Los precios mayoristas también aceleraron en marzo

El nivel general del índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró una suba de 4,1 por ciento en el mes de marzo de 2019 respecto del mes anterior, por lo que al igual que el indicador de inflación mostró una aceleración. Así lo informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) al dar…

Los precios mayoristas también aceleraron en marzo

El nivel general del índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró una suba de 4,1 por ciento en el mes de marzo de 2019 respecto del mes anterior, por lo que al igual que el indicador de inflación mostró una aceleración. 

Así lo informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) al dar a conocer el Sistema de índices de precios mayoristas correspondiente a marzo. 

El aumento se explicó como consecuencia de la suba de 4,1 por ciento en los “Productos nacionales” y de 4,4 por ciento en los “Productos importados”. En los últimos doce meses, el IPIM acumuló un alza del 68% y en lo que va de 2019 el salto fue del 8,2 por ciento. 

Los precios mayoristas habían subido 3,4 por ciento mensual en febrero; 0,6 por ciento en enero; 1,3 por ciento en diciembre; 0,1 por ciento en noviembre; 3 por ciento en octubre; 16 por ciento en septiembre, pico al que llegó por el impacto de la devaluación previa del peso. 

Según el desglose del IPIM, lo que más subió en marzo fueron los precios del petróleo crudo y gas, con un alza mensual del 9 por ciento; seguido por las prendas de materiales textiles, con 8 por ciento; “otros medios de transporte”, con 7,8 por ciento; el tabaco, con 6,9 por ciento; la energía eléctrica, con 6,5 por ciento; y alimentos y bebidas, con 4,2 por ciento.  

En tanto, en el acumulado anual lo que más se disparó fue el precio de los vehículos automotores, carrocerías y repuestos, con un alza del 85 por ciento; el costo de la energía eléctrica mostró un salto del 79,7 por ciento; mientras que las sustancias y productos químicos avanzaron 77,8 por ciento y los alimentos y bebidas subieron 59,2 por ciento. 

Y en lo que va de 2019 los seis rubros que más alza acumulan son: la electricidad, con un 32 por ciento; los productos agropecuarios con un 17,1 por ciento; el tabaco con un 15,2 por ciento; las prendas de materiales textiles, con un 14,6 por ciento; y los alimentos y bebidas, con un 12,7 por ciento.  

Si bien existe el IPIM contempla los valores de productos que en su mayoría son transables (que pueden consumirse en mercados extranjeros) y el IPC se construye casi exclusivamente sobre productos de consumo local, el primero tiene efecto en el mediano plazo en las góndolas. 

Son distintos eslabones de las cadenas productivas y de la comercialización, pero el IPIM marca una inercia que va muy en línea con lo que luego se observa en los precios domésticos, más en una economía tan inestable y con disolución de referencias por la inflación como la de la Argentina.