Interpol detuvo a Samid en Belice y la Argentina ya tramita el traslado

“Prefiero ser un fugado político”, dijo Samid El “rey de la carne” estaba prófugo y ahora podría ser expulsado; viajaron dos efectivos de la Policía Federal Mientras estuvo prófugo de la Justicia, dio entrevistas por teléfono y dijo que se encontraba refugiado en una provincia peronista. Pero Alberto Samid, autodenominado “El rey de la carne”,…

Interpol detuvo a Samid en Belice y la Argentina ya tramita el traslado

“Prefiero ser un fugado político”, dijo Samid

El “rey de la carne” estaba prófugo y ahora podría ser expulsado; viajaron dos efectivos de la Policía Federal

Mientras estuvo prófugo de la Justicia, dio entrevistas por teléfono y dijo que se encontraba refugiado en una provincia peronista. Pero Alberto Samid, autodenominado “El rey de la carne”, estaba en Belice. Allí, en un edificio de departamentos de alquiler para jubilados norteamericanos, en la ciudad de San Pedro, fue detenido por efectivos de Interpol y el país centroamericano evalúa expulsarlo.

Así lo confirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al anticipar que, si se confirma su expulsión, podría ser traído entre “el miércoles o el jueves” a la Argentina para ser puesto a disposición de la Justicia, que lo investiga por evadir impuestos.

“Prefiero ser un fugado político que un preso político”, había dicho el empresario de la carne, que decidió profugarse y no presentarse al juicio que se lleva adelante en su contra por haber integrado una asociación ilícita que evadió impuestos.

Dos efectivos de la Policía Federal viajaron ayer a Belice, y se espera que la Justicia de ese país dicte mañana la expulsión de Samid del país. La Argentina no tiene acuerdo bilateral de extradición con ese país. Al respecto, el tribunal que lo juzga ya remitió la documentación necesaria a la Cancillería para que se tramite el regreso al país.

“Siempre supimos que Samid estaba en Belice y que había viajado a ese país cuando decía que estaba en un campo a 12 horas de Buenos Aires. Lo pudimos establecer por las buenas relaciones que mantenemos con las policías de otros países y porque hubo ciudadanos argentinos que lo habían visto en varios aeropuertos”, explicó Bullrich.

Según confirmaron fuentes oficiales a LA NACION, Samid salió del país el 24 de marzo, desde el paso ilegal de Clorinda, en Formosa, hacia Paraguay. Al país vecino ingresó por Puerto Falcón, donde hizo trámites migratorios, y el 25 de marzo se tomó un avión a Panamá. El 26 partió hasta Belice. Allí, en la ciudad de Belice, se alojó en el hotel Radisson y según trascendió, se lo vio tomando café. Luego se trasladó por vía marítima a la ciudad de San Pedro, donde fue capturado el viernes por la noche.

El “rey de la carne”

El juicio oral a Samid comenzó en Buenos Aires el 18 de marzo. El Tribunal Oral en lo Penal Económico N°1, integrado por los jueces Diego García Berro, Ignacio Formari y José Michilini, pidió su detención el miércoles, después de que no se presentó a la audiencia del juicio oral.

El fiscal Gabriel García Barberá pidió una condena de seis años y seis meses de prisión para Samid, por haber conformado una asociación ilícita dedicada a la evasión de impuestos. La causa surgió a partir de una denuncia formulada por la Dirección General Impositiva (DGI) en 1996, al detectarse que un grupo de frigoríficos evadía el IVA en la comercialización de carne. Según el cálculo que hizo la AFIP, se generó un perjuicio al Estado de $28 millones. En la acusación inicial había otros delitos, pero todos prescribieron por el paso del tiempo.

Samid dijo que Pérez Barberá le pidió 1,8 millones de dólares “para arreglar todo” y lo denunció.

El “rey de la carne” y dueño de las cadena de carnicerías La Lonja tiene otros frentes judiciales que lo comprometen. Uno de ellos se abrió por una denuncia que formuló la AFIP en 2017, por evasión de impuestos a la seguridad social en el frigorífico El Fuego y El Agua. Se investiga el delito de evasión por $30 millones en el frigorífico, que, según se constató, tenía al 98% del personal en negro.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.