Teresa Donato, la “ahijada” de “La Negra” Vernaci: la columnista ácida de la FM

Con frescura, con ingenio, y sin dejar de lado el rigor o el análisis crítico, Teresa Donato se luce desde agosto del año pasado como una de las columnistas de El horno está para bollos, el programa que conduce Marcelo Zlotogwiazda en Radio con vos (FM 89.9, de lunes a viernes de 13 a 16).“Me…

Teresa Donato, la “ahijada” de “La Negra” Vernaci: la columnista ácida de la FM

Con frescura, con ingenio, y sin dejar de lado el rigor o el análisis crítico, Teresa Donato se luce desde agosto del año pasado como una de las columnistas de El horno está para bollos, el programa que conduce Marcelo Zlotogwiazda en Radio con vos (FM 89.9, de lunes a viernes de 13 a 16).

“Me recomendó Ernesto (por Tenembaum)”, explica Donato, locuaz, con un pañuelo verde anudado en su muñeca izquierda, a tono con los anteojos. “A Marcelo (por Zlotogwiazda) no lo conocía personalmente. Y me llevé una gran sorpresa: tiene imagen de serio pero es muy divertido. Sobre todo, se ríe de sí mismo”, suelta.

En Radio con vos, Donato también trabaja haciendo la “artística” junto a Lalo Mir.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Antes de sumarse al staff que también está integrado por Carla Czudnowsky, Patricio Barton y Fernando Cicutti, Teresa acompañaba en la misma emisora a Elizabeth Vernaci en Black & Toc.

“Cuando La Negra se fue de la radio por lo que todos ya saben (en “solidaridad” con su compañero Humberto Tortonese, que había sido despedido), pidió que los que trabajábamos con ella fuéramos reubicados en los demás programas. Y a mí, entonces, me tocó sumarme al ciclo de Zloto”.

Años atrás, Teresa había conocido a Vernaci “en reuniones sociales”. Lo cuenta ella misma: “Con la Negra tenemos una amiga en común, Cecilia Torrejón, más conocida como el Oso… Entonces nos veíamos seguido en los cumpleaños, nos reíamos mucho… Y una vez la Negra me dijo: ‘vos tenés que hacer radio conmigo’. Así fue. Empecé a trabajar con ella en el 2015. El día que gane algún premio ya sé a quién se lo voy a agradecer”.

-Siempre decís que sos muy tímida. Sin embargo, cuando salís al aire parece todo lo contrario.

-Sí, ya sé, por eso nadie me lo cree… (se ríe).

En Radio con vos, Donato también trabaja haciendo la “artística” junto a Lalo Mir: cortinas, separadores… “La vida es muy generosa conmigo”, sigue Donato, con entusiasmo. “Me he podido dar un montón de gustos: trabajé con la Negra, ahora con Lalo… ¿Sabés lo que era para mí estar al lado de la Negra y Tortonese? Ver cómo improvisaban… Ver esa magia…”.

-¿Cómo definirías tu rol en el programa?

-Hablo de teatro, de cine, de música, pero no me considero una especialista. Lo hago desde la pasión. Con una mirada ácida, con humor… Me gusta llevar las cosas hacia la risa, aunque esté tocando temas serios. Y si recomiendo alguna obra, alguna película o algún recital, tal vez no te guste, pero nunca vas a decir que es un bodrio.

Al aire. Gracias a una propuesta de Vernaci se enamoró de la radio.

-En el programa también hacés algunos aportes cuando Zlotogwiazda habla de política o de economía.

-Sí, respeto los roles, el conocimiento de cada uno… Y hablo si creo que puedo aportar algo superador. Si no, me quedo callada. Hay temas que me apasionan, como el de los 30.000 (por los 30.000 desaparecidos), como la actualidad de Brasil con Bolsonaro, con Lula…

Su vínculo con Brasil, describe Teresa, “viene de los ’80, de cuando iba a veranear allá todos los años… Gracias a esos viajes me hice muchos amigos… Además, me gusta analizar lo que pasa porque siempre me interesó la antropología social”.

En El horno está para bollos, Donato también lleva adelante una columna sobre redes sociales. “Armé una sección que se llama ‘Guerras de Twitter’. Zloto, por ejemplo, tiene mucha actividad en Twitter. Algunos le dicen que es kirchnerista, otros le dicen que es macrista… ¡Y él es capaz de contestarles a todos! Además, no se enoja nunca. Tiene la paciencia de Job…”, compara al periodista con el profeta.

Teresa, que también ha hecho informes sobre el aniversario del golpe militar de 1976, señala: “Diría que busco el humor en un 80 por ciento de los casos y me reservo el otro 20 por ciento para temas sensibles. Me gusta hacer reír y también me gusta conmover. No quiero ser ni más viva ni más inteligente. Me gusta hablar desde el estómago, no desde la cabeza. Esto me lo enseñó Mauricio Kartun, de cuando yo estudiaba en sus talleres de teatro. Kartun siempre decía: Si cuando uno escribe una obra siente algo en el estómago, el que la vea va a sentir lo mismo’. Y es así”.

Los comienzos de Teresa no tienen mucho que ver con los medios de comunicación: es licenciada en turismo. “Me recibí en la Universidad del Salvador”, cuenta.

Al poco tiempo se fue a trabajar a Italia, a un crucero, el Eugenio Costa. Y en el 92 volvió a vivir a la Argentina. “En el 94 empecé a trabajar como periodista en la revista Claudia. Y después lo hice en la revista Elle, con Ana Torrejón. En el 2005 empecé a escribir guiones de telenovelas. Siempre me gustó ese género. De chica era fan de Alberto Migré… Hice talleres, leía mucho, me fui formando como autodidacta. Mi primer trabajo fue para Amor en custodia, que tuvo mucho rating y terminó siendo la telenovela del año. Después trabajé en Chica vampiro, Nina, Patito Feo…”.

-¿Cuál era tu función en el crucero?

-Hice de todo. Fui manager de los Duty Free, fui azafata…

-Ahí conociste a tu marido, el cocinero Pietro Sorba.

-Sí, a Pietro lo conocí en Génova. Y estamos juntos desde hace 30 años. Puedo decir que toda mi vida estuve al lado de algún italiano. Primero estuve con mi papá, que era calabrés; después en el crucero, y después con Pietro.

-¿Le cocinás?

-No, cocina él. Y hace las compras. Todo está en sus manos. Yo sólo hago milanesas, y las hago cuando él está de viaje.

-Está bueno tener a Pietro en casa.

-¡Está buenísimo! Pietro es una persona muy moderna: nunca le molestó que yo no cocinara.

Mirá también

-¿Y te escucha por la radio?

-Sí, yo soy fan de su trabajo, y él es fan del mío.

Mirá también