Boicot a la “Hollywood del sur”, tras la polémica ley antiaborto en Georgia

Desde que Georgia aprobó su polémica ley antiaborto, muchos alzaron su voz para boicotear al llamado Hollywood del sur.No es poca la producción de cine y televisión que se hace en este estado, que ofrece importantes exenciones fiscales a los estudios. Desde taquilleras películas de Marvel como “Pantera negra”, “Ant-Man” y “Avengers” hasta exitosas series…

Boicot a la “Hollywood del sur”, tras la polémica ley antiaborto en Georgia

Desde que Georgia aprobó su polémica ley antiaborto, muchos alzaron su voz para boicotear al llamado Hollywood del sur.

No es poca la producción de cine y televisión que se hace en este estado, que ofrece importantes exenciones fiscales a los estudios. Desde taquilleras películas de Marvel como “Pantera negra”, “Ant-Man” y “Avengers” hasta exitosas series como “The Walking Dead”, “Stranger Things” y “Ozark”.

Cuando la legislatura aprobó la llamada ley del “latido del corazón”, que prohíbe interrumpir el embarazo después de las seis semanas de gestación, Alec Baldwin, Don Cheadle, Ben Stiller, Mia Farrow y Amy Schumer se unieron al llamado de boicot de Alyssa Milano.

Our reproductive rights are being erased.

Until women have legal control over our own bodies we just cannot risk pregnancy.

JOIN ME by not having sex until we get bodily autonomy back.

I’m calling for a #SexStrike. Pass it on. pic.twitter.com/uOgN4FKwpg

— Alyssa Milano (@Alyssa_Milano) May 11, 2019

La actriz, reconocida por sus participaciones en series como Who’s the Boss?, Melrose Place, Charmed y Mistresses, entre otras, convocó a “no tener sexo” hasta que las mujeres recuperen autonomía sobre sus cuerpos. Una huelga de sexo: el hashtag #SexStrike se convirtió en tendencia rápidamente en Estados Unidos.

Have you read these bills? That’s exactly what these bills are stating. We have the power of choice before pregnancy. I’m going to exercise that choice.

— Alyssa Milano (@Alyssa_Milano) May 11, 2019

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Pero el gobernador Brian Kemp hizo oídos sordos a la presión de las estrellas de Hollywood y sancionó el martes el texto.

Milano, que irónicamente está en Georgia obligada por contrato a completar el rodaje de una serie para Netflix, aseguró estar dispuesta a dejar el programa si la producción no se muda a otro estado.

“Tengo que estar un mes más -en Georgia, para cumplir el actual contrato- pero pueden estar seguros de que lucharé con las uñas y los dientes para trasladar ‘Insatiable’ a un estado que proteja nuestros derechos”, dijo la actriz al sitio BuzzFeed News.

“Y si no se traslada a otro estado, no volveré al programa si somos bendecidos con una tercera temporada”, sentenció.

Georgia ofrece importantes exenciones fiscales, con créditos de hasta 20% y 30%, tiene una geografía diversa y un costo de vida bajo, algo de lo que no puede jactarse California. El año pasado acogió 455 producciones que inyectaron al estado 2.700 millones de dólares.

Alyssa Milano apoyó el movimiento “Me Too”, en 2018.

“Pero al criminalizar el aborto después de seis semanas, el gobernador Kemp convirtió los millones que se ahorran y los miles de millones que inyectan a la economía del estado en dinero sangriento”, escribió la crítica y columnista Mary McNamara.

Varios productores independientes se adhirieron al boicot, como Christine Vachon, David Simon y Mark Duplass, mientras que los grandes estudios de Hollywood muestran cautela.

“Killer Films no considerará a Georgia como una locación viable para filmar hasta que esta ley ridícula sea revocada”, escribió en Twitter Vachon, fundadora y presidenta de esta casa productora detrás de filmes como “Carol”, “El reverendo” y “Vox Lux: el precio de la fama”.

Killer Films will no longer consider Georgia as a viable shooting location until this ridiculous law is overturned.

— Christine Vachon (@kvpi) May 9, 2019

Simon, creador de exitosas series como “The Wire” y “The Deuce”, escribió por su lado: “Georgia fuera de la lista [de locaciones] hasta que podamos estar seguros de que las opciones de salud y las libertades civiles de nuestras colegas no se verán afectadas”.

“No puedo pedirle a ninguna mujer integrante de una producción cinematográfica en la que yo esté involucrado que se margine o que comprometa la autoridad inalienable que tiene sobre su propio cuerpo”, añadió.

I can’t ask any female member of any film production with which I am involved to so marginalize themselves or compromise their inalienable authority over their own bodies. I must undertake production where the rights of all citizens remain intact. Other filmmakers will see this. https://t.co/V2xDPKiMpo

— David Simon (@AoDespair) May 8, 2019

El sindicato de guionistas dijo, por su parte, que la ley hacía de Georgia un “territorio hostil para quienes trabajan en la industria del cine y la televisión”.

Chris Ortman, portavoz de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, que representa los seis principales estudios, dijo el viernes a la AFP que “monitorizan el desarrollo de la situación”, conscientes de que antes de que pueda ser puesta en práctica pasará un largo rato en tribunales.

“Es importante recordar que otros estados han intentado aplicar legislaciones similares, que han sido bloqueadas por los tribunales o están siendo impugnadas. El resultado en Georgia también se determinará a través del proceso legal”, indicó, destacando los 92.000 puestos de trabajo creados en ese estado por la industria.

Don’t give your business to Georgia. Will you pledge with me not to film anything in Georgia until they reverse this backwards legislation?

— Mark Duplass (@MarkDuplass) May 9, 2019

La mayor agrupación de defensa de derechos humanos de Estados Unidos, ACLU, ya prometió entablar una demanda contra la legislación, que considera inconstitucional.

Leyes similares en Ohio, Mississippi, Kentucky, Iowa y Dakota del Norte fueron, de hecho, bloqueadas por la justicia, pero republicanos y activistas antiaborto esperan que medidas como esta precipiten batallas legales que con el tiempo llegarán a la Corte Suprema de Justicia, hoy con mayoría conservadora.

No es la primera vez que se llama a un boicot en Georgia. Pasó el año pasado cuando se impulsó un proyecto que prohibía a parejas del mismo sexo adoptar niños. Pero lejos de parar, las producciones crecieron.

“Hollywood tiene que irse ya”, escribió McNamara, citando en su columna al propio Kemp, que dijo al firmar la ley: “No podemos cambiar nuestros valores personales por dinero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *