Quién es Gabriel Morel, el muy buen villano de “Argentina, tierra de amor y venganza”

“¡Atorranta, inmunda, desviada, degenerada!”. Le grita, haciendo énfasis en cada sílaba de las palabras, Gabriel Morel a su madre, la malvada Libertad Morel. Con los ojos rojos de furia, le reprocha con todo su ser aquel romance juvenil que ella tuvo con otra mujer y del que él se acaba de enterar. La sucesión de descalificativos, previo…

Quién es Gabriel Morel, el muy buen villano de “Argentina, tierra de amor y venganza”

“¡Atorranta, inmunda, desviada, degenerada!”. Le grita, haciendo énfasis en cada sílaba de las palabras, Gabriel Morel a su madre, la malvada Libertad Morel. Con los ojos rojos de furia, le reprocha con todo su ser aquel romance juvenil que ella tuvo con otra mujer y del que él se acaba de enterar. La sucesión de descalificativos, previo a un forcejeo, termina con un “¡Cerda!”, palabra que parece tener destino de latiguillo.

Esta escena tuvo lugar en uno de los últimos capítulos de Argentina, tierra de amor y venganza (El Trece, lunes a jueves a las 22.15), protagonizada por Federico Salles, el actor que interpreta a Gabriel Morel, un personaje que episodio a episodio gana espacio en la ficción producida por Pol-Ka.

Hijo de Libertad (Virginia Innocenti) y José Pablo Morel (Guillermo Arengo), Gabriel siempre vivió de las bonanzas económicas de la familia, convirtiéndose en un auténtico vago, alcohólico y habitué del prostíbulo que maneja Samuel Trauman (Fernán Mirás). Ni los tiempos de crisis de dinero de la familia ni la enfermedad de su padre lo hacen cambiar de postura e intentar, por ejemplo, buscar un trabajo.

Al igual que para su madre, su única opción para recuperar el prestigio del apellido es que su hermana Lucía (Delfina Chaves) se case con Torcuato Ferreyra (Benjamín Vicuña), así tenga que ser obligada. Pero lo atractivo de Gabriel es que no es el simple secuaz de su madre, sino que también desprecia a Torcuato por ser un “nuevo rico” y muchas veces juega en contra de dicho plan.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Se niega a recibir dinero regalado de Torcuato, acepta a regañadientes trabajar para él, incluso después de intentar estafarlo, y en muchas ocasiones lanza al aire los rumores de amorío entre su hermana, para quien nunca mostró ni un gesto de ternura, y un joven pretendiente: el catalán Bruno Salvat (Albert Baró), poniendo en riesgo el compromiso.

La clave parece estar en la relación con su madre, de quien se van conociendo cosas del pasado que explican su actitud con sus hijos. Él, en cambio, siempre fue el hijo mimado y protegido, pero el conocer esos secretos lo transforman y lo llevan a decirle de todo en un par de cruces llenos de ira.

Mirá también

“Vos sos mi padre”, le dice de una, y sin más pruebas que un simple rumor, a un hombre de negocios que estuvo comprometido con su madre, deseando que así sea, porque a José Pablo lo desprecia en cada momento y lo tilda de “fracasado”. Pero ahí se entera de esa relación de Libertad con una mujer (¿volverá este personaje?), motivo por el cual se canceló aquel casamiento.

Federico Salles, el actor que interpreta al malvado Gabriel Morel en “Argentina, tierra de amor y venganza” (El Trece).

Profundamente machista y homofóbico, los pensamientos de ese beso se le vienen a la mente cuando ve una escena lésbica en el burdel. Y otra vez Gabriel reacciona a su estilo: violencia y el profundo grito de “¡Cerdas!”.

Salles, rosarino, de 35 años y numerosas participaciones en obras de teatro musical, tuvo pequeños papeles en otras tiras de Pol-Ka, como Herederos de una venganza (2011), Signos (2015) y El maestro (2017), pero fue su destacado rol en Animal, la película de Armando Bo con Guillermo Francella en 2018, el que le permitió que lo convoquen especialmente para componer a este malvado, que como todo buen villano también tiene algo de querible.