El embajador de Francia condecoró a Hernán Lombardi

El secretario de Estado Hernán Lombardi fue condecorado este jueves por el Embajador de Francia, Pierre Henri Guignard, con la insignia de Oficial de la Orden Nacional de la Legión de Honor, la más conocida e importante de las condecoraciones que otorga el gobierno francés y que fue establecida por Napoleón I. “Siento una enorme…

El embajador de Francia condecoró a Hernán Lombardi

El secretario de Estado Hernán Lombardi fue condecorado este jueves por el Embajador de Francia, Pierre Henri Guignard, con la insignia de Oficial de la Orden Nacional de la Legión de Honor, la más conocida e importante de las condecoraciones que otorga el gobierno francés y que fue establecida por Napoleón I.

“Siento una enorme alegría, una indescriptible emoción y una gran responsabilidad al recibir hoy por parte de la República Francesa la distinción de Oficial de Honor. Compartimos en la profundidad de nuestros espíritus el amor por la cultura”, aseguró Lombardi y añadió: “El placer de la contemplación de la belleza y la producción de bienes culturales, cuando es patrimonio de todos los ciudadanos, amplía la noción de ciudadanía”.

El momento que Hernán Lombardi es condecorado por el embajador de Francia Pierre Henri Guignard.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“La cultura es convivencia. La cultura es diálogo”, enfatizó el titular del Sistema Federal de Medios Públicos y explicó que “la cultura es amor por la diversidad. Argentinos y franceses hemos dado y seguiremos dando pruebas fehacientes de nuestra amable complicidad en localizar la cultura en el centro mismo de nuestras sociedades.

Para finalizar aseguró que “Francia fue faro de nuestra libertad. Francia fue generosa con nuestros exilios. Nuestra aventura común toca el presente y se proyecta en el futuro con una agenda siempre abierta a la resistencia contra toda forma de opresión. Si las formas de opresión varían y mutan, es en el humanismo rebelde que compartimos argentinos y franceses donde encontramos lo más puro de nuestros corazones y lo más osado de nuestra inteligencia”.

La orden se concede por decreto del Presidente de la República de Francia a hombres y mujeres, ya sean franceses o extranjeros, por méritos extraordinarios realizados dentro del ámbito civil o militar.

Lombardi ingresó a la Orden de la Legión de Honor, con el grado de Caballero, en el año 2012 cuando se desempeñaba como ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. En la actualidad es secretario de Medios y Contenidos Públicos de la Nación.

“Francia fue faro de nuestra libertad. Francia fue generosa con nuestros exilios. Nuestra aventura común toca el presente y se proyecta en el futuro con una agenda siempre abierta a la resistencia contra toda forma de opresión“

Hernán Lombardi

Secretario de Medios y Contenidos Públicos

En la orden de la Legión de Honor se entra en el grado más bajo, el de Caballero, pudiendo progresar por méritos exhibidos. El cargo supremo es el de Gran Maestre, que corresponde al Presidente de la República Francesa, quien a su vez lo recibe de manos del Canciller. El Canciller es elegido entre los que poseen el título de Gran Cruz y es quien preside el Consejo de la Orden.

Para entrar en la Legión es necesario que un ministro presente al candidato al Consejo de la Orden. Si el Consejo aprueba la propuesta ministerial, el candidato pasa a ser miembro, recibiendo una condecoración en el curso de una solemne ceremonia.

Las condecoraciones también cambian según el orden jerárquico, principalmente por su tamaño. La de los Caballeros y Oficiales tienen un diámetro de 37 milímetros, mientras que la de los Comandantes es de 60. Quien accede al título de Alto Oficial o de Gran Cruz, aparte de la condecoración, recibe una placa de 90 milímetros bañada en plata u oro.

La efigie que adorna el anverso de la medalla ha ido cambiando con la historia. Hasta 1815 aparecía el perfil de Napoleón I pero, con la Restauración, se cambió por el de Enrique IV. La imagen de Napoleón volvió a usarse entre 1848 y 1880; desde finales de siglo XIX es una figura femenina la que decora la medalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *