Confitería Saint Moritz: “Con la nostalgia no se paga la luz”

“Voy a dejar los últimos años de mi vida en la Selección”, les dijo Menotti a sus amigos en la confitería Saint Moritz.La presencia de Jorge Luis Borges en la confitería Saint Moritz. Newsletters Clarín Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo De lunes…

Confitería Saint Moritz: “Con la nostalgia no se paga la luz”

“Voy a dejar los últimos años de mi vida en la Selección”, les dijo Menotti a sus amigos en la confitería Saint Moritz.

La presencia de Jorge Luis Borges en la confitería Saint Moritz.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En la confitería Saint Moritz, a pasos de Florida, los antiguos manteles con el nombre del café bordado a mano resisten todas las remodelaciones.

En Buenos Aires, la confitería Saint Moritz abrió sus puertas en el año 1959.

Sergio Emilio Pérez, el histórico mozo de la Confitería Saint Moritz.

Saint Moritz, ¡con la mejor cartelería de todas!

Un clásico tradicional imperdible es la confitería Saint Moritz, en el barrio de Retiro. Conserva el espíritu original del Buenos Aires glorioso de los años ‘50 y ‘60.

La Confitería Saint Moritz, en Paraguay y Esmeralda, “con sus sillas de cuero rojo pasión”.

Borges en la confitería Saint Moritz.

Una de las 74 imágenes de cafés notables de la Ciudad: Confitería Saint Moritz.

“En la cuadra adyacente al Saint Moritz hay una playa de estacionamiento, no hay edificios altos y a partir del mediodía entra la luz generosamente a través de los ventanales”.

¿Cómo estás quién quiere que seas? Soy un periodista del diario Clarín y me gustaría citar algo que escribiste hace muchos años en tu blog, Lisarda. Llegué vía Google.

Iba Borges y se sentaba junto a la ventana que da sobre Paraguay. “Ahora, la leyenda viva que viene todos los días es César Luis Menotti”, cuenta su nuevo dueño, Gabiel Damiano.

“Hola, Mi nombre es Ignacio Vázquez y vivo en San Miguel, provincia de Buenos Aires. Por desgracia olvidé mi clave para seguir con el blog…”

Vázquez: “Entré la semana pasada al Saint Moritz y me senté junto al ventanal que da a Paraguay, para leer con luz natural. Algo había cambiado. Varias cabezas se orientaban al mismo punto: un televisor que no tenía nada qué hacer en ese ambiente ponía su nota de estridencia y agitación. El Saint Moritz es un sitio más. Su singularidad ya es cosa del pasado”.

8 feb. 2010. “Los Bares Notables incluidos en la lista son, hasta el momento, el Café Tortoni, El Gato Negro, el Progreso, Mar Azul, la Confitería Saint Moritz, el Margot…”

Menotti: “Hoy el técnico de Argentina es el que está. Y es el que toma las decisiones. Después consensuaremos, le diré las cosas que no me gustan, pero no vengo ni con un técnico debajo del brazo, ni con ayudantes, ni con espías”.

Borges: “Yo no bebo, no fumo, no escucho la radio, no me drogo, como poco. Yo diría que mis únicos vicios son El Quijote, La Divina Comedia y no incurrir en la lectura de Enrique Larreta ni de Benavente”.

Comentario en Guía Oleo: “Un bar confitería de los de antes. Sin inventos. Buen café, mozos maduros, gentiles y educados. Buen ambiente de decoración clásica. Hermosa barra. Bar notable. Que no desaparezca, por favor”.

Otro de 2011: “Es una lástima que un bar notable tenga tan poco para ofrecer. Para almorzar la carta es acotadísima y la comida, como mucho, cumple. En mi última visita quise tener la opción de desayunar en la confitería y solo tenían medialunas y un café bastante flojo. Tal vez hayan sidos malos días, pero sumado a la descortés atención, me está generando muchas dudas volver al lugar”.

Published on June 8, 2016, Moving Image Archive Serge de Muller: “Confiteria Saint Moritz Buenos Aires Argentina” (95 visitas, Youtube).

La confitería Saint Moritz abrió sus puertas en el año 1959. En poco tiempo se ganó la adhesión de una importante clientela. El acceso por Esmeralda era el utilizado para la venta al público. Masas, pan dulce y sandwiches de miga eran algunas de sus especialidades.

Este servicio se brindó hasta 1986.

En los años ’60 y ’70 esta confitería era la elegida para tomar el té luego de la recorrida por las numerosas galerías de arte de la zona. Las mesas de Saint Moritz escucharon, entre otros, los diálogos de doña Leonor Acevedo y su hijo, el escritor Jorge Luis Borges, vecinos del local.

Saint Moritz estaba considerada la localidad más cosmopolita del invierno europeo.

-Buenas tardes, lo molesto del diario Clarín, ¿se encuentra el mozo Emilio Silvio Pérez?

-Hola, buenas tardes, yo no lo vi nunca. Desde que nos hicimos cargo de la confitería, dos mozos se jubilaron y los más viejos tienen 25 años de antigüedad.

-¿Con quién tengo el gusto de hablar?

-Gabriel Damiano, nuevo encargado.

-Parece que el tal Silvio tenía récord de horas-pocillo…

-Teníamos otro mozo que se jubiló y decía que en los ‘70 había que echar a la gente a las 3 de la mañana y a las siete ya estaban de vuelta tomando el desayuno.

-¿Es verdad que los bares notables no pagan ingresos brutos?

-Pagamos. No hay beneficio económico alguno. La ventaja de ser notable es que se puede utilizar para algunas expresiones culturales.

-¿El gobierno de la Ciudad les manda shows gratuitos?

Damiano, nuevo dueño, delante de unos de los pocos beneficios que tiene ser un bar notable: organizar movidas culturales.

-No. Ahora vamos a hacer una muestra de los cuadros de Carlos Pfeiffer, ¿lo conoces?

-¿Se puede ir vestido normal a un bar notable?

-Hoy por hoy se mezclan los públicos. Días de semana al mediodía, abogados, escribanos, contadores, comerciantes y algún turista. A la tardecita, público de hoteles, brasileños y chilenos, todos con bermudas.

Damiano suena todo lo pragmático que se pueda: “Agarramos la confitería y la renovamos para mantenerla antigua”. ¡Hermoso oxímoron! “Incluso hasta parece más vieja aún. Se la compramos a los Fernández hace menos de un año. Los Fernández eran los dueños originales”.

-¿Su condición de “notable” lo encarece?

-Estaba muy venido abajo. No está bien que lo diga, pero iba a cerrar. No se mantenía. Y nosotros vinimos como para darle vida. Con respecto de tu pregunta, el capital simbólico cuesta, suma. Igual, hay que remontar su historia. El nombre solo no te asegura nada. Quedan los recuerdos, la memoria, pero con la nostalgia no se paga la luz. La gente pasa y dice: “¡No me lo toquen! “¡No lo arruinen!”, “Yo venía acá con mi mujer en 1966…” OK, todo bien, señor, ¿pero hace cuánto que no se toma un cafecito…? Este fue un bar de moda en los años ‘60 y ahora la ciudad cambió: no se va más al cine en Lavalle, no se cena a las dos de la mañana, los pibes piden comida con aplicaciones… Lamentablemente no se puede vivir de los recuerdos. Cuidamos la manera del bar, pero retapizamos las sillas y el emblemático cartel está iluminado…

-¿Y los manteles con el nombre Saint Moritz?

-Los ponemos sólo a la hora de comer.

-¿Aquellos manteles con el nombre bordado?

-No, no, esos manteles hubo que renovarlos. Serían muy pintorescos pero no daban más, estaban todos rotos.

¿En qué mesa se sentaba Borges?

-Pusimos fotos de Borges, sí, pero tenemos una verdadera leyenda viviente que viene todos los días: César Luis Menotti, que tiene reservada la mesa número diez. Viene con Carmelo, el kiosquero de diarios, y el Tano, un carpintero de la zona. Ellos son sus amigos. ¿La mesa de Borges? Borges se sentaba junto a a la ventana que da sobre Paraguay.

-¿En qué mes de 1959 abrió la confitería?

Atrás quedaron los viejos manteles bordados y las sillas fueron retapizadas. El emblemático cartel de la entrada está iluminado y hay “promos” para los oficinistas. “Se recomienda el pollo al horno”.

-En abril del ‘59.

-¿Tenés combos?

-¿Promociones? Sí, al mediodía hacemos peceto al horno, pollo, brótola y las medialunas caseras que son famosas. Cuando abrió la confitería, en 1959, aquí solamente había sánguches de pavita y la variedad de masas para comer a a la hora del té. A la noche se podía comer nada más que un sánguche o picadas y se consumía mucho whisky. El tomador de whisky de las siete de la tarde era un clásico. Nos quedó un cliente de 92 años, Santillán, que se pide un Negroni todos los santos días.