“La violencia contra la mujer no tiene edad: cada vez son más las jovencitas maltratadas”

Durante la semana, Mendoza fue sede de las VII Jornadas Internacionales de Violencia de Género y Delitos Conexos, con la participación de jueces, fiscales y agrupaciones feministas del país y del exterior. La apertura, el miércoles, estuvo a cargo de la antropóloga Rita Segato, quien criticó a los jueces que ven como “un delito menor”…

“La violencia contra la mujer no tiene edad: cada vez son más las jovencitas maltratadas”

Durante la semana, Mendoza fue sede de las VII Jornadas Internacionales de Violencia de Género y Delitos Conexos, con la participación de jueces, fiscales y agrupaciones feministas del país y del exterior. La apertura, el miércoles, estuvo a cargo de la antropóloga Rita Segato, quien criticó a los jueces que ven como “un delito menor” estos hechos. Al día siguiente, la exposición magistral estuvo a cargo de la fiscal de Violencia de Género de España, Ana María Galdeano Santamaría, fiscal decana de Madrid, quien pidió educar y comprender el ciclo que atraviesa una mujer golpeada, maltratada y abusada para poder introducir cambios en la Justicia para que intervenga y actúe con perspectiva de género.

– ¿Cómo se construye una Justicia con perspectiva de género?

– Para que haya perspectiva de género, hay que conocer el fenómeno de la violencia de género y el carácter tan especial de la víctima. El victimario es un varón que con la víctima tiene o tuvo una relación afectiva. Esas mujeres tienen una dependencia emocional, económica y una presión familiar, que les dificulta mucho poder salir de la situación de maltrato porque no lo visualizan o porque tienen temor. Hay que conocer el fenómeno, sus fases, qué ocurre con la víctima y cómo se mueve en el proceso. No es igual a la víctima de otros tipos de delitos porque no se le pasa por la cabeza ir a denunciar un hecho y les cuesta mucho ir al sistema judicial. La mujer que es vejada, golpeada, maltratada, debe animarse a denunciar a quien puede ser el padre de sus hijos, su actual o ex pareja, demanda una decisión difícil porque significa romper con esa relación y con quien muchas veces es el sustento económico.

Mendoza. VII Jornadas Internacionales de Violencia de Género y Delitos Conexos, con la participación de jueces, fiscales y agrupaciones feministas del país y del exterior.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

– ¿Es difícil erradicar el machismo en nuestra cultura?

– El machismo es una construcción humana. Una relación de jerarquía en la que la mujer se encuentra en una situación de subordinación. Cuando el hombre ataca a la mujer, ataca derechos fundamentales: su vida, su seguridad, su libertad y apartándola de oportunidades de progreso personal y laboral.

– ¿En estos años en que se ha hecho visible el problema, estamos avanzando?

– Creo que sí, estamos avanzando. Pero es una lucha muy lenta. Cada logro es un pasito muy pequeño y cortito en el camino. Ya es un progreso el hecho de que sea visible la problemática y que dejemos de decir que pegarle a su mujer, obligarla a vestirse o hacerle callar, eran “trapos sucios que debían lavarse en casa”.

– ¿Qué falta para producir una transformación social y reducir los femicidios, entre otros delitos?

– No basta con actuar desde un punto de vista penal o civil, sino que la problemática debe ser abarcada desde distintos frentes. La educación es fundamental: debemos educar en igualdad, en perspectiva de género, a nuestros niños y jóvenes. Debemos abordar el tratamiento mediático de los casos y también la publicidad para que no cosifique a la mujer.

Mirá también

– ¿Qué ocurre con los adolescentes?

– No tiene edad la violencia contra la mujer. Cuando empecé, pensaba que iba a encontrarme gente grande, de la edad de mi madre, donde la cultura era más machista. Y, por sorpresa, no o es así, llegan al sistema mujeres con estudio, con trabajo y me sorprende mucho que la edad del maltrato está disminuyendo, cada vez son más las jovencitas que son maltratadas. En los adolescentes, es muy habitual que la violencia de género se dé a través de las nuevas tecnologías, en Internet, por ejemplo. Hemos pasado de un mundo físico a un mundo virtual. La red garantiza el anonimato y establece la posibilidad de que el daño sea enorme porque cientos o miles de personas pueden enterarse de la información dañina, lo que produce un daño psicológico a las víctimas que cuesta mucho que se recuperen.

Ana María Galdeano Santamaría, fiscal de Violencia de Género de España.

– El caso de “La manada” generó en España un gran debate sobre la justicia y millones de mujeres salieron a la calle en contra de la cultura machista y la sentencia que recibieron los agresores.

– Muchas veces, las leyes van por detrás de la evolución social. Los movimientos feministas incitan al legislador a ponerse las pilas porque una justicia que no es eficaz no tiene sentido. El caso de La Manada produjo que mujeres de distinta generaciones salieran a la calle. No se discutía que los 9 años que recibieron los condenados fueran pocos o muchos, sino que para los jueces, en primera instancia, consideraron que no existía violencia e intimidación en el momento del acto sexual. Y no se tuvo en cuenta la intimidación ambiental y el grado de vulnerabilidad de la víctima, que estaba alcoholizada. Por este caso, se creó una comisión para la modificación del Código Penal, donde desaparece la palabra abuso y ahora, se hablará de distintos tipos de agresiones. El juicio de La Manada está recurrido en casación y ha pasado al tribunal supremo que tiene la última palabra.

Mirá también

– ¿Cómo trabajan en España contra la violencia de género?

– Tenemos fiscales especializados en todo el país. En Madrid hay 11 fiscales y es muy importante porque para poder atacar la problemática hay que estudiarla y entenderla. Pero, además, tenemos el Estatuto de la Mujer Maltratada. Es un protocolo que exige un tratamiento de la noticia, un marco para la publicidad y la necesidad de enseñar en igualdad y genero en el ámbito sanitario. Otorga a la víctima casas de acogida, ayuda psicológica, redes asistenciales, empleo en el caso en el que no lo tengan, integración con otros grupos, acceso a la educación, entre otras ayudas. Una mujer extranjera que está en España y que es víctima de violencia de género y no tiene regularizada su situación legal, durante todo el periodo de investigación se le otorga una residencia temporaria y si hay condena a su agresor, la mujer obtiene la residencia definitiva.

De todos modos, el hito político más importante lo dimos en septiembre de 2017, cuando se firmó un pacto de Estado contra la violencia de género. Todos los partidos políticos de España firmaron la adopción de 400 medidas para avanzar en las políticas contra la violencia de género y hemos empezado a aplicarlas.

Mendoza. Corresponsalía