Tiene 39 años y 38 hijos, su esposo la abandonó y debe mantenerlos sola

Mariam Nabatanzi asegura que no sabe lo que es ser feliz. Su vida, trágica desde su nacimiento, sólo le ha planteado episodios violentos y una incontrolable fertilidad para la que los médicos no tuvieron respuesta. A sus 39 años y con 38 hijos, fue abandonada por su marido y cada día debe encontrar la manera…

Tiene 39 años y 38 hijos, su esposo la abandonó y debe mantenerlos sola

Mariam Nabatanzi asegura que no sabe lo que es ser feliz. Su vida, trágica desde su nacimiento, sólo le ha planteado episodios violentos y una incontrolable fertilidad para la que los médicos no tuvieron respuesta. A sus 39 años y con 38 hijos, fue abandonada por su marido y cada día debe encontrar la manera de alimentarlos y cuidarlos para que puedan tener las oportunidades que a ella siempre le faltaron.

“Crecí llorando, mi hombre me ha causado mucho sufrimiento”, contó la mujer en una entrevista con la agencia Reuters en su casa de una aldea en Uganda rodeada por algunos de sus niños. “Toda mi vida se ha ido cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero. Comencé a tener responsabilidades de adulto siendo muy joven. No he tenido alegría, pienso, desde que nací”, señaló.

Hace tres años, esta ugandesa fue abandonada por su esposo, lo que la dejó sola para mantener a los 38 hijos.

Según relató, a los pocos días de haber nacido vivió su primera tragedia. Ella era apenas una beba y su mamá decidió abandonarla. Su padre, rearmó su vida. Se casó nuevamente y años más tarde su madrastra tomó una terrible decisión: le agregó vidrio molido a la comida de sus cinco hermanos. Ella se había ido a visitar a otro familiar y al regresar a su hogar todos sus hermanos estaban muertos. Escapó y a los 12 años se casó, obligada por un pariente que la entregó, con un hombre al que hoy prefiere no nombrar.

Mirá también

Él tenía 40 años, era polígamo y tenía varios hijos con sus otras mujeres. Al año de haberse casado, Mariam fue madre por primera vez. Tuvo gemelos, dos años más tarde fueron trillizos y al poco tiempo cuatrillizos. 

Mariam sufrió violencia de género y hace 3 años fue abandonada por su marido.

Actualmente vive en la aldea de Kabimbiri en Uganda y en total dio a luz a 44 hijos, seis de ellos murieron y hoy debe mantener a 38. Tiene cuatro juegos de trillizos, tres juegos de cuatrillizos, seis juegos de gemelos. El resto nacieron en partos únicos. 

Mirá también

Cuando Mariam estaba en su sexto parto, ya tenía 18 hijos. Necesitaba  detener esta descontrolada capacidad para quedar embarazada por lo que fue a ver a un médico. Pero le dijeron que no se podía hacer nada porque tenía los ovarios inusualmente grandes. Se le recomendó no usar anticonceptivos, como pastillas, porque podrían causarle problemas de salud. 

“Toda mi vida se ha ido cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero”, aseguró Mariam Nabatanzi.

A los 23 años y ahora con 25 hijos, regresó al hospital para buscar una solución. Sin embargo, otra vez la respuesta fue negativa.

Mirá también

Condenada a un matrimonio violento y sin la posibilidad de evitar los embarazos, Mariam siguió teniendo hijos. Hace tres años, esta ugandesa fue abandonada por su esposo, lo que la dejó sola para mantener a los 38 hijos.

Los médicos le dijeron que no podían ayudarla.

“Él me golpeaba cuando trataba de hablar con él sobre cualquier problema, especialmente cuando llegaba a casa borracho…. Los niños apenas saben quién es, ya que es un padre ausente que le hablaba a sus hijos por teléfono y no estaba físicamente “, relató ella al canal africano Citizen TV. Finalmente se fue y ahora Mariam debe buscar los recursos para darle una vida mejor a sus hijos.

Mirá también

“Mamá está abrumada, el trabajo la está aplastando, ayudamos donde podemos, como cocinando y lavando, pero ella todavía lleva toda la carga para la familia. Lo siento por ella”, dijo su hijo mayor Ivan Kibuka, de 23 años, quien tuvo que abandonar la escuela secundaria cuando se acabó el dinero.

Desesperada por dinero, Nabatanzi hizo de todo: peluquería, decoración de eventos, recolección y venta de chatarra, elaboración de ginebra local y venta de hierbas medicinales. El dinero se escurre entre los gastos de alimentos, cuidado de la salud, ropa y aranceles escolares.

Mirá también

Como puede vive con sus hijos en cuatro estrechas casas hechas de bloques de cemento y con techo de hierro corrugado. Su historia increíble, trágica y atípica ha recorrido el mundo y ella sólo piensa en darle a sus hijos una vida mejor.