Mirá también

Por el caso de las violaciones a menores en el Próvolo hay dos curas detenidos, Nicola Corradi (84) y Horacio Corbacho (58) y el administrativo Armando Gómez, todos acusados de los abusos. Un cuarto administrativo Jorge Bordón (50), confesó ser el responsable de 11 abusos sexuales a chicos sordos y fue condenado a 10 años en prisión, en un juicio abreviado, en octubre del año pasado.

El empleado, conocido por su rol de monaguillo, admitió que existieron las violaciones, tocamientos y corrupción de menores a chicos de entre 4 y 17 años en el colegio católico, que a raíz de las denuncias en 2017, fue cerrado por la Dirección General de Escuelas de Mendoza.

Mirá también

En más de dos años de investigación, la Justicia mendocina tiene detectadas 18 víctimas de abusos sexuales o corrupción de menores, de entre 4 y 17 años, y cerca de 45 hechos aberrantes denunciados por testigos, que habrían ocurrido entre 2004 y 2016.

El caso llegó a la Justicia por mediación de la vicegobernadora Laura Montero (UCR-Cambiemos) que recibió la denuncia de una asociación de sordomudos. Fue un ex alumno del Próvolo quien acudió a contarle los abusos que eran vox populi entre la comunidad del colegio, a una intérprete de señas de la Legislatura mendocina.

Mendoza. Corresponsal